En Manizales… Juan de Castilla toreó, gustó y triunfó

Monumental Plaza de Toros de Manizales, primer Festejo de La 64 Temporada Taurina de Manizales correspondiente a una corrida de Toros, se lidiaron astados de la ganadería de Achury Viejo, encaste Parladé vía Conde de la Corte, desiguales en la báscula, bien rematados de hechuras y de complejo comportamiento, destacando el tercero aplaudido en el arrastre.

Andrés Rozo: Bronca en sus dos toros.

Curro Díaz: Saludo y silencio.

Juan de Castilla: Oreja y oreja.

___________________________

Pocas ciudades en el mundo tienen ese duende, ese ambiente tan torero que se respira en sus calles, gentes, dichos y hechos; entre ellas sin lugar a dudas se encuentra Manizales, la capital taurina de Colombia. Da gusto ver como en las esquinas, en los cafés, hasta en los buses de transporte público se habla de toros y toreros, se comparten las botas y se auguran los resultados de la tarde en cuestión.

Justamente esa afición se vio reflejada en la excelente entrada del festejo inaugural de la Temporada Taurina de Manizales 2019 (tres cuartos de plaza larguísimos) que demostraban la prevalencia de los toros en la cultura y la identidad del pueblo Manizalita; empero tan excelente aforo no era causa de una de las figuras, no fue el señor Ponce con su milagrosa rodilla o el señor Juli con su toreo vulgar a tullidos.

Fue un rejoneador modesto del que pocos sabían, un torero de linares que viene haciéndose lugar en el escalafón, y un joven antioqueño que a fuerza de sacrificio se ha ganado un sitio en ruedos nacionales e internacionales.

Se ha lidiado un encierro de Achury Viejo, una de las divisas más antiguas de la cabaña brava nacional; bien presentado, serio de pitones y correcto de hechuras; toros con transmisión que mostraron los matices propios de la bravura, algunos reservones, otros con genio y los más con esa aspereza que hace mella a las figuras y que convierte en meritorio todo lo que se haga en el ruedo; lo más importante es que los astados permitieron al respetable salir con la certeza de haber visto una corrida de toros, y no un encierro de borregos con pitones; como es de ordinario por todas las latitudes taurinas.

En fin, con un cartel de toreros emergentes o desconocidos se ha logrado un entradón que envidiaría cualquier plaza del mundo; pues donde hay un toro bravo y un hombre que se quiera jugar la vida ante él habrá fiesta.

El público que hoy llenaba los tendidos de la Monumental de Manizales demostró que sin necesidad de las engañifas y exigencias de las figuras se puede llenar una plaza; que el aficionado reclama verdad y renovación, en suma, que la fiesta es del pueblo, es de toros y no de toreros.

Andres Rozo: Mi buen amigo y guía en el mundo del rejoneo Emanuel Sánchez sentenciaba hoy en la plaza que “lo hecho por este señor fue justamente lo que no es el toreo a caballo, más bien fue una clase de destoreo” que causo el malestar del público y formo tal bronca que algunos exigían un corte de coleta; Tanto en la lidia de Aguador (486 kilos) como en la de Cintro (482 kilos) se consolidó una actuación llena de dudas y errores de principiante, dejando alcanzar vilmente sus cabalgaduras, pasando sin seguridad ni convicción y en ultimas abrumando a los tendidos; de ahí que en sus dos comparecencias, tras complicarse con los rejones de muerte se fuera en medio de los pitos y soberana bronca.

Curro Díaz: El torero de Linares que debutaba en el ruedo manizalita, cumplió a medias las expectativas; ante Madrilito (496 kilos) mostró su faceta de lidiador, imponiendo el mando con la mano izquierda enseñando a embestir a un astado que pasaba descaradamente por alto, embraguetándose al toro y embebiéndolo en su muleta; cerro presentación con buena estocada.

Sin embargo, con Media noche (444 kilos) los buenos augurios del saludo capotero con verónicas a pies juntos muy sentidas; se fueron a bajo, pues en la muleta no supo hacerse a la embestida; mostrándose descolocado y dubitativo; fue tal el abandonamiento que prefirió abreviar con habilidosa estocada. Silencio.

Juan de Castilla: Este ciclón antioqueño ha cuajado una actuación importante que ha puesto el picante a la tarde; con su primero Madrileño (480 kilos) monto una faena de aguante, sitio y temple que encontró su cúspide en un circular invertido que levanto al público, ratificando su fino sentido del toreo; mato con la verdad por delante, haciéndose a una oreja que pudo ser más pues así lo pedía el público pero, dado que no es una figura ibérica, el palco se negó a concederla.

El cierra plaza, Barretino (448 kilos) fue un toro con gran movilidad y alegre embestida, que se arrancaba de largo y le permitió dejar muletazos de calidad por la mano diestra, mientras se le llevaba a contra querencia; empero termino reculando y defendiéndose en los tableros; con los aceros de nuevo una estocada poco ortodoxa pero certera que le permite recoger su segundo apéndice.

Para este lunes 7 de enero

Para este lunes 7 de enero, segunda corrida de toros, en el cartel se anuncian Manuel Jesús El Cid, Emilio de Justo y el torero caleño David Martinez, ganador de su cupo gracias a ser declarado triunfador del ciclo prefería Toros y Ciudad, los toros serán de la Ganadería de Dosguiterrez.

_______________________________

@Manzanarestoro

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

____________________________________________________________________________

Fotografía: Fan Page Juan de Castilla

_______________________