En Cutervo… Sólo Manolo Muñoz corta solitaria oreja

En la plaza de toros Jorge Piedra Lozada de Cutervo, algo más de tres cuartos para su segunda corrida de tres toros, de la Feria en honor a San Juan Bautista. Cielo con brillo solar y amenaza de nubarrones que no echaron agua felizmente. Se lidiaron toros de Salamanca, bien presentados pero disímiles de comportamiento, desrazados y mansos, carente de movilidad y condición para la lidia el primero, salvo el que hizo tercero que fue todo lo contrario de sus hermanos.

Nuno Casquinha: Vuelta al ruedo por su cuenta.

Paco Ramos: Silencio.

Manolo Muñoz: Oreja.

_________________________

Pese a realizarse un partido de fútbol del torneo nacional con el equipo local, la entrada de hoy fue muy buena, todo sombra lleno y sol algo más de la mitad.

Primer toro  es un castaño de nombre Progresista, de poco cuello, para Paco Ramos que pechó con el peor del lote. Un toro que pese a salir con brío y rematar en burladeros, luego de su encuentro con el caballo, que además sólo lo tocó, acusó un desmoronamiento total, se aculó en la barda y fue casi imposible sacarlo de allí pese al esfuerzo de los de plata y del propio matador, que impotente veía cómo se diluían las ilusiones.

Antes, lo había recibido con una larga de rodillas en el tercio, para llevarlo a los medios donde son las chicuelinas las que alegran los tendidos, remata con un torero recorte para ponerlo en terrenos de Toto que apenas señala. Nadie ni dentro de la barrera ni en los tendidos imaginaría que la alegría del toro decayera por sabe Dios qué cosa. Ni para decir que sintió el hierro.

Brinda al público, el diestro está ganoso. Muletazos por alto llevándolo a los medios, ya en sitio, intenta por derecha pero le mete un derrote con la cara en alto por el pitón derecho, muestra tendencia a querer defenderse más que a embestir. El toro en cada cite le adelanta el viaje, es mirón y complica la labor. De allí para adelante la cosa tomó otro cariz, para mal, causando desazón y desconcierto. Se refugió en los adentros pegado en la barrera aculado.

El matador pide que Pedro Valdez le eche capote y lo saque de ese letargo pero ni con cuerda para arrástralo. Así las cosas, es poco o nada lo que se puede hacer. Por sí solo dobla el manso.  Paco Ramos opta por lo que es mejor y cambia el acero clavando trasera en el primer intento; pinchazo tirando la patada el pupilo salmantino. Dobla finalmente. La gente entiende la labor del matador que se silencia.

Segundo toro, nombrado Taurino, un negro chorreado de bonita lámina que es aplaudido de salida, corresponde para el portugués Nuno Casquinha. Sale correlón y con brío, también rematando en tablas. Lo recibe con vistoso  saludo  por cordobinas al estilo de Talavante, ofreciéndole el envés de la punta del percal, luego doblándose en verónicas con gusto.

En los medios la reunión es al galleo por chicuelinas para dejarlo colocado al caballo de Andrade que también solo señala. Al salir de la jaca, entierra los pitones en tierra y lo merma.  Oportuno y con oficio Salvador Diaz lo alivia echándole  el capotazo por arriba. Toma los garapullos Dennis Sánchez y David Zorrilla, ambos cumpliendo con acierto. Pareciera que la historia del hermano se vuelve a repetir, mansea, quedándose parado en los medios mostrando escasa raza, no acude a los cites ni se fija ni nada. Sin movilidad alguna, da pasos y solo recela.

Ni pajuno es el toro porque ni intenciones de embestir tiene. Todo un marmolillo terminó siendo. Casquinha se mete un arrimón tratando de llegar al tendido, expone la pierna ante el desgano del toro. Alguién inoportuno le grita que ya está bien porque se lo presume inválido. Va por la muerte y clava un espadazo del que se amorcilla. Dobla. Aplausos en vuelta al ruedo que da por su cuenta.

Tercer toro, Paratón, negro listón, marcado con el 489, que cierra tarde para el venezolano Manolo Muñoz.  El saludo es por verónicas tanteando, en los medios un farol y revolera para dejarlo en suerte de varas de la que no presenta pelea el burel.

Coge las banderillas con las que se adorna pegando saltitos clavando arriba asomándose. Para el segundo, parte por la mitad los palos y ejecuta sentado en una silla (de plástico) a lo Paco Alcalde.

Al público le encanta y ovaciona. Brinda emocionándose a Jorge Morriberón El Tío.

Empieza por derechazos rodilla en tierra. Diferente es el juego del toro que se desmarca del brindado por sus hermanos pues tiene recorrido, son y transmite. Son llevados los muletazos aprovechando el recorrido del toro. Va mejor por el pitón izquierdo pero requiere la muleta reposada cosa que luego parece entender y logra mejor acople.  Volviendo con la diestra surgen molinetes y uno con la pierna flexionada;  arroja la pañosa cogiéndose la chaquetilla en desplante que llega al tendido.  Pide cambiar el pasodoble por música de la región (lo que no es de nuestro agrado).

Distanciado del enemigo, ensaya unos movimientos con la muleta pasándosela por encima del cuerpo y girando sobre el sitio que no sabemos denominar.  Pases flexionando la pierna,  cambiado, dos más por la derecha, buen toro que pasa bien. Pase por alto, ayudados, abaniqueo, que son florituras buscando agradar hasta al mudo Ilucán.

Pide un sombrero y en actitud que no nos agrada se lo coloca encima de la testuz de la res. El respeto no solo debe guardarse para con la plaza sino que fundamentalmente al toro que va entregar su vida en el ruedo.

Esperemos se lo hagan saber.

Mata de un espadazo de efecto fulminante. Ahora sí los tendidos se llenan de pañuelos y conforme el Juez se toma tiempo para considerar la petición, ésta se acrecienta aún más luego de que es concedida la oreja, pero la decisión está firmada y todo queda en pasear el apéndice entre clamores.

_________________________________________

_________________________________________

@TorosenelMundo_

_____________________________