Lo comenta Miguel Ángel Yáñez… El Juli se reconcilia con Madrid

Tarde muy emotiva la que se ha vivido en Las Ventas, primera en la que se colgó el cartel de «No hay billetes» de este San Isidro 2022 después de dos años sin Feria por la maldita pandemia que tanto ha destruido y se ha llevado por delante, entre ello muchos aficionados que nos han dejado en estas dos temporadas y a los que la empresa «Plaza 1″ con gran sensibilidad quiso recordar tras el primer paseíllo del primer festejo del ciclo isidril con un más que respetuoso minuto de silencio que se guardó por parte de todos los asistentes. Este fue desde mi punto de vista un buen y emotivo inicio.

Pero la emotividad y en grado superlativo fue la que vivimos esta tarde del  «No hay billetes» en la que se daban cita tres toreros con un gran cartel como son Morante de la Puebla, Julián López El Juli y Pablo Aguado con los toros de La Quinta. Hasta aquí todo en la línea de las tardes de expectación las que muchas veces se tornan en decepción.

in embargo, aquí las cosas fueron a más y mejor especialmente con un torero de los considerados como Figuras y probablemente al que más se le exige en Madrid, pese a que él sea un torero madrileño; lógicamente nos estamos refiriendo a El Juli al que un amplio sector del público de Las Ventas parece que lo tiene siempre en contra o digamos, que le exigen que haga las cosas como él este miércoles demostró que las sabe hacer y cuando se lo propone las hace y con el llamado «toro de Madrid«, no con algunos pequeñajos con los que se ve las caras en otras ciertas plazas.

________________________________

________________________________

El lote que le correspondió en suerte a Julián tenía su aquel, el que le supo ver, comprender, templar, mandar y dominar. En su primero un toro más bonancible y claro estuvo francamente muy bien tanto con el capote como con la muleta con los que instrumentó lances y pases de esos que se llaman de cartel, estando prácticamente durante toda la lidia bien colocado en el sitio de la verdad y al que le cortó una oreja merecida.

Pero ¡Ay amigos! el segundo de su lote ya no era tan claro como el primero, tenía genio y en el inicio de la faena de muleta se le coló por ambos pitones con el punto de mira puesto en el cuerpo del torero y con muy malas intenciones. Pero ahí es donde apareció ese Juli poderoso, mandón, con oficio, con arte y colocación para demostrarle al bicho quien era el que mandaba, y bien que lo hizo con una faena profunda, de poderío y experiencia que nadie se la niega y ahí es donde apareció esa comunión que también debe haber siempre entre el toro, el torero, el aficionado y el público en general que hace que la tauromaquia sea algo tan sublime como es y debe ser siempre.

Pero si en muchas tardes anteriores como hemos dicho tenía la espada de Damocles sobre su cabeza a base de protestas por cierto sector, hoy fue todo lo contrario ya que desde un principio tuvo el respeto de todos que El Juli hizo que se volviera pasión y reconocimiento del bueno, del auténtico como toreo auténtico es el que hizo y demostró que cuando quiere puede porque sabe y tiene dotes para ello.

La pena fue el fallo a espadas con su segundo que le hubiera abierto la Puerta Grande de Madrid, pero lo que sí hizo fue abrir la puerta grande de los corazones taurinos de los aficionados y público que llenábamos el aforo completo de Las Ventas; tanto que no solo a Julián López El Juli se le saltaron las lágrimas sino también a muchos espectadores por la emoción y verdad auténtica que se pudo ver y disfrutar en esa abarrotada plaza Monumental de Las Ventas donde por fin hubo esa reconciliación.

_________________________________ 

__________________________________ 

@miguel_a_yanez  

_________________________________________________________________________ 

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

_________________________________________________________________________