En la Opinión de Pepe Mata… ¿Que algunos ganaderos mexicanos importaron mansedumbre española?

Hay que apartar de nosotros el mal gusto de querer coincidir con muchos”: Friedrich Nietzsche

  • Advertencia: Siempre es oportuno advertirle tanto a ganaderos como a toreros que esta artículo no es apta para ellos, porque aquí no aparecerán ni los falsos elogios ni las inútiles justificaciones para acomodar todo en una artificiosa ficción y así dañar al arte del toreo. Para ello, existe la prensa corrupta, la que enaltecerá el engaño e intentará convencer a la buena fe de los lectores de lo que no ocurrió en el redondel. Bajo advertencia… no hay engaño.

Trascendió en estos días que las autoridades mexicanas tras cerca de tres décadas volverán autorizar a ganaderos de bravo mexicanos a importar lotes de vacas y seguramente alguno que otro semental de ganaderías españolas, para supuestamente reforzar la sangre que habita en Rancho Seco, Santiago Pérez Salazar propietario de San Fernando, así como Fernando de la Mora, los Gutiérrez Cortina de Santa Fe del Campo y Pepe Marrón.

De inmediato apareció el cuestionamiento al ver que habían elegido -salvo la ganadería La Quinta de los Martínez Conradi encaste Santacoloma- ganaderías comerciales del encaste comercial Domecq: Victoriano del Río y Garcigrande, en donde se “fabrica” para comodidad de los figurines el llamado, por los severos críticos aficionados españoles “bobitoro”.

La Fiesta predecible a través del disminuido y casi “domesticado” toro, con el que lograron menoscabar la grandeza del arte del toreo.

_____________________________

El toro de Victoriano del Río en Arles

_____________________________

¿Cómo llegaron a seleccionar a estas ganaderías comerciales que es muy posible no les traigan ningún beneficio a sus vacadas?

¿Cómo seleccionaron el ganado comprado?

Es un misterio que hallar en lo más recóndito del limbo.

Recuerdo bien que en la década de los noventa -del siglo pasado-, el inolvidable ganadero Don José Chafik Hamdan Amad -el siempre bien recordado Pepe Chafik-, decidió aventurarse en estos menesteres y lo hizo con sólidos argumentos.

Primero, trajo pajuelas que le regalaron sus grandes amigos Victorino Martin Andrés (qepd)y Victorino Martin García, en lo que fue un hecho excepcional.

Acto seguido, su espíritu indómito le llevó a conformar una ganadería en España. Y por ello, se pasó meses enteros estudiando los libros ganaderos del Marqués del Saltillo, Antonio Rueda de Quintanilla, así como los de las ganaderías a donde iba adquirir vacas y sementales, con el fin de conseguir llegar a la sangre que dio luz y grandeza también a las vacadas de Albaserrada, Santa Coloma y a la cabaña brava mexicana.

Cabe recordar que cuando el Conde de Santa Coloma y el Marqués de Albarrada andaban extraviados en sus empadres y no le salían los productos con la calidad de lo que sí conseguía el Marqués del Satillo, refrescaron con la sangre pura de Saltillo a través de vacas y sementales que fueron fundamentales para conseguir un lugar preponderante en el entorno taurino español.

____________________________________

Coquito de San Martín del inolvidable criador de toros bravos José Chafik Hamdan Amad… el toro del encaste Saltillo

____________________________________

Esto es, el Santísimo, como yo le decía con respeto y suma admiración al extraordinario Pepe Chafik, porque era un hombre religioso apegado totalmente a Dios; cuando fue a comprar vacas y sementales de las diversas ganaderías que tenían Saltillo, Santa Coloma y Albaserrada, ya tenía claro, muy claro el objetivo de lo que pretendía: llegar al toro ideal que buscó y consiguió el Marqués del Saltillo.

El loable esfuerzo del Santísimo logró concretar el reto al paso de los años tanto en España como en México, para donde seleccionó e importó a finales de esos años 90, vacas y sementales que refrescaron no sólo a su ganadería, sino a muchas más. A las que siguió ayudando a través de la selección en los empadres.

Me tocó ver que algunos criadores -como suele ocurrir en todo- se sintieron superiores al maestro, sólo que lamentablemente, en esa soberbia llevaron a la decadencia a sus ganaderías, desperdiciando el indiscutible valor genético que tenían por haber hecho a un lado la sabiduría de alguien que sí conoció a perfección el encaste Saltillo… Pepe Chafik.

El extraordinario ganadero Pepe Chafik, me decía con una felicidad que no le cabía en el corazón “… Dios me iluminó para que pudiera conseguir ese sueño que hizo realidad el Marqués (del Saltillo) y lo conseguí“.

Efectivamente, a través de los empadres llegó al toro emblemático del encaste Saltillo, aquel Coquito, lidiado el 8 de mayo de 2008 en la Monumental Plaza de Las Ventas, en un encierro que fueron otros tres más de una calidad indiscutible y en conjunto bravo el encierro.

Es muy posible que muchos de los que estuvieron ese día -ya que el festejo se celebró dentro de la Feria de la Comunidad de Madrid-, no supieran que estaban siendo testigos del hecho histórico de lidiar un auténtico Saltillo a través de la sabiduría inacabable del Gran Pepe Chafik.

Sí justo ese 8 de mayo estaba cumpliendo su añorado sueño, había llegado a su muy claro objetivo y ese toro merced a su bravura, casta, clase, calidad, recorrido y emotividad, recibió honores, muchos honores, como por ejemplo, el de la severa, exigente Asociación El Toro de Madrid, que supo reconocer con suma sensibilidad al ganadero Chafik en su proeza.

En México, poco tiempo antes de partir de este mundo el sabio criador de toros bravos, recuerdo bien que tenía en su ganadería, allá en Santillán, seleccionados a 20 vacas con un semental padreando, y de acuerdo a lo que me decía era un empadre histórico. Ahí está lo que el Marqués del Saltillo concibió, me decía con un entusiasmo desbordante.

Lamentablemente, hubo varias historias turbias que se sucedieron con su salud, al no seguir un familiar incómodo los lineamientos que le indicó el médico, y justamente, ese familiar incómodo vendió la ganadería sin un orden genético como tenía todo diseñado el emblemático ganadero… pero esa es otra muy penosa historia que algún día se contará.

Retomando la actual compra resurge la pregunta:

¿Todos los ganaderos que traerán productos de Victoriano del Río y Garcigrande lo hicieron con la muy rigurosa selección que tuvo Pepe Chafik?

¿No se habrán dado cuenta que desde hace varios años comenzaron a degenerarse las características de los toros de estos ganaderos comerciales y están pasando de la mansedumbre con esa asfixiante obediencia borreguna al violento genio y la invalidez que les hace no embestir?

Eso se está acentuando cada vez con mayor evidencia.

________________________________________________

La ganadería Garcigrande predilecta de El Juli

________________________________________________

Ahí están las imágenes que debieron haber visto para llegar a concretar el hecho, pero…

… cada cabeza es un mundo, y ellos, como me decía mi inolvidable amigo y maestro Pepe Alameda: “¡Yo soy una república y en mi república mando yo!“.

Sin embargo, lo nada deseable será, que el público, mientras en el redondel no aparezca el toro bravo y encastado, que lleve a la emoción a la cúspide de ver a un torero que en verdad lo enfrente, lo domine con grandeza, y luego cree momentos escultóricos irrepetibles, seguirá alejado de las plazas. 

Sí, porque a pesar de que no se quiera aceptar, el denominador común de estas vacadas mexicanas que se aventuraron en esta compra, es la exasperante mansedumbre, consecuencia de que podrían ser malos ganaderos, o bien, sucumbieron en las miserias taurinas de un sistema decrépito, arcaico e inoperante que impusieron los figurines, para ser proveedores del pequeñajo bobalicón.

Así lo hicieron en España así lo concretaron en América.

Ya son 30 años de que el arte del toreo sufrió el atropello de estos figurines y de los ganaderos que claudicaron en su misión de salvaguardar a la luminosa verdad que da la bravura y la casta.

¿No será tiempo de ya devolverle a la tauromaquia su verdad, su esencia, lo que la liturgia delimita para concebir el mágico y misterioso rito?

Supongo que así debería de ser, porque una cosa debe quedar clara:

Si no hay verdad… no hay arte.

Si no hay la grandeza del toro bravo… no puede existir el arte de la tauromaquia.

Podrán seguir sustituyéndolo a través de una frívola parodia con el pequeñajo bobalicón, pero eso produce sólo un vacío tan tremendo en los espíritus de los diletantes taurinos, que sólo puede volver a llenar el toro bravo en toda su dimensión.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

______________________________________________

Sólo la verdad del toro bravo le devolverá su verdad al arte del toreo

______________________________________________

______________________________________________

@PERIODISTAURINO  

______________________________________________

Les compartimos nuestro QR para fácil acceso a TorosenelMundo

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

___________________________________________________________________________