En Sevilla… El muro casi infranqueable de la mansedumbre y del descastamiento

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Viernes 29 de Abril, 2022. Más de un tercio de entrada. Se lidiaron cuatro toros de Juan Pedro Domecq y dos -quinto y sexto- de Parladé, las dos del mismo propietario. Muy justos de presentación, que han resultado mansos en su conjunto, ya que no pelearon con las cabalgaduras, se estrellaron con los petos y se defendieron con el fin de deshacer el encuentro. El quinto y sexto, mostraron un poco -sólo un poco- de movilidad, que no dice nada en favor de su dehesa.

Daniel Luque: Ovación y saludos tras fuerte petición.

Álvaro Lorenzo: Silencio tras aviso y oreja.

Gines Marín: Silencio y oreja.

___________________________

Prefiero un malvado a un tonto, porque los malvados descansan”. Anatole France

  • Advertencia: Siempre es oportuno advertirle tanto a ganaderos como a toreros que esta crónica no es apta para ellos, porque aquí no aparecerán ni los falsos elogios ni las inútiles justificaciones para acomodar todo en una artificiosa ficción y así dañar al arte del toreo. Para ello, existe la prensa corrupta, la que enaltecerá el engaño e intentará convencer a la buena fe de los lectores de lo que no ocurrió en el redondel. Bajo advertencia… no hay engaño.

El ganadero Juan Pedro Domecq -irresponsablemente- al finalizar el lluvioso festejo, culpó al albero sevillano por el pésimo desempeño que tuvieron sus animalillos. Alabó algunos de sus bovinos, como si él hubiera estado en otro festejo.

El haberse inventando a través de los empadres al mal llamado “toro artista”, fue lo que detonó el terrible daño que llevó a la tauromaquia a la severa crisis por la que transita; porque este tipo de especímenes que más parecen animalillos domesticados para tener cómodos y contentos a los figurines, llevó a imponerlo a muchos ganaderos sin ética, que, lamentablemente actuaron en consecuencia multiplicando esta ofensa para la grandeza del toro bravo.

Esto es, la bravura que provoca que el toro pelee con poderío lo sustituyeron por la borreguna mansedumbre y la casta que obliga al astado a embestir con fuerza inaudita la transformó en lo que se llama movilidad.

A ese imponente toro bravo y encastado… lo convirtió genéticamente, en un animalito borreguno que se desplaza con la dulcificante gracia de un lirio desmayado.

La Fiesta comenzó a decaer y el público que admiraba las grandes hazañas de los toreros, al ver que la emoción se convertía en un mero divertimento creado por los frágiles figurines, decidió alejarse de las plazas.

No había mucho que los motivara.

La lección no la han aprendido los empresarios y pareciera que tampoco el sistema que mueve a la tauromaquia.

Comparecieron esta tarde -lluviosa tarde- tres toreros quienes indiscutiblemente pueden enfrentar al toro bravo y encastado.

Tres toreros que pueden dominar heroicamente al toro bravo y encastado.

Tres toreros que una vez que domeñaron a la casta y la bravura se pueden transfigurar en artistas para deleitar al espíritu con luminosas creaciones.

Así es.

Daniel Luque, Álvaro Lorenzo Gutiérrez y Ginés Marín, pueden sin lugar a dudas, confrontar la grandeza del toro bravo y encastado y devolverle así, la luz que fue perdiendo el arte del toreo con tanta engañifa.

Lamentablemente, aparecieron los animalejos de Juan Pedro Domecq… bueno, cuatro con esa denominación, mientras que el quinto y sexto bajo el nombre de Parladé -que según está a punto de desaparecer- y que también es propiedad de Juan Pedro Domecq.

Fueron mansos los seis.

El muro casi infranqueable de la mansedumbre, del descastamiento…

… casi, porque hubo toreros que no claudicaron en el intento y demostraron su inobjetable profesionalidad.

Daniel Luque extrajo una muy meritoria faena a un bobitoro indigno de haber pisado el albero sevillano. Esfuerzo notable por parte del torero, quien lució con la capa con lo poco que tuvo el animalillo. Luego fue el calvario por querer sacar una faena. De reconocerse que los pocos pases que se vieron, fueron plausibles. Una entera que fue suficiente

La faena a su segundo fue también de tirabuzón, sacando pases impensables, uno a uno, que demostraron la innegable valía del torero. No obstante, cuando no se puede, pues no se puede y lo demás es imposible. Tras una entera hubo petición de oreja no concedida.

Luchó, Alvaro Lorenzo, en medio de la pertinaz lluvia y un albero resbaloso por sacar pases a un manso, deslucido y reticente. Pases que resultaron meritorios pero que no resultaron suficientes para consumar una faena. El ahínco ahí estuvo como también la exasperante mansedumbre.

A su segundo, que fue de Parladé, Álvaro, le extrajo faena con serena inteligencia y paciencia lidiadora, dando las distancias correctas y consintiendo al mansurrón. En cada serie dio inteligente respiro para que no claudicara el bovino y así pudo dejar, breve pero muy pulcra faena. Media que provocó tardara en caer el astado, algún despistado se le ocurrió aplaudir por ello.

El toro tardó en caer por la estocada que no tuvo rápidos efectos mortíferos por la colocación, no porque fuera bravo, que de eso… ¡nada!

Ginés Marín, otra lucha implacable con su primero. La mansedumbre que ya fastidia a todos y que exige el necesario cambio en esa ganadería. El torero estuvo firme en su breve exposición y nunca claudicó a pesar de su insistencia y casi nula respuesta del mansesco ejemplar.

Con su segundo -el que cerró plaza- otro manso pero con una movilidad engañosa; con un caminar intermitente y sin entrega. Asistió a la muleta del señor Marín con la cara alta y doblando contrario. Ginés sumó pocas series que sí fueron meritorias hasta el epílogo de las bernadinas. Lo que en suma supo reconocer el respetable. Una entera para recoger una oreja.

La lección del festejo

El festejo vuelve a dejar la lección de que el bobitoro ya es cosa del pasado y esa «dulce» mansedumbre ha comenzado a cambiar hacia la mansedumbre casi inamovible o, bien, hasta peor, a la mansedumbre con genio.

Como pidieron certeramente los aficionados, están a tiempo de cambiar de ganaderías en donde se anuncien los juampedros.

¡Dígase la verdad… Aunque sea motivo de escándalo!

___________________________________________

___________________________________________

___________________________________________

@PERIODISTAURINO  

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

___________________________________________________________________________