En la Opinión de Pepe Mata… Señor Roca Rey, el arte conduce a la exaltación no al oportunismo

El tirano siempre encontrará una excusa para aplicar su tiranía”: Jean de la Fontaine

  • Advertencia: Siempre es oportuno advertirle tanto a ganaderos como a toreros, que esta artículo no es apto para ellos, porque aquí no aparecerán ni los falsos elogios ni las inútiles justificaciones para acomodar todo en una artificiosa ficción y así dañar al arte del toreo. Para ello, existe la prensa corrupta, la que enaltecerá el engaño e intentará convencer a la buena fe de los lectores de lo que no ocurrió en el redondel. Bajo advertencia… no hay engaño.

Muchos esfuerzos se están haciendo en la América taurina para salvaguardar al arte del toreo, de las malignas intenciones políticas de supuestos personajes de izquierda quienes en la realidad no tienen nada -absolutamente nada- de esa tendencia social. Simplemente son tiranos autoritarios que buscan tener todo el poder para manejar la riqueza de un país.

Como acertadamente lo define Lord Acton:

El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Así las cosas en Hispanoamérica, con pequeños tiranos incapaces.

Pero…

A estos ataques se les debería confrontar no sólo con movimientos sociales, esto es, ir en conglomerados significativos a protestar a las puertas de esos jefes de Estado, de Gobierno, Gobernadores, Alcaldes, para manifestarles que el arte del toreo está intensamente vivo y posee sólidos argumentos; sino también con la indiscutible verdad que debe habitar siempre en el redondel.

¡Sí!

La verdad del toro bravo, encastado e íntegro.

Por otra parte, es consternante que un grupúsculo de supuestos ecologistas y dizque antitaurinos consigan hacer más “ruido” porque simplemente está organizados.

Si todos los taurinos que logran llenar plazas con aforos de 50 mil, 30 mil, 20 mil, 15 mil… 5 mil lugares, se organizaran sería otra historia en la tauromaquia.

Y, sí.

Eso falta en la Fiesta… organización y sobretodo, sustentar su grandeza con la inobjetable verdad del toro auténtico, el toro bravo, encastado e íntegro.

________________________________________________

Comparación: Un toro de Victorino Martín y dos pequeñajos -uno de México y otro de Colombia- lo que torea Roca Rey en América. Las comparaciones son odiosas pero existen

________________________________________________

Los figurines durante tres décadas hicieron un grave daño al arte del toreo mundial; y nuestra única esperanza -en este momento- Andrés Roca Rey, está fallando, porque sus acciones se encaminaron a ser una copia vulgar de esos… figurines.

Sí, lamentablemente, continúa fallándole a la tauromaquia en grado superlativo, al seguir el mismo desastroso camino de la engañifa que provocó que las plazas se vaciaran y que el propio, Roca Rey, volvió a llenar, consecuencia de su indiscutible verdad y sólidos argumentos que trascendieron a todo el orbe.

Sin embargo, esto último -y sobretodo en América- pareciera que para, Andrés Roca Rey, ya no es importante sino meramente anecdótico de un pasado que ya no tiene ni presente ni un futuro.

Han pasado dos eventos taurinos fundamentales para la Colombia taurina, la tradicional Feria de Cali, y la también tradicional Feria de Manizales. Ambos eventos han perdido la luz y la grandeza de la verdad, por el reprobable menoscabo que ha sufrido el imponente toro que ya no se presenta.

________________________________________________

Roca Rey en Manizales, esto es un exceso que no se debe repetir

________________________________________________

¡Sí!

Aquel toro bravo, encastado e íntegro, que debería estar presente cuando torea, Roca Rey, en América, no aparece por ninguna parte.

Pasó por esas ferias colombianas el torero limeño y también los impresentables animalillos estuvieron a recibirle con inadmisible pequeñez y con unos cuernitos por los que no se meterían las manos al fuego.

Ha venido a México y lo mismo ocurrió… más pequeñajos mansurrones y también con estentórea sospecha de manipulación.

No obstante, ha contando también con el apoyo del otro factor que ha llevado a la debacle a la tauromaquia… la prensa corrupta, que intenta convencer al gran público, que esos animalillos que está toreando en América, están bien y se tiene que aceptar.

¡No!

Por supuesto que no se debe ni se tiene que aceptar la simulación. El respetable, el público, los aficionados, son sabios y ya no quieren más engaños.

Para ejemplo, un botón, hace unos días en León (Guanajuato) la gente se hartó de la engañifa, de la imposición de los pequeñajos.

Y se lo han recriminado en las redes sociales, porque sin lugar a dudas, resulta un abuso reprobable contra la buena fe del público, buena fe, que sigue siendo atropellada.

________________________________________________

Este pequeñajillo toreó Roca Rey en León, Guanajuato, hace unos días

________________________________________________

Estar pagando a precios de oro por ver torear a Roca Rey y al final lo que se acaba presentando pareciera un tentadero de luces… es un exceso inaguantable.

El internet globalizó todo -incluida la tauromaquia-, y la gente sabe bien cuando un toro tiene su edad, es bravo, encastado y está íntegro.

Sí el señor Roca Rey, no quiere perder todo el respeto que ha ganado a ley, debe actuar en consecuencia y erradicar los pequeñajos, las ganaderías comerciales que le proveen al bobitoro.

Que si su administración es la que le ha seleccionado esas miserias taurinas…

… ese problema es únicamente del señor Roca Rey que no sabe mandar a sus empleados; no del público.

Lo que a la Fiesta, a la tauromaquia, al arte del toreo y al gran público -que se merece todo el respeto-, les interesa… es ver a, Andrés Roca Rey, enfrentar al toro bravo, encastado e íntegro y en todo su esplendor…

… ¡sí!, en todo su esplendor.

________________________________________________

Si, Roca Rey, torea al toro bravo, encastado e íntegro. Sí, en todo su esplendor… ni quien le diga nada

________________________________________________

Y, si no puede, pues como se les dice a los inútiles políticos incapaces:

Si no puede, pues… ¡que renuncie!

Ya no se puede seguir admitiendo el engaño en el ruedo a través del empequeñecimiento del toro, de reducirle descaradamente la casta y la bravura, con el fin de consolidar al toro doméstico, al bobitoro, para comodidad de los figurines.

Es tiempo de cambiar.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________________________

________________________________________________

@PERIODISTAURINO 

________________________________________________

Les compartimos nuestro QR para fácil acceso a TorosenelMundo

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________