La encerrona de Colombo, un encuentro con la historia

No hay duda alguna que la Fiesta Brava Venezolana actual, para poder sobrevivir debe de generar revulsivos para que tome consciencia de cara al colectivo general. De allí que el que en este momento el Táchira cuente con dos baluartes del toreo, como son Manolo Vanegas y Jesús Enrique Colombo, da tela que cortar y llena de ilusión al aficionado, ese que se motiva en momentos como estos, por más y difícil que nos encontremos.

Este sábado 27 de enero, Jesús Enrique, se presenta como matador ante sus paisanos, es decir, aquellos quienes le vieron dar sus primeros pasos. Le verán cuajado en un portentoso torero al que la crítica especializada española le considera una promesa al que la campaña del 2018 representa el punto de inicio a ese ascenso empinado que es ser figura del toreo, que se dice poco y es tan difícil, que muchos son los llamados y pocos los elegidos.

El precedente de Colombo en lo que significa su encerrona en solitario es un hecho de suma responsabilidad y sí se quiere temerario. Pocos asumen una apuesta tan ambiciosa como esta en la que es una tarde donde debe de imperar aparte de las cualidades físicas y técnicas, una rica variedad capotera y muletera para no convertir en monótono una festejo donde todas las miradas se centraran quien viste el chispeante de oro.

Jesús Enrique este sábado 27 de enero, toreara seis toros él solo, lo hará con reses de la novel vacada de San Antonio, ganadería que el año pasado en su estreno en la Feria del Sol en corrida de toros nos deleitó con embestidas bravas y entregadas de sus pupilos. El joven criador, Edgar Bravo, asume también una apuesta de riesgo, pues sabe y conoce lo que desde Yaracal viene seleccionando desde hace varios años.

El precedente de Colombo no ha sido el único a lo largo de la historia del toreo nacional.

Recurrimos a la memoria bibliográfica del maestro El Vito para descubrir los antecedentes de esta gesta, como la acontecida el 23 de enero y 6 de febrero de 1898 en el Circo Metropolitano de Caracas por parte del espada Diego Rodas Morenito de Algeciras, ante toros cuneros, como de la misma manera lo hizo pocos años después en el mismo redondel Joaquín Rodríguez Parrao, tras el percance el primer toro de su compañero de mano a mano, Corcito, por cornada.

El siglo XX en este tipo de acontecimientos lo estrena el 16 de enero de 1910 Vicente Mendoza El Niño, quien despacho seis astados, por cierto El Niño padre de quien sería ídolo de masas, Julio Mendoza Palma. Como también importante fue la tarde de Pablo Mirabal El Rubio, figura de la torería nacional a comienzos de siglo, quien herido desde su primer astado despacho el sexteto de bureles con la raza que le caracterizó.

La primera encerrona venezolana con carácter de acontecimiento fue el 24 de junio de 1921 a cargo de Eleazar Sananes Rubito en Arenas de Valencia, ante toros del Hato La Trinidad del general Salvador Barreto, cortándole cinco orejas, lo que dio pie para que picado en su orgullo, Julio Mendoza Palma, hiciera lo mismo, el 9 de octubre de 1921 en el Circo Metropolitano de Caracas en festejo matutino.

De esta fecha nos trasladamos hasta el 3 de abril de 1949 cuando ya con cartel de ídolo de masas, Luis Sánchez Olivares Diamante Negro hiciera lo mismo en la Plaza de Toros de Maracay ante toros de Guayabita, cortando tres orejas y un rabo, para dar pie fortuitamente un octubre de 1950 a una de las grandes gestas del gran César Girón, cuando aún de novillero quedaría solo en el mano a mano que le enfrentaría a Moreno Sánchez (pupilo predilecto del maestro Pedro Pineda) en la arena del Nuevo Circo de Caracas, ante reses criollas, el cual despachó de seis espadazos y un pinchazo, para salir en hombros de los presentes.

Sería el mismo César quien protagonizaría su segunda encerrona, la tarde de su primera retirada, el 28 de marzo de 1966, en el Nuevo Circo de Caracas, ante reses mexicanas de Valparaíso, cortándole seis orejas, toda una apoteosis. Once años después en esta misma arena Celestino Correa hizo lo propio en una tarde donde las espadas (siempre su Talón de Aquiles) le malograron una tarde pletórica de buen toreo, ante reses mexicanas de Coaxamalucan, que saldó con cinco vueltas al ruedo y la salida en hombros a pesar de no haber “tocado pelo”.

Emotiva fue la última tarde vestido de luces de César Fáraco en su despedida de los Ruedos en el Nuevo Circo de Caracas, un 9 de septiembre de 1978 ante astados mexicanos de Piedras Negras y uno de don Manuel de Haro, con posterior salida en hombros de muchos lagunilleros y merideños que esa tarde se dieron cita en el coso san agustino.

El 10 de octubre de 1992 Erick Cortés en Maracay, quien venía de Europa con la vitola de figura y líder del escalafón novilleril de ese año en la que había tomado alternativa, hizo lo propio presentándose en solitario ante reses de distintas ganaderías a saber Los Aranguez, Bellavista, Rancho Grande, El Capiro y Santa Marta. Luego en diciembre de 1996 en el Nuevo Circo de Caracas, Leonardo Benítez haría similar apuesta, siendo esta la última que tuvo lugar en el ruedo de San Agustín, ante un bello encierro de la ganadería La Cruz de Hierro, triunfando con rotundidad, lo que le abrió las puertas definitivamente ante la afición venezolana, tras varios años de rodaje por México.

Capítulo aparte el marcado por el recordado Bernardo Valencia, quien protagonizó en dos ocasiones en la Plaza Monumental de Valencia tal compromiso, siendo junto con César Girón los únicos que por partida doble lo han hecho.

Este sábado 27 de nuevo se reescribe la historia del toreo, y lo hace un andino en suelo andino. Esperemos que salga cara la apuesta afrontada por Colombo, donde del mismo modo la Fundación Cultural Girón en pleno su directiva:

Dr. Nelson Hernández, Presidente fundador; Lic. Nilson Guerra, Secretario General; Prof. Domingo Mora (Seccional Aragua); Luis Perozo (Seccional Zulia); Eutiquio Hevia (Seccional Táchira); Dr. Rubén Villafraz (Seccional Mérida); Jesús Araujo (Seccional Tovar); Dr. José Crispín (Seccional Perú) y Enrique Calvo El Cali; (Seccional Colombia), estarán reconociendo con placa en los medios del ruedo, el compromiso y responsabilidad que implica una tarde de esta catadura.

________________________________________

@TorosenelMundo_

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________