En Monterrey… Se esfumó el triunfo por la espada

En la Monumental Monterrey con siete minutos de retraso y la desesperación de la gente por lo mismo, se lidiaron seis novillos de la ganadería de La Playa, destacando en peso solamente el primero, ya que los otros 5 estuvieron por debajo de los 400 kilos; estos fueron mansos, complicados, deslucidos, con falta de transmisión; el sexto ha sido el de mayor notoriedad.

Jorge Didier: Palmas tras aviso.

Andrés Suarez del Real: Palmas tras aviso.

Manuel Gutiérrez: Ovación.

Cayetano Delgado: Palmas tras aviso.

Juan Pedro García Calerito: Palmas.

Ricardo De Santiago: Palmas tras dos avisos.

Detalles:

Saluda al tercio el banderillero Gustavo Campos.

_____________________________

Jorge Didier, fue decidido a recibir a Abuelo no estuvo ad-hoc para conseguir someter al novillo con el capote. En el turno del caballo el novillo fue donde mostró su mansedumbre, ya que al momento de sentir el puyazo este rebrincó y prefirió huir del peto, en un segundo intento se estrella con el caballo. Cuando llega el turno de la muleta Didierlo recibe con entusiasmo y voluntad pero desafortunadamente el novillo en lugar de ir a más, perjudica la faena, ya que acudía deslucido, sin transmisión, salía con la cara en alto, tratando de huir del mandato del joven, un conjunto de elementos de la mansedumbre, ante todo un cúmulo de voluntad y entrega del valiente novillero. Al momento del fin Didier impone un estoque caído lo cual provoca que el novillo no caiga rápido, escuchando un aviso, pero el público le reconoce su labor con palmas.

Andrés Suárez del Real, su novillo colorado al cual le costó trabajo meter al capote, pero pudo acomodarse para darle unos bonitos lances por verónicas. Con la muleta se mostró esforzado, dejando tandas de mucho valor con ambas manos, en donde el público estuvo con él. Desafortunadamente al momento de tirarse a matar deja dos pinchazos en alto, corrió el tiempo y le fue tocado el primer aviso, en el tercer intento deja un espadazo trasero, caído y calado; aun así, el público le concede como reconocimiento las motivacionales palmas.

Manuel Gutiérrez,  a este joven se le vio con mucho animo, como inicio ha dibujado unas verónicas ajustadas con un recorte por revolera que provocó que el público estuviera con él desde ese instante. Con la muleta ha estado bien, series de mucha inteligencia, y con el consecuente valor a pesar de que el novillo sólo en ciertas ocasiones le apoyara. Esta entrega sin cortapisas lo entendió el público exclamando estentóreos ¡Olés!, que no se habían escuchado con ese brillo en los primeros dos novillos; sin embargo no tuvo fortuna al momento de tirarse a matar, ya que deja una estocada entera pero ligeramente caída en el tercer intento, pero por toda su labor el publico se lo reconoció con una ovación.

Cayetano Delgado, se fue a recibir a su novillo en los medios, lo que provocó que el respetable de inmediato le pusiera atención por el deseo manifiesto de sus incontenibles deseos de impactar. Tras recibir al novillo, continúa con cadenciosas verónicas y con dos recortes por medias verónicas que han gustado al respetable. Realiza un quite por zapopinas después del turno del caballo en donde no se emplea el utrero. En la muleta se le vio seguro, y aplicó lo bien aprendido en su temporada en España, ya que supo entender al burel, al que le dejaba la muleta en la cara para que este le siguiera embistiendo, sin embargo en ocasiones se le olvidaba darle el respiro que este necesita para reponerse y volver a embestir continuando así los pases, esto es, lo ahogaba perjudicando la sólida estructura de su faena. En el momento del punt final deja un estoque trasero y tendido.

Juan Pedro García Caleritotuvo un novillo que por la propia mansedumbre se empleó muy poco, se le quedaba corto, sin embargo, Calerito, le supo extraer pases que fueron reconocidos y aplaudidos por el presente entendiendo las dificultades que tuvo que enfrentar. El turno de la espada llegó dejando una estocada en buen sitio por lo cual el público le reconoció lo hecho a pesar de que el astado no fuese de mucha ayuda.

Ricardo de Santiago, a este joven se le vio con muchas ganas, se le notaron desde que ha ido a recibir a su astado con dos faroles de rodillas, posteriormente continuó con verónicas jugando los brazos con ritmo, para recortar con una media muy ceñida. En la muleta se le vio muy voluntarioso, sin embargo a veces le retrasaba el engaño, por tal motivo no le permitía que los pases tuvieran dimensión y le salieran limpios porque le punteaba el engaño. Aun así, fue lo mejor de la noche que se vio, se le vio seguro, comprometido y sobretodo con ganas de ser torero. Al momento que se quiere tirar a matar en el segundo viaje deja una estocada un tanto desprendida.

_____________________________

@CarithoRz

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________