En Cutervo… Rivera del Pilar tuvo el triunfo consigo pero el acero lo impidió

Cutervo, Cajamarca (Perú), Lunes 25 de junio del 2018. Cielo parcialmente nublado y con más de tres cuartos de aforo, la Jorge Piedra Lozada se abre para la segunda tarde de feria en honor a San Juan Bautista con la primera novillada del ciclo. Novillos de Salamanca (1°) muy complicado;  dos de San Pedro (2°) complicado, derrotando arriba, reservón; y el (3°) bueno, con transmisión y clase para embestir, premiado con vuelta al ruedo.

Andrés Bedoya: Palmas.

Carlos Cabello: Silencio.

Rivera del Pilar: Vuelta al ruedo pedida por el público.

Detalles:

Muchos niños esta tarde en los tendidos de la Monumental Jorge Piedra Lozada.

El colombiano Andrés Bedoya hizo desmonterado el paseíllo en su debut en tierras peruanas.

Vuelta al ruedo para el novillo de San Pedro que cerró tarde, buen toro, exigente y con transmisión.

__________________

Arreció un vientecillo frío durante la tarde de hoy en Cutervo que no fue óbice para ver gran entrada en la Monumental Plaza de Toros Jorge Piedra Lozada, con gran cantidad de niños llevados allí por sus padres y familiares. Qué gran afición la de estos pueblos cajamarquinos. Conmovedor ese arraigo y apego fervoroso por la fiesta de los toros.

Se anunciaba la primera novillada del ciclo sanjuanero, con la presencia de tres novilleros que despertaron expectativa por verlos.

Llegado desde Manizales, Colombia, un afiatado Andrés Bedoya, de azul marino y oro, lució mucha plaza y oficio. Solventó con técnica y capacidad la dura papeleta con la que pechó tras las complicaciones del novillo de Salamanca, que fue reservón, tardo y requería alegrarlo para que acuda a los engaños. Cosa que de inicio entendió el joven torero que estuvo por encima del novillo, para fundamentar su faena principalmente a media altura por las condiciones del burel que en alguno se le ha colado. Luego, desplantes para el tendido que rápidamente conectó con el nacido en la Capital del Afecto. Dos espadazos que caen mal haciendo guardia no fueron óbice para que se premie su actuación con calurosas palmas.

Carlos Cabello, azul noche y azabache con chaleco en oro, volvía a ser anunciado en Cutervo tras su paso del año pasado y su participación en la pasada Feria del Señor de los Milagros. Repuesto ya de los duros momentos, reanimado en su determinación de consolidarse esta temporada, mostró mucha entrega ante el jabonero de San Pedro que le tocó en turno. Novillo complicado, exigiendo el carné en todo momento, pegando hachazos por arriba. Tuvo en su pitón izquierdo algo más franca la embestida y pedía no encimarlo para torearlo de uno en uno. Digna actuación del nacional que destacó por su entrega, valor y actitud. Estocada entera al recibir que hace guardia. Silencio.

Rivera del Pilar, sangre de toro y oro, tuvo para sí el triunfo grande y pudo haber desorejado al que cerraba la tarde pero al no estar hábil con la espada todo se diluyó con la ilusión del pudo ser. Fue su novillo un colorado de bonitas hechuras de San Pedro que tuvo muchas virtudes, fue pronto, metió la carita con clase y transmitió.

Incluso hasta con esa cuota de chispa que hizo exigir el desempeño de un cada vez más cuajado Rivera quien también cogió los palos para colocar con alegría tres pares vistosos, el último partiendo los palos por la mitad para colocarlos al quiebro demostrando facultades.

Tras emotivo brindis a su hermano Jhoel Rivera empieza su labor con la pañosa, que parece es el fuerte del joven torero nacional, que si sigue así y tiene más oportunidades va a constituirse en uno de los protagonistas nacionales. Con mucha inteligencia le dio distancia y reposo para citarlo de frente siempre adelantando la muleta y con toques justos propiciar la acometida del buen burel.

Pases por derecha ligando con los de pecho que fueron jaleados, hacen sonar la música con Puerta Grande; con la izquierda la cosa no desentona. Entrega del torero y reciprocidad en los tendidos amén del gran juego del sanpedrino presagiaban triunfo asegurado para el nacional que consciente de tenerlo en las manos, supo administrar los aires del morito que fue agradecido.

Lástima que dubitativo, se apresuró un pelín forzando el encuentro cuando quizás un solo toque firme por abajo le hubiera permitido no pinchar en repetidas veces. Aún así, el público le pidió dar la vuelta al rueda la cual hizo entre clamores y arropado por gran cantidad de niños. El usía blandeó el pañuelo azul que ordenaba la vuelta al ruedo merecida al buen pupilo de San Pedro, que entrega otro gran ejemplar en los ruedos nacionales. Bien.

_____________________

 

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

____________________________________________________________________________