En Pontevedra… Cosa rara, hubo un Presidente riguroso

Pontevedra (Galicia). Primera de la Feria de la Peregrina. Más de tres cuartos de entrada. Toros de Garcigrande, justos de presencia, mansos, unos con movilidad y otros sin fuerzas.

Julián López El Juli: Silencio y oreja.

José María Manzanares: Oreja y silencio tras aviso.

Tomás Rufo: Oreja con fuerte petición de la segunda y dos vueltas al ruedo y silencio.

________________________________

Que en el palco de la autoridad de Pontevedra haya habido este sábado un Presidente riguroso, no está mal; por el contrario era necesario en medio de una Fiesta de complacencias, en donde casi todos los días se informa de un orejerío inagotable y que mucho de esas orejas y rabos, resultan inmerecidos. Puertas grandes que resultan tan pequeñas que sólo hablan del inútil triunfalismo provocado por presidentes manga ancha.

Que si, Tomás Rufo, merecía la segunda oreja de su primero, bueno, puede ser, pero la oreja que conquistó, y fue autorizada por un Presidente riguroso, vale más que todo ese caudal inagotable que regalan los inútiles presidentes complacientes.

Sí, realizó una faena interesante al tercer toro que tuvo movilidad y que acudió bien, y Tomás que tiene sólidos argumentos, hizo lo propio para sumar series de buena factura que llegaron al público. Eso es lo importante, conmover al público, y si lo consiguió, eso ha estado mucho mejor. Si después de que dejó una estocada defectuosa, el público exigió las orejas por convencimiento y no por el simple hecho de hacer valer un capricho -que el público está en su derecho-, todavía se percibe mejor.

Si lo hizo por convencimiento, el público no sólo volverá a ir a ver a Tomás en Pontevedra, sino se convertirá en su seguidor; pero si exigió las orejas, porque el hecho de hacer notar un capricho, todo quedará en el mero anécdota.

Por otra parte, Tomás Rufo, a pesar de ser neófito, tiene mucho camino por recorrer y con serena inteligencia, lo hará mejor porque tiene todo el porvenir para él.

Con su segundo, mostró esas cualidades, pero cuando no se puede lo demás resulta imposible, el toro era descastado.

El Juli acostumbrado a este tipo de toros bonancibles, los de Garcigrande, sabe perfectamente cómo llevarlos. Tienen movilidad y eso está bien; aunque de tanta “dulzura” que le han puesto a los toros, se les está yendo la sangre y están apareciendo no sólo con movilidad, sino con genio -violentos- o reticentes en su caminar. Así le pasó con su primero, hizo una faena correcta el toro deslucido y debilucho, no transmitió nada, a pesar del julipié siempre espectacular.

Con su segundo que tuvo la docilidad franciscana, le hizo series por ambas manos como quiso y después de otro espectacular julipié, se exigió la oreja que llegaría a punto de conducir las mulillas al toro para el destazadero.

Y, José Mª Manzanares, estuvo correcto en sus dos ejemplares. Pulcro dejando plausibles series que mostraron, como siempre, el buen gusto en su toreo.

_________________________________________________________

Les recordamos que el calendario de los festejos de los TorosenelMundo, lo hallarán aquí en nuestra sección de Calendario 

_________________________________________________________

@TorosenelMundo_

_________________________________________________________

Les compartimos nuestro QR para fácil acceso a TorosenelMundo

_________________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________________