En Madrid… La madurez de Colombo

Madrid, Plaza de toros de Las Venta. Miércoles 27 de septiembre de 2017. Feria de Otoño. Tercera de abono. Novillada con picadores de El Ventorrillo – correctos de presentación pero justo de fuerzas y descastados a excepción de quinto y sexto – (blando el primero, inválido el segundo, descastado el tercero, con genio el cuarto, con transmisión el quinto y noble el sexto). Más de dos tercios de plaza. 16.572 espectadores

Jesús Enrique Colombo: Palmas y silencio tras aviso.

Leo Valadez: Silencio en ambos.

Carlos Ochoa: Palmas y ovación con saludos.

Detalles:

El oficio del venezolano y la voluntad de Ochoa se imponen, ante una deslucida novillada del Ventorrillo en la tercera de Otoño.

____________________________

Dos mundos separan a Jesús Enrique Colombo de la mayoría del escalafón, al menos por lo visto en la novillada de la feria de Otoño, donde el venezolano volvió a erigirse en protagonista de un festejo que contó con un encierro desigual del Ventorrillo. Colombo fue el dueño y señor de una tarde, en la que volvió a llamar con fuerza a los grandes circuitos. Alma de figura. Temporada repleta la del novillero que cuenta los días para ser investido Matador de toros en la próxima feria del Pilar. Colombo que hacía su cuarto paseíllo de la temporada en Madrid, volvió a rallar a gran nivel, aún sin cortar orejas. La disposición, unido a la entrega y la voluntad durante toda la tarde no cayó en saco roto, todo ello aderezado de un mayor rodaje que sus dos compañeros, le hizo erigirse en el triunfador de una tarde, que solo tuvo un nombre: el de Colombo.

En el cuarto surgieron los mejores pasajes de su actuación con el capote, donde combinó las saltilleras y zapopinas en un vistoso quites, con el que dejó una vez más su sello. El del Ventorrillo que desarrolló más casta que genio, salió con la cara alta en los engaños y Colombo lo suplió a base de técnica y oficio. Acortando distancias el novillo le acabó desarmando pero nunca se vino abajo el venezolano que cerró por manoletinas una intensa labor rubricada de un soberbio volapié, que le valió para saludar una ovación desde el tercio. Poco pudo hacer con el que abrió la tarde, blando y sin transmitir, tomó los palos sobrado de valor y capacidad. Los doblones por bajo de inicio dejó unas reminiscencias del Juli. Poder y técnica en un novillero que promete. La justeza de fuerzas imposibilitó que la faena tomara vuelto, supliéndolo una vez más con la firmeza de un novillero que visto lo visto, ya es todo un Matador de toros.

Por el contrario Leo Valadez, que junto con el venezolano serán los dos novilleros que tomen la alternativa en Zaragoza dejó un sabor agridulce. Apático y sin ideas, cumplió en dos faenas anodinas y plena de enganchones. Poco acople hubo en sus dos actuaciones. Con el segundo un inválido de “libro” se pasó de faena y no llegó nunca a los tendidos. Tampoco dijo mucho más con el quinto otro ejemplar del Ventorrillo que perdió las manos, acusando una mala lidia. Aun así, Cazador acabó metiendo la cara en la muleta del mexicano entre una amalgama de pasajes atropellados. Tampoco lo arregló con la espada, siendo silenciado en sus dos turnos. Camino de la alternativa, Valadez dejó un mar de dudas.

Por su parte Carlos Ochoa que se presentaba en Las Ventas como novillero – ya lo hizo sin caballos en 2015 -, dejó su impronta a base de actitud. El madrileño firmó dos actuaciones de mucha seriedad antes un lote desigual. Lo mejor llegó en el sexto, ante un ejemplar del Ventorrillo que empujó en el caballo. Encastado en la muleta, le sirvió a Ochoa para llevar sometido a Mosquito en los inicios frente a un ejemplar que contó con un buen pitón derecho, con el que acabó fue arrollado sin consecuencias. Su decisión y valentía, no fue vista de igual manera por los sectores más contestarios que le criticaron su encorajinada figura a la hora de componer. Ni por esas se descentró el madrileño que volvió a pasarse los pitones por la taleguilla a base de entrega y pundonor, sirviéndole para saludar una ovación desde el tercio. Se presentó en Madrid con un ejemplar inválido que debió ver el camino de los chiqueros, al blandear de principio a fin, y con el que Ochoa firmó un trasteo sobre ambas manos carente de transmisión. Aún así, se le notó con seguridad pero se le echó en falta un mayor rodaje. Hay que darle tiempo…

___________________________

_____________________________

@alb_bautista

________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

________________________________________________________________________