En El Puerto de Santa María… Feliz alternativa de Daniel Crespo

Plaza de toros del Puerto de Santa María. Primera de abono. Entrada: Tres cuartos. Toros de Núñez del Cuvillo y un sobrero de Fernando Sampedro, terciados y sin nota destacable en presentación. El mejor el primero que tuvo clase y nobleza.

Morante de la Puebla: Saludos tras aviso y bronca monumental.

Jose María Manzanares: Ovación con saludos tras gran petición y saludos tras aviso.

Daniel Crespo: Oreja y oreja.

Detalles:

Daniel Crespo adquirió el grado de Doctor en Tauromaquia con el toro Utrito, número 126 con 510 kilos.

Saludaron Rafael Rosa y Luis Blazquez, en el tercero.

_________________________

Para una tarde calurosa en el Puerto de Santa María, se habia confeccionado un cartel de campanillas para abrir el ciclo de verano en la Plaza Real.

Tres toreros de gusto y buena imagen como fueron Morante, Manzanares y Daniel Crespo quien tomó la alternativa, se dieron cita en el ruedo portueño con una corrida de núñez del cuvillo variada de todo, de presentación y comportamiento.

Daniel Crespo tomo la alternativa con un toro bien hecho, ademas de tener clase y nobleza. Lo cuajó con pureza a la verónica, sacándoselo hacia los medios y rematando con una buena media.

Manifestaba poca fuerza el oponente, cosa que no hizo después en la zocata.

Emotiva ceremonia para subir al escalafón superior y tras ello, su trasteo tuvo gusto, reposo, asentamiento y torería.

Muy metido en el tema, le recetó dos sabrosos trincherazos en el prólogo del trasteo. Dos grandes series por el pitón derecho con un temple excepcional le valieron para poner al respetable de acuerdo.

Al natural la faena bajó en intensidad a pesar de dar un par de ellos bastante buenos. Los remates, para enmarcar. Una estocada muy baja pero efectiva le recompensó con una oreja.

Para el sexto capítulo estaba enchiquerado un toro anovillado, que cerraba la cara hacia arriba.

Daniel Crespo se lo hizo todo muy bien en la muleta a este animal brusco y que cabeceaba a veces.

Mucha técnica, zapatillas asentadas y dejarysela puesta; eso era lo que tenía que hacerle al toro y le hizo Crespo.

El tendido se lo reconoció con sus olés. Le pudo al toro. Lo mató al primer encuentro y cortó otra oreja para abrir la puerta grande.

Tarde feliz y recompensada.

Morante puso a la parroquia boca abajo a la verónica, echando la pata adelante y cargando la suerte. Torería a raudales. Le dio por lo menos siete y ocho para sacárselo a los medios y rematar con una media increíble.

Recortó su actuación con el capote con un quite por chicuelinas de un temple descomunal mientras levantaban al caballo tras un derribo y un pesimo puyazo.

Morante dejó retazos en su faena con la muleta, pues el animal no le dio mayores opciones de triunfo.

Parado y se le tenía que tocar muy en la cara al burel. Tras muchos pinchazos, saludó en el tercio.

Saltó inicialmente como cuarto, un toro de inmejorable belleza, un salpicado que estaba en la línea Osborne de esta ganadería.

Enseñando puntas, de espectaculares hechuras y bonito galope. Una pena que se lastimase de una pata para que el presidente lo devolviera.

Salió un torazo como sobrero. Un berrendo en negro de Fernando Sampedro con un remate y unas hechuras de plaza de primerisima categoría.

Vimos la otra cara de Morante en este sobrero. En el mismo ruedo que se retiró, se llevó una bronca para recordar tras machetear a un toro que anteriormente masacró en varas.

Un tercio en el que el toro hizo una pelea de bravo, empujando y creciendose ante el castigo. Tras matarlo de infame manera, Morante no tuvo vergüenza alguna.

Manzanares tuvo en sus manos a un toro muy suelto en los dos primeros tercios. Mal presentado y anovillado. Pese a esa mala característica del toro, Manzanares le enjaretó tres encajadas verónicas.

En la muleta hilvanó una faena basada en la mano derecha que tuvo emoción en las primeras series, pero que después se vino algo abajo cuando el toro amagó mas de dos veces en rajarse.

Manzanares, estuvo listo y le ganaba los pasos. Mató de media para saludar una ovación en el tercio.

Jose María Manzanares sorteó a un quinto que no tuvo hechuras ninguna ni cuello. No destacó en el capote el alicantino.

En la franela, se fajó con un toro rajadísimo y que no queria pelea ninguna. Logró numerosos momentos de emoción y ligazón ganandole el paso otra vez, al igual que hizo en su primero.

Pinchó dos veces y se le esfumó un premio que tenía ganado a base de tesón, quererle y poderle a un toro manso. Ovación con saludos.

____________________________________

@ignaciotaurino

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

____________________________________________________________________________