En Aguascalientes… Fabián, un triunfo con toda la Barba

Primera corrida del serial San Marcos 2018, poco más de un cuarto de aforo en la monumental hidrocálida. Se lidió un encierro de San Isidro desigual en presentación y complicados en términos generales.

Jerónimo: Silencio y vuelta al ruedo por su cuenta

Fabián Barba: Oreja y vuelta al ruedo

José Garrido: Silencio y leves palmas

Detalles:

El subalterno Gustavo Campos saludó en el tercio luego de una buena actuación en banderillas

____________________

Van llegando los valientes … versa una frase de la popular canción Pelea de Gallos, que se escucha en cada rincón de Aguascalientes y vaya que valientes estuvieron los de luces en la Monumental, pero quien se llevó un triunfo con toda la barba… fue el matador Fabián Barba.

El hidrocálido atraviesa sin duda por uno de los mejores momentos de su carrera, precedido de triunfos importantes como el de la Plaza México, que a punto estuvo de colocarle en el cartel del 5 de febrero, pero no. Tiempo al tiempo, y así llegó la tarde de hoy en la que hemos visto a un Barba más maduro, centrado y concentrado en su quehacer ante dos astados que ofrecían complicaciones y al mismo tiempo un reto para la tauromaquia de Fabián Barba.

La oreja se la cortó a ley al primero de su lote, un toro soso y tardo que apenas recargó en el caballo (como todos sus hermanos) y al que Barba, muleta en mano le dio su espacio, distancia y tiempo para luego ofrendarle su tela y extraerle pases que parecían inexistentes, Barba creó una estrategia inteligente y consiguió que pasara por su muleta haciéndolo ver mejor de lo que realmente era. Una labor serena, obteniendo pases largos y poniéndose en terrenos comprometidos para llevarse el reconocimiento de sus paisanos. Literal, como un rayo dejó un estoconazo en todo lo alto que le valió el corte del premio.

Pero el verdadero reto llegó en el segundo de su lote, un toro muy complicado que cuando no se quedaba parado, tiraba arreones al aire. Vaya papeleta tenía enfrente el de Aguascalientes y cual maestro certificado … lo resolvió.  Barba tuvo paciencia y tenacidad, dejándole la muleta en la cara y obligándole a pasar, Barba quería, insistía, porque sabía que podía Barba, con toda la barba, en su faceta de lidiador hizo aplaudirse mientras que realizaba una faena de aliño, lidiando auténticamente por la cara y qué bonito es escuchar los aplausos en este tipo de labores, puesto que la fiesta no es sólo de pases bonitos y estéticos ¡No! También es ver lidiar correctamente, así se disfruta, se palpa el deseo y el poder empuñando una muleta.  Al final Barba dejó tres cuartos de espada un tanto caída, la gente lo invitó en primera instancia a saludar en el tercio y honesto el torero se retiraba a las tablas, pero le extendieron los aplausos para invitarlo a dar una merecida vuelta al ruedo. Eh ahí cuando nos preguntamos:

¿Por qué estando en su tierra solamente está anunciado en un cartel?

¡Hey señores empresarios, hey afición, ahí está un torero con toda la madurez de los buenos vinos… aprovéchenlo!

Quien también tuvo detalles muy toreros tanto con el capote como en la muleta fue Jerónimo que escuchó el frío silencio en su primero, un toro soso y que iba a media altura, Jerónimo le bajó la mano y logró algunas tandas de finura, pero el astado estaba siempre pendiente de hacerle daño. Por izquierda acortó las distancias, pero de la misma manera no ofrecía embestidas para soñar con glorias, mató de feo bajonazo y la gente hizo mutis.

Con verónicas personalísimas saludó al segundo se su lote y así también con singularidad lo bregó Jerónimo hasta llevarlo a los piqueros. Las chicuelinas despertaron los olés y con la muleta en la mano instrumentando doblones lo sacó de las tablas, luego le bajó la mano y así fueron surgiendo varios pases lentos que despertaron el ronco olé de la verdadera afición. Por izquierda la cosa tampoco fue fácil, le protestaba en la muleta y ya el dominio total no imperó, al final algunas dudas en la cara del astado, otros detalles pintureros sin llegar a redondear del todo la labor. Estocada entera y caída de efectos rápidos. Para Jerónimo sonaron las palmas y lo que pudo ser una salida al tercio más que merecida se convirtió en desencanto cuando se voló la vuelta al ruedo entre algunas protestas del respetable.

Quien también estuvo voluntarioso y dispuesto toda la tarde fue el español José Garrido que seguramente con otros toros enfrente nos hubiera mostrado sus buenas maneras. Con su primero Garrido estuvo acertado y fino tanto de capote como de muleta, pero en cuanto le bajaba la mano el toro rodaba por la arena y ante eso poco hay que hacer. Mató de entera caída para el silencio.

Y en el cierra plaza Garrido estuvo en plan guerrero pero el viento llegó a estropear sus deseos y por más que se esforzó os dividendos no dieron el resultado deseado. Voluntad a raudales, aguantando parones y quedándose en la zona del peligro, pinchazo arriba en varias ocasiones y entera trasera y caída para escuchar leves palmas.

____________________________

@AnaDelgado28 

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________