En Algeciras… Tarde de sentimientos; Oreja por coleta en la segunda de abono

Algeciras. Coso de Las Palomas. Jueves 23 de junio 2022. Segundo festejo de abono de la Feria Real. Se lidiaron seis toros de El Torero, (Lola Domecq), bien presentados y con desigual juego, destacando el sexto como manso de carreras. Dos tercios de entrada en los tendidos del coso de Las Palomas.

Morante de la Puebla: Ovación y oreja.

Alejandro Talavante: Ovación con saludos y oreja.

David Galván: Ovación con saludos tras aviso y oreja.

Detalles:

Al finalizar el paseíllo, el diestro Morante de la Puebla se vio obligado a recoger una ovación que el público le tributó por el reciente fallecimiento de su padre.

____________________________

Con los sentimientos a flor de piel se inicia el pasillo de la Segunda de abono en la feria de Algeciras. Con dos tercios, casi lleno en los tendidos de sobra y floja entrada en los de sol, se rompe el paseíllo con una férrea ovación dedica al diestro cigarrero que saluda desde el callejón. Se palpaba en el ambiente el cariño que el público daba al de la Puebla por la reciente pérdida de su padre. Aprovechamos desde estas líneas para honrar la memoria de D. Rafael Morante y trasladar nuestro más sincero pésame.

Comienza la tarde tratando de meter en el capote al primero, comenzando la lidia con sus característicos trasteos, no llegando a poder estirarse a la verónica. De embestida bronca y a trompicones, pasa el tercio de varas. Sacado el toro del caballo con dos buenos puyazos, el de la Puebla hace las delicias del respetable con cuatro verónicas de sabor añejo, rematada con una media marca de la casa. Cuando todo el coso esperaba el brindis al cielo, Morante pide permiso a la presidencia y comienza la faena de muleta. La procesión va por dentro.

Comienza la faena de muleta con dos grandes trincherazos y pase de pecho de gran factura estética. Con la segunda, saca al toro a los medios para tratar de construir la faena, encontrando la embestida poco ortodoxa del burel, además de la presencia del levante, que azota en estos días el Campo de Gibraltar. Cambia de mano la muleta comenzando con 4 naturales de bellísima ejecución, bajando mucho la mano y llevando al toro a sus terrenos, pero de nuevo eolo hace su presencia y descompone la muleta de Morante, que opta por tomar la espada de matar. Con el acero en la mano, de nuevo cuatro naturales que dejan un buen sabor de boca para cerrar su faena. Estocada tendida que provoca la hemorragia del animal. Ovación. Sentimientos a flor de piel en el primer toro que lidia tras la pérdida de padre.

Tras el riego al ruedo, y la merienda de rigor, sale al redondel el cuarto de la tarde y segundo del lote de Morante. Con un comienzo algo temeroso y dubitativo, se lanza con tres verónicas que remata con una media muy en su estilo. Morante sintió la llamada de su toreo de quilates cuando al sacar el toro del peto del caballo, le endosó tres ceñidas chicuelinas que remató con una filigrana. Los tendidos explotaron en palmas con la delicatesen de D. José Antonio. La faena de muleta comienza con Morante agarrado a las tablas, dando dos pases al toro que sale en busca del centro del coso tras dos golpes. Se oye la voz desgarrada cantando a Morante y a su pesar, que acompaña con unos buenos muletazos con la mano derecha. Al comienzo de la cuarta tanda, el toro hace por el torero, pasando por el túnel, continuando sin mayores sobresaltos, basándose en la mano derecha, que remata con una tanda de naturales, exprimiéndole una última tanda a pies juntos en la querencia del toro, en el momento en que el toro se reja por completo. Toro que Morante ha sabido exprimir. Pinchazo y estocado ligeramente trasera. Oreja.

Gran expectación en los tendidos por la vuelta de Alejandro Talavante a Algeciras. Tras su paso por Madrid y Sevilla, el público espera que pueda desbordar el toreo que lleva dentro. No consigue enlazar verónicas por las reservas del toro a entrar al trapo, entrando al caballo una sola vez, con un buen puyazo. Sentido brindis de Talavante a Morante, que se funden en un abrazo. Gran gesto humano por parte del diestro extremeño. El comienzo de la tanda comienza con la derecha, con buenos pases que hacen sonar las palmas en los tendidos. Tras estas, cambio de mano con la expectación de ver la zurda de oro de Talavante. Un toro que funcionó mejor por la zurda y que el diestro supo sacarle lo poco que tenía a este reservón toro. Estocada efectiva que hace sonar las palmas en los tendidos. Ovación.

Y no hubo más porque el problema que se le ha visto a Talavante, tanto en Algeciras como en el resto de su temporada, es la falta de conexión con el público. Un sentimiento de frialdad recorría los tercios del coso algecireño.

No hay quinto malo y por eso paseó pelo Talavante con el segundo de su lote. Comenzando con trasteo en el tercio de capote, consigue darle cinco verónicas que remata con una media de gran calibre. Brindando al público, comienza en las rayas de picar con unos ayudados por alto, el toro comienza a demostrar que está más por salir a los medios y desentenderse que estar a la faena. El pacense construye una faena de grandes muletazos sobre la mano derecha, no queriendo el toro saber de la izquierda, dejándonos huérfanos de la zurda de oro. Al igual que el primero de su lote, la falta de conexión con los tendidos hace que no cale más toreo, pese a tener momentos de brillantez. Oreja. Sentimiento de frialdad en la relación con los tendidos.

Se pudiera considerar que Galván está ante la temporada de su explosión. Con una gran actuación en la Copa Chenel con los toros de José Escolar y El Retamar, que le valió entrar en la feria de San Jorge de Zaragoza, además del pase a la semifinal de la Copa Chenel. Muchas ganas de ver al torero de la tierra que se ha ganado el estar en la feria por méritos propios. El mejor toro de la tarde estaba en el ruedo y Galván lo aprovecho. Le endosó una tarde de verónicas, parando el reloj por la templanza y haciendo levantar a los asistentes del cemento cuando cerró con una media. Tras un puyazo, se parea muy bien el toro, en especial Víctor Nieto que recibe una gran ovación.

Con la tela “colorá”, Galván derrocha torería por los dos pitones del toro, citando en la lejanía y con las arrancadas del toro, la música hace acto de presencia. Tras cinco tandas con la derecha, se pasa a los naturales marcando perfectamente los tiempos, acompasando la buena embestida del astado y toreando con gran ligazón y en círculo. A la hora de entrar a matar, se pide el indulto, llegando a pensarlo el torero que mira a la presidencia y al mayoral. Sabiamente no se concede, es un buen toro, solo eso. Como decía D. Agustín de Mendoza (D.E.P), Conde de la Corte, cuando le pedían el indulto a uno de sus toros, allá por los años 50 y 60: “Como ese tengo 40 en el campo”. Pues seguro que como “Adulzado” hay más en casa de Lola Domecq. Y el sentimiento que dejó Galván durante su faena fue de euforia, por ver como sabía tocar las teclas de un gran toro, que marró el tocar pelo por la espada. Hasta 5 veces entró a matar, encontrando la caja del toro, dejando definitivamente media estocada que le sirvió para coger el estoque de cruceta y cambiar la euforia, por la decepción al fallar con los aceros, escuchando un aviso. Ovación.

Con el cierra plaza, David Galván volvió a sacar lo mejor que tiene dentro. Huelga decir que le tocó lidiar con un manso de carretas, sacándole todo lo que tenía dentro a “Cuartelero”, que no era mucho. Tras un breve trasteo, le calza cuatro delantales y tres chicuelinas, rematando con una filigrana para el deleite del respetable. En el primer encuentro con el caballo, se demuestra la naturaleza mansa del astado, siendo abanto sin atender a los capotes que se le lanzan por parte de la cuadrilla de Galván, así como los de Morante y Talavante. Cruza el redondel y recibe otro ligero puyazo del picador que guarda la puerta. Faena de arraigo donde toreó con la rodilla en tierra, y con unos ayudados, de gran calidad, sin parar de llamar la atención del toro que por momentos se rajaba y buscaba la querencia.

Galván ha sabido sacar petróleo de un toro que en otras manos hubiera sido pasaportado a las primeras de cambio. Pero el sentimiento de frustración aparece cuando de nuevo falla con la suerte suprema: mete-saca, pinchazo y por fin, estocada certera que hace rodar al que cierra plaza. Oreja que pasea con sentimiento de alivio.

____________________________

Créditos fotos © Juan Andrés Viedma Benítez, ANFT (Asociación Nacional de Fotógrafos Taurinos)

____________________________

_____________________________

@TorosenelMundo_

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________