En la Monumental México… En medio de la mansedumbre brilla la entrega de los novilleros

Con una entrada que ha sido nuevamente modesta, en lo que ha sido la cuarta novillada de Soñadores de gloria -tercera con picadores-; se ha lidiado un encierro procedente de la ganadería San Constantino, propiedad del C.P.C. Juan Pablo Corona, que ha resultaldo manso en sus diversas manifestaciones, impresentable fue el primero, correctos de presencia segundo y sexto, los demás muy justitos. El primero no peleó en caballos resultando manso y deslucido; el segundo, llegó al caballo se empleó, y ahí dejó el suspiro de bravura que traía, tuvo movilidad, que no es sinónimo ni de casta ni de bravura, y acudió con la cara a media altura; el tercero, desarrolló genio, la casta mala, lo dejaron cerca del peto y al relancé se estrelló en la cabalgadura, por la inercia que llevaba estrelló al mismo tiempo al caballo en las tablas, lo levantó provocando que cayera en la arena, pero no peleó, y como nunca lo pusieron de largo para conocer su actitud, no se conoció si hubiera vuelto a pelear en varas, con la muleta fue violento y ponto desarrolló genio; el cuarto, un espantoso ejemplar, en el caballo también aventó cornadas de manso para deshacer el castigo y durmiendo el sueño de los justos en el peto, fue deslucido y sin transmisión en la muleta; el quinto, fue un manso, descastado y hasta inválido, visitando la arena en ocasiones; y el sexto, asfixiantemente manso, descastado e inválido.

José María Hermosillo: Saludó en el tercio y silencio.

José Miguel Arellano: Saludó en el tercio petición y silencio.

Ricardo de Santiago: Oreja y silencio tras aviso.

Detalles:

Ricardo de Santiago fue revisado en la enfermería llegando a la conclusión de uan esguince de la muñeca derecha, policontundido y este lunes se le sacarán radiografías de control y descartar posible fisura.
______________________

Me decía el inolvidable, San Pepe Chafik Hamdan Amad, extraordinario ganadero de toros bravos y encastado, cuando le preguntaba:

¿Cómo es posible que ese ganadero teniendo sangre pura de su ganadería no salen sus toros como los de usted?‘.

A lo que me respondía:

Todo está en quien hace el guiso, puedes tener lo necesario para hacer lo mejor, pero si no tienes ni sazón, ni intuición ni sensibilidad, no te puede salir bien el guiso“.

Eso recordaba, justo ahora que veía salir a cada uno de los novillos de San Constantino, ganadería propiedad de, Don Juan Pablo Corona, quien sin lugar a dudas, debe ser un excelente hijo, ya que, según se, la ganadería lleva el nombre en honor a su señor padre, además de ser un estupendo padre, puesto que siempre se le ve muy orgulloso con sus hijos por las plazas de Dios, y por supuesto, también debe ser… un buen ciudadano.

Sin olvidar que como profesional de la contaduría, es un reconocido contador público, incluso está hasta certificado, y en su ramo, debe ser una persona docta y prestigiada; lo que le debe tener muy feliz.

No obstante, en esto del toro, es tan difícil llegar a grandes alturas, porque en la vida nada se puede improvisar sólo con la bendición de Dios Nuestro Señor.

Aunque, como en el caso de, Don Juan Pablo, tenga sangre de la ganadería que hizo el mejor criador de toros bravos y encastados que ha tenido México en los últimos 60 años, el inmenso San Pepe Chafik Hamdan Amad.

Creo, y justamente, creo que no se puede perder, el contador Corona, con la infinidad de oficiosos asesores, que no estén familiarizados con la forma tan estricta, disciplinada y de pleno como luminoso conocimiento, como condujo ese genio de la genética del toro bravo, San Pepe Chafik.

Si no se tienen sólidos argumentos, se confunde todo y se llega a grandes tropiezos.

¡Claro!

¡Claro!

¡Claro!…

… que los amigos del engaño, súbditos oficiosos que se mantienen alrededor de su “presa” para saciar sus mal sanos intereses, pueden llenar de falsos elogios al contador Corona.

Sin embargo, es deseable que visite la autocrítica en serena reflexión, para que enmiende el camino y saque provecho al invaluable tesoro que posee, en cuanto a la sangre brava de San Martín.

Resolver esto sólo está en el contador Corona y su sano juicio.

Pero…

… pero el joven que más impactó a la reducida asistencia, fue, Ricardo de Santiago, un muchacho toda voluntad y entrega, que ha cortado una oreja, más por el impacto que dejó al ser sumamente golpeado por el geniudo novillo que le toco en suerte…

… por la insistencia de querer sacar pases con la derecha y con la izquierda…

… que por haber demostrado tener ahora mismo sitio y oficio.

Le recibió con varias largas cambiadas de hinojos, para luego lancearlo con más voluntad que otra cosa, como lo hizo en la muleta.

En varas, puso en corto al novillo, saliendo al relance consiguiendo que se estrellara en el caballo, produciendo una escena que asombró al público, pero que luego demostraría en la faena la mansedumbre con genio que llevó a desarrollar sentido al astado.

Ha impuesto banderillas, dos con más voluntad que otra cosa, la tercera fue citando en tablas, hizo un giro, salió galleando y se puso frente al astado siendo certero, además de asomarse al balcón…

… lástima grande que al imponer las banderillas, salió rebotado del novillo cayendo en la arena, y ahí recibió la primera guantiza.

Ya con la tela roja, Ricardo, llevó al novillo con la derecha en donde acudía en los tres primeros pases, se detenía poniéndose el novillo a la defensiva, lo malo resultó que entre cada pase, Ricardo, dejaba luz, el novillo le avisó, pero al no poner solución en ese defecto de la faena, fue elevado a las alturas cayendo de muy fea manera, quedando todo para fortuna del novillero, en sólo golpes.

El mismo defecto tuvo el joven De Santiago con el toreo al natural, dejar luz sin que hubiera atendido al error.

El novillo adquirió mucho sentido, el peligro tornó en mayores proporciones y la propia gente le pidió diera por terminada su participación para que no expusiera más, ante su evidente inexperiencia.

Así que intentó realizar la suerte suprema, al mismo tiempo, pero no fue consumada la suerte, dejando un espadazo trasero y caído; el utrero claudicó más por el exceso de la rueda de peones que por la espada.

Con el que cerró plaza, voluntad encomiable ha enseñado ante un ejemplar, que su aplastante mansedumbre y descastamiento, le impidió moverse.

Quien tiene más sitio de la terna es, José María Hermosillo, su primer novillo fue deslucido y acudía con reticencia borreguna a media altura, de pronto se derrumbó, pero el joven Hermosillo concretó una faena de sumo cuidado para el debilucho ejemplar, extrayendo pases impensables. Dejó una trasera desprendida y saludó en el tercio.

Con su segundo, tuvo otro ejemplar, todavía peor si cabe, consumando una faena aburrida, a pesar de su inquebrantable voluntad manifiesta.

Luis Miguel Arellano, tiene buenas maneras, pero una gran inexperiencia y un evidente desorden en sus faenas.

Su primero tuvo movilidad y docilidad, permitiéndole estar, pero le faltó aguante para superar más de dos pases, ya que remataba de inmediato. Faltó estructura a su faena, ya que de pronto había pases con la derecha, luego dosantinas, y después naturales, para regresar con la derecha.

Esperamos consiga ordenar sus pensamientos, sobre todo cuando está frente a la cara de los novillos.

Su segundo fue un inválido que no ha dicho nada.

En fin, que en este océano de mansedumbre, sólo queda la voluntad y buena disposición de la terna, pero…

… pero, tanto ganadero como novilleros, deben visitar la autocrítica, si quieren, desean, avanzar en tan difícil profesión.

Sin embargo, cada cabeza es un mundo.

________________________________

@PERIODISTAURINO 

_____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_____________________________________________________________________________