En Alès… Alberto Lamelas abre la Puerta Grande

Alès (Francia). Arènes du Temperas. Sábado 28 de mayo 2022, vespertina. Primera corrida de la Feria de la Ascensión. Se lidiaron seis toros de la ganadería francesa de Philippe Cuillé, muy bien presentados, cinqueños todos les faltaron fuerzas, chispa y de alegría a pesar de un fondo de nobleza. Lleno en los tendidos.

Alberto Lamelas: Oreja tras aviso y oreja tras aviso.

Esaú Fernández: Silencio tras dos avisos y silencio tras aviso.

Tibo García: Ovación con saludos y oreja tras aviso.

Detalles:

Antes de iniciar el paseíllo, la viuda del ganadero francés Philippe Cuillé rindo un emotivo homenaje a su espeso

Una vez finalizado el paseíllo, sonó los acordes del himno nacional francés.

Presidió la corrida Cédrick Buttet.

Aquí hallarán el sorteo de la corrida.

_____________________________

El primer toro, no humilló en el capote de Alberto Lamelas. De falta de fuerza, fue poco castigado en varas, un picotazo y un refilón. Brindó al público. El madrileño inició su faena con pases cambiados por la espada. Por el pitón derecho, el toro de Cuillé quedó soso, aunque respondió bien a los quites del torero, pero lo hace sin raza y con falta transmisión. Lamelas la sacó con sinceridad y eficacia muletazos cuando logro sostenerle y hacerlo durar. En cambio, el toro hubiera merecido que lo toree con más delicadeza y templanza. Una corta serie por la izquierda antes de regresar con la mano diestra para dejar las mejores series de la faena, las más templadas. Remató con bernardinas antes de matar con una estocada entera y un descabello, corta la primera oreja.

Ante el cuarto que fue bien recibido en el capote de Alberto Lamelas, el toro tomó una sola vara empujando. Brindo al empresario Didier Cabannis. Pero salió afligido. Hecho las patas al suelo siempre cuando el torero le exija demasiado. Tres series por la diestra durante el inicio del trasteo sosteniendo las embestidas del astado. Otras tres series por la izquierda que han resultado más ligadas, el de Cuillé, careció de alegría y además transmitió poco. Para dar más altura a su trasteo, el madrileño apostó por un toreo sincero, pero más tremendista, pero el conjunto hubiera sido más corto. Dos pinchazos y una entera de efecto fulminante, se le concedió una oreja que le sirvió par abrir la Puerta Grande del coso del Temperas.

El segundo se llevó un primer puyazo empujando, pero luego se quedó dormido debajo del peto. Volvió por sí mismo a la cabalgadura y se defendió más en este segundo encuentro. Brindó al público, el toro se cayó cuando Esaú Fernández lo dobló. Al inicio de la faena, el toro fue un poco tardío y violento. Difícil juzgarle después, Esaú Fernandez se decantó por una tauromaquia pueblerina muy marginal. Fuera de cacho y forzando la actitud. Toreó más al público que al toro. Final tremendista, antes de matar muy mal con cuatro pinchazos. Fue silenciado.

El quinto empujó en el primer encuentro, pero se defendió en la segunda entrada. Tras un caótico tercio de banderillas, Esaú Fernández inició su actuación por lo alto. Al toro le faltó alegría y transmisión. El sevillano, a diferencia del primero, optó por un toreo muy lejano, marginal, muchas veces fuera de cacho y muy pueblerina. La faena, demasiado larga, careció de sinceridad y no llegó a los tendidos. Maó de una casi entera sin entregarse en le volapié, tras un pinchazo. Fue silenciado.

El tercer astado remató varias veces contra las tablas. Él también muestro signos de debilidad y fue muy levemente castigado con un picotazo. Tibo García brindó al respetable. Su propuesta basada, con aplicación, buenas series por la derecha en el inicio de la faena. El toro fue noble, pero careció totalmente de transmisión lo que no le sirve al diestro francés. Por la izquierda, el toro resultó complicado y la faena, un poco demasiado larga, siguió siendo esencialmente diestra. El toro de Philippe Cuillé fue a menos, remató su trasteo en terreno reducido ante de colocar una estocada entera pero tendida y con uso del descabello. Fue recompensado con una ovación con saludos.

El sexto y cierra plaza fue el mejor toro de la corrida. Bien recibido en el capote de Tibo García. Tomó una primera vara, pero se defendió y un picotazo en el segundo encuentro. El toro fue noble. Tuvo un tranco que no tenían los otros cinco. Sobre el pitón derecho, le permitió al francés construir una buena faena aprovechando bien las embestidas del astado y conectó con el público. Con la mano zurda, el toro, resultó más complicado y ofreció pocas opciones. Volvió con la derecha, pero el de Cuillé se frenó y la faena se fue a menos. Un pinchazo y una estocada entera trasera le sirvió solo para poder pasear una sola oreja.

_____________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir

_____________________________

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________