En Illescas… Roca Rey y su incontestable imperio

Illescas (Toledo). Primera corrida de la Feria del Milagro. Lleno de ‘No hay billetes’. Toros de José Vázquez, muy justos de presencia, mansos.

Morante de la Puebla: Ovacionado en su lote.

Andrés Roca Rey: Oreja y dos orejas.

Pablo Aguado: Ovación en los dos.

_____________________________

Al joven artista peruano, Andrés Roca Rey, quien triunfa habitualmente por sus sólidos argumentos, habrá que verlo también con toros de otra procedencia, que garanticen la casta y la bravura. Al margen de incluir, cuando él toree, a jóvenes que en verdad sustenten su argumento torero en sus cualidades, con el fin de crear una auténtica confrontación en el redondel.

En este tipo de carteles como el que nos ocupa, son como llamaría la conseja popular, “pan comido”, las empresas en su bondad infinita se empeñan en complacer a Morante, y se escogen torillos a modo para que no se sofoque; y se se incluye a un torero cómodo, por ejemplo, Pablo Aguado con el pretexto de que supuestamente tiene detalles de arte, pero cuando Aguado está frente a, Roca Rey, usualmente acaba sucumbiendo, porque le falta tanto a él como a Morante; el inacabable mando y aguante, junto con el envidiable sitio y oficio, que ahora mismo posee el peruano y, por ello, puede someter a todo tipo de toros.

Que los toros no embisten, eso es peccata minuta, hace milagros, Roca Rey impone su imperio y siempre sale a justiciarse al redondel con todos los públicos de todas las plazas, lo que el respetable valora y le agradece.

Ahora si tienen un poco de movilidad hace todo ya no decir cuando frente a él tiene al añorado toro bravo, porque ahí llena de luz al toreo.

Con su primero lució y mucho con el capote, el quite por saltilleras resultó impactante por la verdad explícita que siempre demuestra al torero de Lima. La faena impecable y contundente, el público fue conducido a la sublime locura. Un pinchazo en lo alto y un auténtico estocadón para cortar la primera oreja de la tarde.

Luciría dos en la vuelta triunfal tras rubricar su faena al quinto. Tras el tercio de varas en donde fue un suspiro la comparecencia, hizo un quite por caleserinas de gran exposición. La faena no tuvo ningún desperdicio, toreando tan cerca que parecía que no había terrenos que mostrar, pero lo que si enseño y con contundencia fue el temple, calidad y sentimiento, que se unieron para escuchar los ensordecedores olés, como el mejor reconocimiento del público que ve en, Roca Rey, un gran exponente de tan mágico arte como es la tauromaquia. La espada fulminante y esas dos orejas fueron izadas por el torero como símbolo inequívoco del gran triunfo conquistado.

Morante y sus tradicionales detalles. Sumó verónicas correctas que luego suelen magnificar cuando la arquitectura niega ese exceso. Sólo fueron correctas en medio del exceso de las poses. Con la muleta a prudente distancia sumó pases por el lado izquierdo consumando una de esas faenas de las que llaman «bonitas», pero que el arte jamás aprobaría. Mal con el acero

Con su segundo, no entendió la cuadratura al círculo que le impuso la complicada mansedumbre y abrevió.

A, Pablo Aguado, le tocó un lote poco propicio, pero eso no dispensa que debió haber extraído faena meritoria. No se requiere la faena “bonita” para demostrar que se es torero. Para ello existe la lidia. No pudo y ya vendrán más tardes.

______________________________________

Les recordamos que el calendario de los festejos de los TorosenelMundo, lo hallarán aquí en nuestra sección de Calendario 

___________________________________________

___________________________________________

@TorosenelMundo_

_________________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________________