En Parentis… Yon Lamothe abrió la puerta grande

Plaza de Toros de Parentis. 2ª novillada de San Bertomiu. Casi lleno. Seis novillos de José Enrique Fraile de Valdefresno. Presentación correcta y comportamientos variados. Once puyazos. La cuadra fue de Bonojol.

José Fernando Molina: Silencio y una oreja.

Yon Lamothe: Saludos tras aviso y dos orejas.

Jorge Martínez: Silencio tras aviso y una oreja.

Detalles

Presidente: Pierre Nogués

Con sol afuera de las arenas (plaza) por estar cubierta por un maravilloso domo.

Yon Lamothe salió en hombros con la hija del ganadero.

_____________________________

Casi lleno para esta segunda novillada de la Fiesta de los Parentis. Con una presentación correcta y comportamientos variados de los novillos de José Enrique Fraile de Valdefresno, los que contribuyeron en gran medida para hacer de esta tarde algo más que entretenida.

Mención especial para el segundo, el novillo más completo y el más encastado. El quinto, manso con casta, permitió a Yon Lamothe construir una faena con mucha transmisión, que centró la atención del público. Todos, excepto el quinto, tomaron dos puyazos. En el primer encuentro con el caballo, embistieron con fuerza.

Fernando Molina, irrelevante en el primero; cortó una oreja en el segundo gracias a una muy buena estocada. Jorge Martínez se enfrentó a los dos novillos más complicados del festejo. Es autor del muletazo más bello de la tarde, una soberbia trincherilla. Después de entrar con la espada al sexto, pasó por el palco de enfermería al final de la corrida, pues sufrió una cogida espectacular. Yon Lamothe tuvo a los dos utreros más interesantes del encierro. Sí, estuvo un poco por debajo del segundo muy encastado al que mató mal. Incendió, literalmente, las arenas con su segundo novillo, un manso con casta que transmitió mucho; Yon cortó dos orejas abriendo la gran puerta de las arenas de Parentis.

Toro a toro

El primero, en tipo de Lisardo (Sánchez), fue mal puesto en suerte en varas, le dieron un primer puyazo muy apenas y se fue. Se defendió en el segundo encuentro. Al novillo le faltó más fuerza. José Fernando Molina inició su faena por la derecha, el toro era noble, pero su debilidad perjudicó la faena. Dos buenas series con la derecha, sin embargo, el torero fue irrelevante.

Lo mismo ocurrió con la izquierda, nada dijo. Como suele ocurrir con los toros de este encaste, el utrero remontó y fue a más. El torero que transmite poco, se quedó por debajo de todo el potencial del de Valdefresno. Molina remató la faena con pases por alto. Pinchazo, media estocada, descabellos. Silencio.

En el ecuador del festejo salió un típico novillo Atanasio, bien armado. En el primer encuentro con el caballo atacó pero al igual que el anterior, le faltó más casta para concretar más.

Fernando Molina dobló el toro y le colocó en medio del ruedo. Así comenzó con la derecha y el novillo se escupió del pase yéndose a refugiar a las tablas. El torero se esforzó por obligarle a acudir y mantenerlo en los medios. Al insistir con la mano baja, consiguió una buena serie por el lado natural. Mismo proceso y mismo resultado para los últimos derechazos. Molina decidido, se entregó en la suerte suprema y cortó una oreja.

En segundo lugar salió otro novillo también típico de Lisardo. Metió la cabeza en la capa de Yon Lamothe; empujó en el primer encuentro sometiendo al caballo en la barrera. También empujó en el segundo encuentro. El novillo hizo de las suyas en el segundo tercio, ya que fue por los banderilleros.

Yon inició con doblones y fue desarmado al trazar el segundo derechazo. El toro fue noble y humilló sobretodo por el pitón derecho. Buena serie con bonito cambio de mano, así bajó la mano y el Valdefresno sintió su mando.

Por la izquierda, el novillero se fue al hilo de las tablas, todo fue un desorden. El novillo, noble pero exigente, pedía más distancia y darle la salida alargando el muletazo.

Finalmente, el torero volvió a darle paso a la derecha en los medios de la plaza, lo que era lógico y lo mejor para la faena. Yon buscó quedar en suerte para entrar a matar. En el primer intento apareció un feo bajonazo. Volvió a perfilarse y dejó una entera, que no fue suficiente, ya que el toro se levantó tantas veces como el puntillero intentó poner punto final. Hubo necesidad de hacer uso de dos descabellos. Saludó en el tercio y palmas para el novillo.

El quinto, en tipo de Lisardo, bien hecho y armado, salió abanto. Sólo acudió a un puyazo sin empujar. Anduvo andarín durante el segundo tercio. Nada más le citó el novillero con la derecha y se rindió, así literalmente, se rindió en la muleta yéndose a las tablas, haciendo ir por todo el ruedo a Yon Lamothe. Por la izquierda, se empleó un poco más, con enjundia, lo que transmitió y Yon en este contexto expuso más para que su toreo llegara a los tendidos.

Exponiendo y con una sonrisa “conectó” con el público; pisó los terrenos comprometidos, metiéndose con el toro, obligándole a ir casi a los medios.

Yon pudo ligar series con la derecha que impactaron al público. Como suele ocurrir con estos toros de media casta, si el matador se mete (y se les sube un poco) permiten faenas brillantes que atraen la atención de los aficionados.

Esto es lo que sucedió este día en Parentis. El final es totalmente tremendista y consigue explotar todavía más, el inagotable entusiasmo de la grada. El novillero cortó dos orejas tras tres cuartos de espada, que provocó claudicar rápidamente al de Valdefresno.

El tercero mostró todo el tipo de Atanasio, fue aplaudido tan pronto hizo su entrada al redondel. En el tercio de varas, llegó en un primer encuentro al caballo, pero le faltó poder para atacar. Lo mismo ocurrió en el segundo viaje al peto. Jorge Martínez brindó su faena a José Fernando Molina, para inmediatamente iniciar con una serie de derechazos y pases de pechos que llamaron la atención.

El toro que fue noble, le faltó un poco más de fuerza. Rápidamente se fue a menos y comenzó a defenderse en la muleta, cuando la derecha le citó para ligar los pase. Por el lado natural, se entregó en el primero un poco, sin embargo, bajó de inmediato la velocidad como lo hizo con la derecha. Martínez insistió innecesariamente, ya que, el toro se había ido a cobijar su carencias a las tablas. Entró a matar dejando una entera que resultó eficaz. Silencio

El sexto es, con diferencia, el toro mejor presentado de la Feria. Buen saludo capotero de, Jorge Martínez. El novillo tiene casta, poder para empujar al caballo hacia atrás en un primer encuentro. Y fue con más codicia en el segundo. El de Valdefresno era serio, exigente pero salió reservón tras sus dos encuentros con el caballo.

Comenzó la faena con la derecha, Martínez buscó el sitio para proseguir y concretar. Otra serie correcta por la derecha, sin embargo, el novillo fue tardo y el torero bullidor. Por la izquierda, Jorge, toreó demasiado cerca sin alargar el pase. Toro, torero y faena fueron a menos. Tras una trasteo demasiado largo, Martínez fue cogido espectacularmente al entrar a matar. Al segundo intento, dejó una entera que hizo caer al toro. Recibió una oreja motivada por la emoción que se vivió en este dramático final de faena.

___________________________________________________

Les recordamos que el calendario de los festejos de los TorosenelMundo, lo hallarán aquí en nuestra sección de Calendario 

___________________________________________________

Galería cortesía de Phillipe Latour

___________________________________________________

@TorosenelMundo_

___________________________________________

Les compartimos nuestro QR para fácil acceso a TorosenelMundo

_________________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________________