En Linares… Inobjetable triunfo de Curro Díaz sale en hombros le acompaña Manzanares

Linares (Jaén). Martes 28 de agosto. Corrida de toros. Cinco toros de Núñez del Cuvillo y uno de Albarreal. La entrada fue de casi lleno.

Curro Díaz: Oreja y dos orejas.

José María Manzanares: Ovación y dos orejas.

Andrés Roca Rey: Oreja y ovación.

_________________________

Curro Díaz recibió a su primero con verónicas cadenciosas, de ritmo y armonía, que impactaron de inmediato; para acto seguido llevar con chicuelinas al paso al caballo.

¡Qué bonito!

¡Que torero!

¡Qué armonía en su conjunto!

El toro no empujó al caballo, apenas nada, recibiendo un puyazo escaso.

El prólogo de la faena estuvo marcado con probaturas para conocer la lidia que requería, y la sabiduría de Curro, nos lo demostraría, a continuación con la mano derecha, dejando soberbios muletazos que hicieron que el público aplaudiera con fervor. Por el pitón izquierdo no tuvo tanta cosa el astado, sin embargo, Curro lo intentó. Le concedieron oreja después de la sólida faena y el gran estoconazo que pegó.

En el segundo de su lote, Curro Díaz, lo recibió con el capote a compás abierto dibujando verónicas sobre el albero de la bonita plaza de Linares, que fueron un ensueño. En el jaco, el oponente no se empleó, apenas y un suspiro. La faena estuvo marcada por la naturalidad, la profundidad y el buen sabor de Curro quien consiguió una gran propuesta artística por ambos pitones, consiguiendo elevar al respetable al mágico estado de gracia. El público subyugado pidió las orejas con fervor. La presidencia las concedió.

El segundo de la tarde fue para Manzanares y como saludo capotero dejó un ramillete de verónicas de mucha clase. El enemigo no se empleó en el caballo, estuvo muy descastado. En la muleta fue un machete y logró alguna tanda por el pitón derecho. Se perfiló a matar y falló. Se llevó una gran ovación de reconocimiento.

En el cuarto de la tarde, poco pudo hacer con el capote. El oponente empujó bien en el jaco, pero el varilarguero dejó un puyazo trasero, que afectar a la lidia, más de lo que se pudiera pensar. En la muleta brindó una faena soberbia por ambos pitones. Su pasión y entrega concretó series de empaque que el público supo ver y valorar, por ello tras poner el punto y final, la presidencia le concedió las orejas.

Roca Rey en el primero de su lote se estiró a la verónica en el principio. En el caballo empujó con alegría el toro. El inicio de su faena estuvo marcado por sus ya conocidos estatuarios y, las tandas por la mano derecha que hizo sucumbir al respetable reunido hoy, por su poderío estentóreo. Entró a matar con decisión y le concedieron oreja.

En el sexto y último de la tarde, poco pudo hacer el artista peruano, con un astado muy manso, descastado, lo intentó por activa y pasiva, pero cuando no se puede, al final no se puede y lo demás es imposible. Entró a matar e hizo claudicar al astado.

Al final, la muchedumbre exclamaba en los alrededores de la plaza «… ¡nuevamente, Curro Díaz, inundó de arte el coso de Linares!«.

_____________________________

@_tauromaquia_si

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________