En Santander… El Cid gana la batalla; un gran toro de Adolfo, camino de la finca

Coso de Cuatro Caminos de Santander. Sábado 30 de julio 2016. Última del abono. Tres cuartos de entrada. Tarde lluviosa, cielo cubierto con el típico chirimiri, calabobos.  Toros de Adolfo Martín. Corrida bien presentada. El primero, indultado, de nombre Madroñito, número 2, cárdeno bragado con 511 kilos de peso, nacido en febrero de 2012. El quinto gran toro, el resto manejables un cuarto complicado.
Manuel Jesús El Cid: Indulto y ovación.

Miguel Ángel Perera: Ovación y ovación.

Alejandro Talavante: Ovación y silencio.

______________________________
Mi gran amigo, El Pana solía decir que, las cosas  no son por casualidad sino por causalidad.

El Cid no estaba anunciado en este cartel, como saben sustituyó a Manuel Escribano, pero el tópico dice que, unos se anuncian y otros las torean, sería Calatraveño, de la cuadrilla del Cid, el que metió la mano en el sombrero del mayoral para sacar su lote, hay precisamente estaba uno de los dos Madroñitos anunciado hoy en la corrida de Adolfo y que sería premiado con el indulto. Único en este coso con  123 años de historia, el Cid y Madroñito escriben sus nombres en esta Feria y en esta plaza.

Santander, hizo historia en la última del abono, el primer toro de la tarde de nombre Madroñito, número 2 cárdeno bragado de 511 kilos de peso nacido en febrero de 2012, sería indultado por El Cid, que llegó a Santander por la vía de la sustitución, el primer ejemplar de esta última de feria, salió con brío al ruedo, el Cid lo recogió con unas verónicas, todo lo que hizo en el capote, fue de bravo, empujando en los lances de recibo sobre los dos pitones, el toro, tomó 2 varas, siendo este el único ejemplar que llegó dos veces al caballo, cumpliendo y recibiendo dos puyazos, la suerte de varas en esta feria de Santander ha sido puro trámite.

La expresión del toro y su buena condición, hicieron al Cid tirar la moneda, sobre el pitón derecho del toro, le instrumentó una serie de buen  trazo de hasta 5 muletazos para abrocharse con el de pecho, el toro con el morro por el suelo y empujando la muleta. Continuó toreando en redondo con series de muletazos largos empujando los engaños siempre por abajo, le dio sus tiempos a Madroñito, para volver a la cara del gran ejemplar y esta vez, para probarlo al natural. el de Adolfo, volvería a coger los vuelos de la muleta del Cid por abajo, estética, ritmo y la elegancia de un torero que hoy se ha reencontrado con la afición de cantabria, el toro ha tenido muchas virtudes, prontitud en los toques, fijeza, repetición humillación largura, profundidad en cada muletazo, pero sobre todo nunca se fue a menos, continuó embistiendo como en la primera serie, los aficionados rápidamente se dieron cuenta de las muchas virtudes del toro de Adolfo y comenzaron a solicitar con sus pañuelos el indulto de Madroñito.

La fiesta necesita de toros como este. Enhorabuena al ganadero.

Su segundo toro, cambió a peor, desarrollando sentido, brindó su faena al hostelero sevillano Rogelio Gomez, el toro se acostó sobre el pitón derecho, hubo que sorprenderlo para que tomara la muleta, El Cid muy firme, terminó con una lidia ,  sobre las piernas, para concluir su actuación con un abaniqueo. Sería despedido con una ovación.

Perera, también ha estado entonado con su lote, su primero, segundo de la tarde, lo llevó sobre los dos pitones, un toro, que permitía los tres primeros muletazos, a partir de hay le faltaban los finales, la tizona viajó caída y recogió una ovación.

Su segundo el quinto de la tarde, también ha sido un gran toro, saludó tras parear con ortodoxia Curro Javier, buen puyazo el de Francisco Doblado, lo recogió en el tercio con hasta 7 muletazos de tanteo el toro se abrió bien por ambos lados. tres series de 5 muletazos sobre el pitón derecho,  corriendo la mano y con el toro humillado, hicieron que el público de Santander se metiera en la faena de Perera, muletazos por el izquierdo, naturales con la diestra y un circular lastima pincharlo antes de dejar media en buen lugar. recogió una ovación desde el tercio.

Talavante, brindó su primer toro a Adolfo, al que antes habíamos visto con lágrimas en los ojos, al ver las evoluciones de Madroñito indultado en primer lugar por el Cid, le permitió expresarse en series cortas sobre el derecho, ya por el izquierdo no había forma de ligar, los muletazos, faena breve, que se firmó con una estocada tendida. Sería ovacionado.

Lo intentó con el sexto un toro que salía del muletazo distraído, sin clase en la embestida, aunque noble, se quedó corto y la faena nunca rompió, Talavante, lo pincho y dejo una estocada defectuosa que hizo guardia.

Al toro, se le han realizado las primeras curas en los corrales de la plaza de Santander, donde se ha embarcado para la finca, en pocos días estará padreando para seguir dando buenos productos a esta ganadería.

Pirri, realizó un quite a Julio López Martínez, que caía en la cara del toro, cruzándose en el momento preciso, evitando un percance mayor al susto recibido.

Tras la muerte del tercer toro, saltaron a la plaza dos subvencionados para provocar a los aficionados, algún peñista indignado saltó e intentaron reducir a estos elementos.

_____________________________

@TorosenelMundo_ 

_____________________________