En Cali… Entre la sobriedad de Roca Rey, la espectacularidad de Ferrera y la despedida de Guerrita

Plaza de toros de Cañaveralejo, Cali, Colombia. Segunda de la Feria. Cerca de dos tercios de entrada. Toros de Juan Bernardo Caicedo, el segundo como sobrero, mansos, descastados, los de mayor movilidad, tercero y cuarto. Un sobrero de Guachicono que en lugar de aparecer como quinto tris hizo sexto, se tuvo que cambiar el turno, porque fueron desesperados a los corrales a buscar un sustituto para el segundo toro devuelto en quinto sitio, complicado.

Antonio Ferrera: Silencio y dos orejas 

Guerrita Chico quien se despidió de los ruedos: Oreja y palmas.

Andrés Roca Rey: Dos orejas y silencio tras aviso 

___________________________________________

Andrés Roca Rey ha hecho lo más sobrio de la tarde. Enfrentó a un toro correcto de presencia al que saludó cadenciosamente con el capote. Con la muleta la verdad por delante como siempre lo demuestra en cada tarde. Para, Andrés, no hay plazas pequeñas, por el contrario a todas les ofrece su evidente respeto. Las dos manos comparecieron con absoluta verdad, pasión y entrega en trazos intensos.

Qué decir de su toreo ceñido que todos le conocemos y aquí, en Cali, lo hubo. Tras un buen estoconazo el toro claudicó y las dos orejas que se exigieron fueron autorizadas ante los vítores del respetable.

Roca Rey y su inobjetable verdad

Tuvo que cambiar su turno ya que no cerró plaza. Ocurrió que al quinto que era de Guerrita fue devuelto, al sacar al sustituto, también fue devuelto, y mientras buscaban desesperados el otro sustituto “abajo de las piedras” en los corrales. Se solicitó que, Andrés, cambiara turno. El toro que le correspondió resultó manso, descastado que no dejó nada para el recuerdo a pesar del esfuerzo del torero, lo que le agradeció el respetable.

Antonio Ferrera es el caso de un torero que prefiere emular al mexicano Pana, pero lo hace mal, muy mal. Y por ello, no pierde el tiempo cuando le sale un torillo manso pero con movilidad, de esos con andar borreguno y comienza su gracioso espectáculo más para la hilaridad de las graderías que para la reflexión del buen toreo en el espíritu. La artificiosa frivolidad. Qué pena siendo tan buen torero que se pierda en lo fatuo y efectista. Con su primero que no quiso tampoco pudo Antonio, dicen que todos los toros tienen su lidia y Ferrera no la halló.

Antonio Ferrera emulando al mexicano Pana

Pero con su segundo vino el espectáculo, la hilarante sorpresa que provoca lo divertido. La gente llena de alegría ante el estridente, Antonio, mostró felicidad por su toreo carente de contenido. Después de unas manoletinas recordó a Llapisera citando a muchos metros del astado y dejando la espada con espectacular brinco, que impresionó. No hubo la verdad que debe tener la suerte suprema de acuerdo a la liturgia. Dos orejas.

No es lo mismo convencer por la incontestable verdad que impactar por la artificiosa frivolidad. Lo primero se queda lo segundo se va.

Lo más emotivo de la tarde estuvo con, Guerrita Chico, al hacerle una faena inspirada a un sobrero de la misma procedencia que si bien también fue manso y muy justo de fuerza tuvo movilidad que fue cabalmente aprovechada por Guerrita. Medio espadazo y una oreja.

Tuvo que vivir en el de la despedida más devoluciones, se regresaron a los corrales al que en suerte le tocó, así como al sobrero, para salir un toro con mucho trapío pero muy complicado. Se aplaudió el notable esfuerzo de Guerrita y el público le entregó su corazón.

Guerrita Chico, el adiós de un torero

___________________________________________

Les recordamos que el calendario de los festejos de los TorosenelMundo, lo hallarán aquí en nuestra sección de Calendario

___________________________________________

@TorosenelMundo_

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________