En Castellón… La fiesta de El Juli

Castellón. Séptima de la Feria de La Magdalena. Más de tres cuartos del aforo. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (2º bis, 3º y 5º bis), mal presentados, chiquillos, de una docilidad borreguna extremosa. A la bondad franciscana del sexto la premiaron con una vuelta.

Julián López El Juli: Dos orejas y oreja.

Roca Rey: Silencio y dos orejas.

Tomás Rufo: Dos orejas y dos orejas.

___________________________

Todo estuvo ad-hoc para el festejo no triunfal, pero sí triunfalista. Para el festejo de El Juli, por lo menos eso pareció para las redes. Se escogieron los conocidos animalillos que tanto gusta y sobretodo exige El Juli; para completar el cartel el ahijado de El Juli y por supuesto, como primer espada: ¡El Juli!

Sólo faltaba quien le llenara la plaza, así que se llamó al apoderado de, Andrés Roca Rey -quien por cierto antes fue el apoderado de El Juli– y todo quedó en el festejo soñado.

¿Soñado?, pero para quién.

¡Vamos! Fue tan triunfalista, que hasta no faltó alguien que dijera que hicieron falta más orejas para que esto fuera inacabablemente exagerado.

Orejas para todos, en esas interminables faenas llamadas bonitas, aunque frívolas y vacías, de las que en este momento ya nadie se acuerda.

Toros muy a modo de esos que acuden sin chistar, más bien con obediencia borreguna, que pasan como animalitos domesticados en miles de pases alrededor del torero y aunque falta contenido, eso no importan; pan y circo, total que el público perdona todo y festeja más.

De, El Juli, dos faenas con su vulgaridad manifiesta, a dos torillos muy a su modo como los que le «cocina» su ganadero predilecto, para cria toros “julianos”. Sí cortó dos orejas a su primero y una a su segundo, porque no le salió bien el julipié.

Ahí estaba, Andrés Roca Rey, en medio del festejo julista. Andrés sólo había había conseguido casi llenar la plaza, sino que acudió a la cita para pasar lista de presente y con su inobjetable poderío, con estos animalillos de dulce, hizo lo que quiso, aunque faltó mucho, muchísimo más para el perenne recuerdo, y eso, es una lástima porque siendo un torero de inalcanzables cualidades, se ha limitado a seguir los pasos, y en muchos casos los ordenamientos de las mal llamadas figuras, porque no se ha dado cuenta, que el mando lo tiene él.

Sí, él tiene el mando porque es quien llena las plazas en cualquier día que le pongan. Si con su primero de mansedumbre y descastamiento evidentes volvió a dejar su esfuerzo. Con su segundo que iba y venía con la mansedumbre de un lindo borreguillo, hizo una faena que avasalló a todos, pero.

Pero faltó el toro bravo .

Así fue. y Andrés puede devolverle la grandeza perdida a la Fiesta, porque él posee todo para hacerlo y convocar a la necesaria verdad que sólo se puede hallar en la casta y la bravura.

Que, Tomás Rufo cortó cuatro orejas, sí como escuchó, ¡cuatro orejas! Se percibe como si fuera algo inconcebible, pero no. Es más predecible por los animalillos que tuvo en buena suerte frente a él.

Si, Tomás Rufo, es uno de los más serios prospectos, ¿para qué equivocarlo?

Rodillazos para iniciar la faena de ese ya “famoso” sexto, para después de este festín novilleril, levantarse y pasarse al bovino que iba con obediencia franciscana como en aquellos versos melosos del amor para el desamor.

Sería sencillo describir una faena que no hubo, para eso, usted ya sabe quien lo hace. Hasta para mentir hay que tener oficio, y aquí no lo hay para fortuna de la verdad.

Porque la realidad desvelaría con irrefutable honestidad, que faltó el toro bravo, faltó ese toro que fuera peleando en el engaño y el torero mostrara valor, mando y aguante.

Pasar y pasar -aunque sea digamos bonito- al torillo, no es sinónimo de torear, sino la base de un espejismo que pronto deja de existir por falta de argumento.

Como habrá sido la obediencia borreguna del de Garcigrande, que hasta se premió con la vuelta al ruedo, un premio que jamás será avalado por la casta y mucho menos por la bravura.

Dos orejas con petición del rabo, bueno que sea un momento motivacional para el chico que este tipo de toros y faenas de oropel, no dan nada de argumento para el futuro inmediato.

Con su primero ya había dejado otra de esas faenas bonitas que ponderan tanto para devaluar la verdad en la Fiesta.

Ojalá y que, Tomás Rufo, quien tiene todas las posibilidades en el futuro inmediato, sea quien ponga el alto a esto y se convierta en un ejemplo a seguir, al exigir el toro bravo y no ese sustituto que le ha restado la verdad a esta mágica Fiesta.

______________________________________

______________________________________

Les recordamos que el calendario de los festejos de los TorosenelMundo, lo hallarán aquí en nuestra sección de Calendario 

___________________________________________

@TorosenelMundo_

_________________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________________