Lo comenta Miguel Ángel Yáñez…Este no es mi Madrid que me lo han cambiado

Hemos superado ya el ecuador de la Feria de San Isidro 2022 y cada vez me siento más extraño y confundido con lo que está ocurriendo en Las Ventas casi a diario y desde que comenzó la temporada que tanto anhelábamos tras la dichosa pandemia que pese a las vacunas y demás cuidados aún debemos tener la precaución sanitaria debida.

Cierto es que la humanidad lo hemos pasado muy mal y aún como digo, hay que estar alertas a los temas de salud tanto con la COVID como ahora con la llamada “viruela del mono”, situaciones que hemos y estamos sufriendo. Hay quien dijo que “íbamos a salir mejor”, evidentemente el que lo dijo -un político vividor y mentiroso, como casi todos ellos- sí que vive mejor que la gran mayoría de los que aún estamos aquí y sin contar evidentemente a todos aquellos que la pandemia se ha llevado por delante.

Pero resulta que, y nos centramos en lo que aquí ahora nos interesa como es el mundo taurino y muy especialmente la situación o situaciones que estamos viviendo en Las Ventas y en especial en esta Feria de San Isidro 2022, donde parece que todo está descontrolado, adulterado e irreconocible.

Comienzo con el palco de la presidencia, de la supuesta autoridad la que cada vez es más variable y no sabemos cuáles son los criterios a seguir por parte de los presidentes que ocupan el lugar, pues parecen que más se decantan en ocasiones por sus caprichos ocasionales, que por lo que siempre ha sido esa vara de medir exigente pero justa y aficionada, acorde con la categoría de la plaza de primera o de la que denominan la “primera plaza del mundo” como se supone que es o debe ser la Monumental de Las Ventas, la plaza de Madrid y no degradarla en ciertos momentos a una plaza de feria de pueblo, con todos mis respetos a los pueblos, sus plazas y sus ferias.

Sigo con el ambiente bullanguero, estamos de fiesta y de feria y no está mal, pero con el debido respeto a quienes se están jugando la vida cada tarde en el ruedo frente a un toro, porque la tauromaquia es algo muy serio, es un rito, una liturgia y es real como la vida misma; no es la representación de una obra de teatro o una película, aquí la sangre e incluso la muerte es auténtica.

Algo que ese público ocasional de muchas de las tardes no parece saber, entender y comprender; ya que están más pendientes de las merendolas de ciertos palcos, las copas en alguno de los casos en demasía y cargaditas de bastante alcohol con lo que les suelta la lengua y los modales siempre molestos y a destiempo; no solo ya con los vecinos de localidad sino mucho peor con los que se encuentran en el ruedo tratando de hacer esa obra de arte que es el toreo bueno y cabal.

Creo desde mi punto de vista, que hay demasiado alcohol antes y durante lo que es el desarrollo del festejo y si posteriormente lo toman, bien para celebrar el triunfo o para olvidar el “petardo”, eso ya es harina de otro costal; aunque la educación y el respeto es lo que siempre tiene que imperar en todo y en los toros mucho más, de ahí que hace unos días y tras el bochornoso incidente del lanzamiento masivo de almohadillas que se vivió durante la lidia del quinto toro de la tarde en la que Paco Ureña se anunciaba en solitario, es algo totalmente inédito en Las Ventas e incomprensible lo mires por donde lo mires, con el consiguiente peligro para los toreros que estaban en el ruedo.

Bien es cierto que al día siguiente un grupo de los componentes de la “Grada Joven” exhibieron una pancarta en la que demandaban “Menos alcohol y más educación”, lo que les dignifica y les distingue de esos jóvenes y no tan jóvenes, que de todo hay cada tarde, metepatas molestos con su actitud, palmas y gritos de distinta índole y a destiempo.

Muchas veces se acusa a los componentes del “Tendido 7” por sus protestas, pero en bastantes ocasiones hay que darles la razón ya que estamos viendo una cierta cantidad de toros muy terciados, pasados de años -incluso algunos con casi seis años- y en momentos exigiendo a los toreros que pisen los terrenos de la ortodoxia del toreo; porque no nos olvidemos que Madrid y la Monumental de Las Ventas es plaza de PRIMERA y como dije anteriormente se supone que es la PRIMERA plaza del mundo taurino, por eso debemos velar por la auténtica categoría de ella y no degradarla como algunos parecen querer hacer.

 

_________________________________ 

__________________________________ 

@miguel_a_yanez  

_________________________________________________________________________ 

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

_________________________________________________________________________