En Bogotá… Luces y sombras de Juli, resultó herido en tarde importante de Luis Bolívar

En el cierre de la temporada bogotana en la emblemática Santamaría, y con tres cuartos largos de entrada se lidiaron dos toros de los Herederos de Ernesto Gutiérrez Arango, tres de Mondoñedo y dos de Juan Bernardo Caicedo. Fue indultado uno de Juan Bernardo Caicedo, de nombre Lancero.

Julián López El Juli: Oreja, silencio y dos orejas simbólicas

Luis Bolívar: Oreja, silencio tras aviso y silencio y oreja en el que regaló.

Detalles:

El Juli fue cogido en el glúteo izquierdo, como le informamos en el parte médico, por el quinto toro que fue indultado.
___________________________

El cierre de la temporada bogotana tuvo la importancia que impone el toro cuando sale con casta y bravura y en la que por fin pudimos ver a El Juli, una de las principales figuras de esta época, atérrese usted, enfrentar a un toro que de verdad le exigiera, toda una novedad porque siempre ha venido con ganaderías muy a modo y muy cuidado.

Una tarde variada e interesante en la que pasó de todo y de la que nadie salió indiferente por lo visto en el ruedo capitalino y en donde el comportamiento de los toros e inclusive la suerte de varas fueron protagonistas importantes.

El mano a mano había sido planteado con tres ganaderías, lo que al final resultó bastante interesante porque se pudo ver todos los matices de tres de las ganaderías colombianas que más lidian en la actualidad. Los de Gutiérrez muy anovillados, como es costumbre, con muy poca fuerza y repitiendo en la muleta con su nobleza obediente, el de El Juli se escobilló muy fácil lo que encendió las sospechas de que sus pitones no estaban del todo intactos.

Los de Mondoñedo pequeños pero musculados, aunque el cuarto con carita de joven en exceso. El tercero, el que correspondió a El Juli muy interesante, con genio y con las lógicas complicaciones de un toro. Como debe ser. El séptimo embestía también con ímpetu pero se quedó al final.

Los de Juan Bernardo Caicedo mejor presentados, el quinto precioso de hechuras fue un muy buen toro y fue indultado, empujó muy bien en varas y tuvo un maravilloso pitón derecho, por el izquierdo faltó un poco como para que el indulto fuera del todo merecido, pero ha sido sin duda uno de los toros más importantes de los que han sido indultados en el último tiempo en Colombia. El sexto daba unos brincos extraños de salida y así siguió durante toda la lidia, se quedó muy corto al final.

El Juli ha salido herido de la plaza y tuvo el gesto de esperar en el burladero de matadores estando cogido esperando que se devolviera el toro indultado para marchar a la enfermería después de recibir las dos orejas simbólicas. Ha tenido una actuación en escalera, dispareja, de luces y sombras, en la que alternó sus acostumbradas trampas y ventajas con la verdad y categoría de una real figura del toreo.

En su primero estuvo fácil y ventajista ante el torito de Gutiérrez, es decir como lo venimos viendo hace mil años en las incontables tardes que ha tenido en Bogotá. Templó al torito pero con la izquierda lo desplazó tan para afuera que creo que la policía que estaba en el operativo de seguridad alcanzaba a ver al toro cuando salía despedido de la muleta del madrileño. Demasiado alivio para tan poca exigencia del toro. Julipié en toda regla y orejita verbenera sin peso ni entidad.

Ante el Mondoñedo, El Juli mostró que si tiene verdadero poder en su muleta pero que lo utiliza tan de vez en cuando que perdió al final la pelea con el toro.

No está acostumbrado a este tipo de batallas aunque sin duda la quiso dar.

Este era el plato principal de la tarde y quizás de toda la temporada colombiana, una figura que nunca se había enfrentado a los toros más encastados de Colombia, los Mondoñedos, se veía por fin la cara ante un toro de los Sanz de Santamaría. Fueron cinco o seis minutos muy intensos, que pagaron toda la tarde, aunque luego viéramos cosas también muy interesantes, en los que vivimos un verdadero pugilato que como si fuera una pelea de boxeo al final la ganó por puntos el toro de Mondoñedo. Y lo explico, porque El Juli en la faena se llegó a imponer al toro pero en la espada cantó la gallina, se espantó y por esto al final el toro venció al torero.

El Juli que muy poco torea toros exigentes cambió al toro con un solo puyazo y se creyó que todo iba a ser fácil, ¿estos son los Mondoñedos de los que tanto hablan?, pensaría. Pues en la primera tanda el toro le sorprendió y se impuso, no le pudo templar en ningún muletazo y empezó a resoplar como diciendo ehh aquí hay un toro encastado, ¿cómo se comerá esto? No le había bajado la mano. Pero aquí surgió el verdadero Juli, el que quisiéramos ver siempre, el que hace honor al título de figura del toreo, se espabiló y le pudo al toro cuando lo pasó por bajo, esa era la clave, allí cambió las tarjetas y pasó a la cabeza. Le empezó a poder y en la tercera tanda ya mandaba y por supuesto que la plaza lo notó y reaccionó con real entusiasmo como no se veía en otras tardes de menor exigencia. Allí había verdad.

Al natural Julián no pudo templar y el toro acortaba distancias en la pelea por tanto el madrileño volvió rápidamente a la derecha donde ya le pudo definitivamente al toro, que se rajó. Hasta allí por fin nos había convencido Julián, por fin habíamos visto su poder frente a un toro exigente de verdad, pero vendría la desilusión.

El Juli cantó la gallina y cuarteó tan descaradamente en sus dos primeras entradas a matar que mostró que en realidad en su cabeza no le había podido al toro. Por esto el pugilato final lo ganó el toro, porque ya no fue Julipié sino la entrega inexplicable de las armas sin siquiera pelear a la hora de matar. Luego descabelló desconfiado y lo que había sido verdadero en la muleta terminó convertido en espejismo,traducido en silencio acusador por parte del público. Ojalá sacará de nuevo su raza y pidiera los Mondoñedos el próximo año para demostrar que si puede triunfar con toros que le exijan en serio. Como debe ser.

Pero El Juli tiene suerte y en el siguiente turno le salió el mejor toro de toda la temporada bogotana y tapó para fortuna de él y de todos sus seguidores el no haber podido del todo con el Mondoñedo. Un toro que no podía fallar por hechuras. Perfecto de estampa, el toro hizo una muy buena pelea en varas. Las lopecinas, zaponinas originalmente, encandilaron al público. Esta vez si inició por bajo y con clase y pasó a dar derechazos con gusto aprovechando la nobleza y bravura del de Caicedo, la música, la plaza entregada y todo se encausaba de nuevo, al natural bajó la intensidad cuando el temple no apareció pero la embestida del toro volvió a encantar al público. Sabía para donde iba a todo y cuando toreaba entregado abrió un pequeño hueco y el toro hizo por él y ya en el suelo le levantó clavándole el pitón en la parte inferior del glúteo.

Allí volvió a aflorar la raza y la categoría de una verdadera figura y con la cornada en su cuerpo se paró sin mirarse y dio una tanda inmensa de derechazos en las que hasta se gustó, asentado en los riñones y roto del todo. Llegó el indulto que se esperaba y un gesto de raza de nuevo reivindicó al polémico Julián, esperó sin aspavientos que devolvieran al toro, labor que se alargó por la reticencia del toro para entrar a toriles, e irse a la enfermería solo después de recibir las dos orejas.

El toro indultado había sido brindado a Felipe Negret y mejor no pudo ser el resultado del brindis en honor a quien también ha aguantado estoico los embates de los políticos traicioneros, de los mismos toreros que no han querido venir a Bogotá y quien ha sorteado toda clase de vicisitudes para dar estas dos temporadas de la libertad después del cierre de la Santamaría.

Luis Bolívar ha tenido una tarde muy importante, con la que nos abre una real esperanza de lo que puede ser su temporada europea en el 2018 por lo asentado que ha estado y por la nueva versión de torero que vimos en el caleño.

Muy de verdad estuvo en su segundo toro, el de Gutiérrez, en el que le atemperó el molesto cabeceo del burel en dos series al natural de toreo bueno y largo, en los que destacaron tres naturales rotundos. Mató de estocada entera y cortó una oreja. Una oreja de verdad y de peso, como debieran ser las orejas en la Santamaría. Absolutamente merecida y justificada.

Con el de Mondoñedo se gustó en buenas chicuelinas con el capote y estuvo muy decidido con la muleta por la mano derecha mas no así con la izquierda en las que faltó más ajuste. La tanda en chiqueros por la mano derecha fue el punto más alto de la faena que fue silenciada por matar de un pinchazo y estocada tendida. Escuchó un aviso.

Frente al de Juan Bernardo poco pudo hacer porque el toro tenía poco recorrido y daba unos saltos extraños. Inició con cambiados que generaron ilusión pero el toro se fue quedando de a poco y no hubo lucimiento. Enrabietado al ver que su importante tarde quedaba sin el eco de las orejas pidió un toro de regalo.

En este toro, que cerró la tarde y la temporada, aprovechó de buena manera las primeras embestidas del de Mondoñedo en la que había que estar puesto de verdad para aguantar el genio de las mismas, por el izquierdo el toro se abría mucho y no hubo acople, al volver a la derecha el toro ya se había vaciado y solo las manoletinas finales volvieron a meter al público en calor, mató de estocada muy caída lo que restaba el mérito de la oreja que finalmente concedió la presidencia más para equiparar a ambos toreros en la salida a hombros que igual no se pudo dar porque Bolívar no lo hizo en respeto por su compañero herido. Como debe ser.

Agradecer también a Luis Bolívar el querer lucir a sus toros en el caballo dejándolos a una distancia prudente para que se arrancaran de largo y ver de verdad la suerte de varas, por eso lucieron Cayetano Romero y Clovis Velásquez en dos muy buenas varas. De esto nos perdemos y es un espectáculo en donde se ve al toro en su verdadera dimensión. Así, como debe ser.

__________________________________________

@TorosenelMundo_

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________