En Olivenza… Muy triste y desolador homenaje

Olivenza (Badajoz). Tercera de feria. Lleno. Toros de Zalduendo, cuarto y sexto como sobreros, mal presentados, mansos y descastados.

Morante de la Puebla: Silencio y ovación.

Julián López El Juli: Oreja y ovación.

Emilio de Justo: Ovación y silencio.

Detalles:

Los toros lucieron divisa negra en señal de luto por el reciente fallecimiento de su propietario Don Alberto Baillères González.

_______________________

Decepcionante, absolutamente decepcionante, triste, desolador y penoso resultó este festejo con el que se pretendía rendir homenaje a un gran hombre, un excepcional ser humano, como sin lugar a dudas lo fue, Don Alberto Baillères González.

Gran empresario mexicano quien apoyó con cientos de miles de fuentes de trabajo a muchísimas de familias; hombre altruista promotor incansable de la cultura, de la educación, así como de las bellas artes.

Y, por supuesto, extraordinario taurino quien apoyó a difundir al arte del toreo a través de hacer empresa y dar oportunidad a todos los toreros, incluir todas las ganadería, al margen de que también fue criador de toros y apoderó a través de su empresa a muchos toreros.

En este contexto se debieron haber escogido seis impecables toros de gran trapío, con una nota de tienta que demostrara la casta y la bravura, para que los tres toreros del cartel pudiera ser partícipes con gran dignidad de ese necesario homenaje.

No fue así.

Y, no fue así porque prefirieron poner por encima de todo la execrable comodidad tan exigida por las mal llamadas figuras, suponiendo que con un detalle muy lejano y perdido en la inmensidad de la nada del supuesto arte de Morante, así como la estridente vulgaridad de El Juli, llevarían a ceder al público y convertir todo en un supuesto triunfalismo.

La verdad es algo insustituible y no puede ocultar lo que la realidad tiene años reclamando de forma estentórea.

¿Le fallaron a Don Alberto Baillères?

Sí, a su memoria, al respeto que merece, pero sobretodo, se volvieron a fallar los propios toreros y con ello le fallaron al gran público.

Si se anda en la oscuridad necesariamente se tienen que tropezar y caer estrepitosamente en el fango de la mediocridad.

¿De qué sirve comentar que Morante dejó momentos de un supuesto torerismo cuando no tuvo la verdad frente a él?

¿Cómo justificar a este festejo al decir que la estridente vulgaridad de El Juli anduvo “solvente” con esos inadmisibles animalillos?

¡Sí!, de qué sirve, cuando la realidad afirma que si no existe verdad no puede haber nada más que una absurda e ilógica parodia.

Y de Emilio de Justo, sólo queda hacer notar, que convivir con las mal llamadas figuras le hace daño, mucho daño a su luminoso arte, a su incontestable verdad.

Sólo queda escribir, que el mejor homenaje para un ser humano tan excepcional como Don Alberto Baillères González, siempre será conducirse con base en la verdad, con honestidad, con respeto y gran dignidad personal.

Así mantendremos a Don Alberto Baillères en el perenne recuerdo.

______________________________________

Galería de María Rosa Quintero García

______________________________________

Les recordamos que el calendario de los festejos de los TorosenelMundo, lo hallarán aquí en nuestra sección de Calendario 

___________________________________________

@TorosenelMundo_

_________________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________________