Incierto panorama para primeras ferias taurinas venezolanas

El panorama taurino para el 2018 no parece ser nada halagador como lo fue en 2017, año que recientemente dejamos atrás, en el recuerdo como el que menos festejos haya albergado la historia de la tauromaquia venezolana. Un panorama sombrío que se acrecienta con el reciente anuncio por el nuevo alcalde de Maracaibo de cerrar para la celebración de festejos taurinos el ruedo de la Plaza de Toros Monumental.

Si lo de Maracaibo viene ser solo una decisión más populista que otra cosa, que perjudica notablemente el delicado estado en el que se encontraba su herida feria taurina, bien es que nada o poco ha interesado a los principales estamentos taurinos nacionales. ¿Dónde están los pronunciamientos de toreros, subalternos, ganaderos, empresarios, peñas taurinas en un momento como este, donde politiqueros de mala hora hacen y deshacen a su gusto de un espectáculo que fue y ha sido importante recaudador de ingresos tributarios a sus arcas, por poner un ejemplo de todo lo que representa?

El horizonte en otros frentes no es indiferente. El ambiente ferial en San Cristóbal atraviesa por momentos delicados, ante el embate que implica salir de festividades navideñas y caer a menos de tres semanas en ferias, donde el dinero para algunos alcanza para apenas comer. Muy por encima quedan los deseos de observar unos

carteles cónsonos con lo que puede albergar una afición exigente como la tachirense, que contara como aliciente ver en su arena la presentación como matadores de toros de Manolo Vanegas y Jesús Enrique Colombo, sobre todo este último, donde apuesta a encerrarse en solitario, al albur de su tremenda campaña novilleril y enormes, al fin, deseos de contar con un verdadero ídolo local.

Y si nos trasladamos a Mérida, observamos la enorme apatía que hay por el abultado abono taurino que por última ocasión estará organizando la polémica empresa taurina actual, quien se ha nutrido de excesivos nombres de coletas de poco interés o atractivo para el aficionado, lo que hace que por encima de esto se encuentre a la expectativa lo que pueda deparar el éxito económico de una cita que cuenta con la ventaja de encontrarse con el salvoconducto de las festividades de Carnaval para la ciudad, y hace del espectáculo taurino la única ventana de ocio para propios y foráneos en la capital emeritense.

Las demás plazas venezolanas lucen un panorama de incertidumbre. Tovar espera el llamado a licitación de su edición septembrina, mientras que otras de mayor peso como Maracay o Valencia viven el sueño de la intransigencia tras el cierre a “cal y canto” de sus arenas, por acción política y económica al igual que taurina, que nos hace vivir del recuerdo de tiempos pasados mejores.

_____________________________

@rubenvillafraz  

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________