En Guadalajara… Joselito Adame, corta los máximos trofeos, y bronca al juez

En el Nuevo Progreso de Guadalajara, con media entrada, se lidiaron toros de Santa Fe del Campo, bien presentados, algunos deslucidos, arrastre lento al buen segundo.

Fermín Rivera: Ovación y palmas; oreja en el de regalo.

Joselito Adame: Dos orejas y rabo y palmas.

Octavio García El Payo: Silencio y dos orejas.

Detalles:

El banderillero Diego Bricio ha saludado en el tercio tras soberbios pares al que abrió plaza.

Reitero mi postura ante los toros de regalo, no creo en ellos porque están afuera de lo que delimita la liturgia, y constituyen la auténtica ventaja de quien lo regala hacia con sus alternantes, porque puede estar seleccionado.

_____________________________

A, Fermín Rivera, le ha correspondido Mayito, número 107, con 510 kilos. Se abrió de capa ligando delantales académicos, recortados con una larga soltando una punta del capote. En el momento de quites, ha sido Joselito Adame quien dejó gaoneras emocionando de inmediato a los parroquianos; aunque no se esperaba, ha sido importante que Fermin replicara lo que provocó que el respetable subiera en su ánimo. Tras el brindis de Fermín al cónclave, inicio su faena con pases por alto debidamente rematada. Ahí se avizoraba que vendría algo mejor, y así fue, con la mano diestra ha conseguido sumar tres series que entusiasmaron sobremanera, fundamentalmente, la segunda serie por su largura, temple y contenido. Hubo respuesta por el lado natural, y dos series han resultado bien logradas. Como buen epílogo aparecieron manoletinas. Y una vez consumada la faena, se perfiló a matar dejando un pinchazo al que se sumaron cinco más, con dos golpes de descabello. Fue ovacionado el toro en su arrastre hacia con el cachetero, mientras que a Fermín se le reconoció su labor en el tercio.

El segundo de Fermín -cuarto del festejo-, fue Remendado, número 118 con 514 kilos, en donde luce su labor con la capa, dejando suaves lances a la verónica recortadas con una bien lograda media. El quite por chicuelinas tuvo grato impacto en el tendido. Tras el inicio de la faena con pases por alto la faena no tiene relevancia ni impacto para la asistencia. Deja un pinchazo hondo, tres golpes d descabello que hacen doblar al mérito. Algunas palmas al esfuerzo del torero.

Regaló, Fermín Rivera, un  séptimo, número 116, con 495 kilos de nombre, Paliacate. Al que entusiastamente como un jabato, lo recibió de hinojos con dos largas cambiadas, luego aparecieron lances a la verónica recortadas con media asolerada. Chicuelinas andantes para llevar al caballo al astado en donde recibe un puyazo corto. Hubo quite por chicuelinas que han sido correctas. Da inicio a su faena de muleta llevando al toro del tercio a los medios, y ahí sumar serie por derecha en donde el ¡olé! Aparte con fuerza; los naturales de buena factura, el publico lo aclama, y tras media estocada, la bondad del juez otorga una oreja.

El segundo de la tarde fue Recuerdo, número 113, con 575 kilos, correspondiéndole a Joselito Adame, quien lanceó a la verónica, con gusto y cadencia, para dejar un recorte con bonito adorno. Tras recibir un puyazo el toro, José quitó por chicuelinas, dejando como remate una contundente larga cordobesa. El inicio de su faena han sido pases por abajo, para delimitar el mandato del toreo. Así ha ligado tres series por la derecha que no convencen lo suficiente, para consumar por el lado natural una tasa sin gran relevancia. Vuelve a intentar por la derecha, y esta sí que cala en el público, para luego adornarse con luquecinas. Se perfila a matar dejando una estocada entera. Arrastre lento al toro y dos orejas con rabo para Joselito, lo que desata la ira contra el juez de plaza, siendo abroncado.

Chatito ha sido el quinto, número 119 con 555 kilos, con el que Joselito no consigue impactar con la capichuela. Inicia con la muleta doblándose muy toreramente, el burel tiene una embestida suave, lo cual es aprovechada por el torero ligando tres series cortas pero lucidas por el derecho. Por el izquierdo se consuma una serie de aceptable factura. Se adorna con molinetes, pero el toro se raja, y el torero va hasta las tablas en donde busca refugio el toro consiguiendo muletazos ajustados. Se perfila a matar dejando pinchazo y estocada. Palmas al torero.

El primer ejemplar de Octavio García El Payo, ha sido el deslucido Birote, número 112 con 550 kilos, con el que en la realidad no tuvo trascendencia lo que se realizó, ni con esos lances de recibo, ni con la faena de muleta, sólo una serie con la mano derecha dejó algo para el fugaz recuerdo. Deja una entera, y algunas palmas habrá escuchado en su caminos al burladero.

Como cierra plaza apareció el número 123 con 570 kilos, de nombre Oriundo, y El Payo, no consigue nada con la capa. Su faena de muleta deja buenos multados con la derecha, otros tantos con la zurda en donde es hasta desarmado. Adornos por alto para perfilarse, dejando una estocada entera que hizo doblar al toro, y así recibir dos orejas,  y también se escucharon palmas para el toro en el arrastre hacia con el cachetero.

_____________________________

_____________________________

@TorosenelMundo_

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________