En la Opinión de Pepe Mata… Benéfica para la Fiesta la reaparición del empresario José Antonio Gonzalez Chilolín

En medio de un panorama taurino en crisis, en donde el desánimo del público prevalece, fundamentalmente, en las grandes plazas de México, las que hace más de dos décadas se llenaban a reventar y en la actualidad sólo el suspiro de un espectáculo que fue mejor prevalece en los solitarios tendido. Así, amanecemos con la grata novedad de que el matador de toros e importante, muy importante empresario taurino mexicano, José Antonio González, conocido en el ámbito taurino, como el gran Chilolín, podría regresar y con mucha fuerza en el inminente 2022.

Platicando con él -no hace mucho-, me decía cuando conversábamos sobre la penosa situación por la que transita la Fiesta en México, que “… se hace necesario que vuelva a ser el público el centro de atención, porque es el que manda en el espectáculo.

Un espectáculo en donde aparezca un día sí y otro también el toro bravo, con presencia que impresione por su belleza y que haga sentir al gran público que le están cumpliendo con lo que le prometieron: una corrida de toros. Que al fin y al cabo es para lo que compró una entrada para ver al toro bravo. Y, claro, se necesita que existan toreros que le puedan a todos los toros de todas las ganaderías, y los hay sobretodo en los jóvenes, a los que urge consolidar para dar paso a un presente sólido y un futuro de permanencia de la Fiesta.

La gente quiere la verdad y hay que cumplírsela, no es tan difícil cuando uno conoce bien a su clientela. No se puede vender zapatos y abrigos para soportar la nieve en una playa. Para ello hay que trabajar y mucho con el fin de conocer todo el potencial del público que puede asistir a las diversas plazas de toros. No basta ver cómodamente desde el escritorio como continúan las plazas vacías sin hacer nada y sólo lamentarse, cuando la solución para salir de esta crisis está ahí, al alcance del empresario”.

Palabras plenas de conocimiento del empresario Chilolín, quien define de inmediato la línea nada frágil sino amplia y complicada, que existe entre ser empresario y el trabajador que sólo obtiene las canonjías de la empresa. Dos visiones diferentes que en la realidad deberían de buscar el mismo objetivo.

Sí, porque en ambas responsabilidades se debe dar la solución para conseguir que el gran público regrese a los cosos taurinos. La diferencia está en que uno arriesga su peculio y el otro cómodamente recibe un sueldo sin estresarse.

Al invertir, se busca como objetivo fundamental, que el gran público regrese a las plazas a través de la meta lógica de concretar un gran espectáculo con toros bravos -sí que justamente sean eso… toros bravos- y toreros que salgan a justificar la importancia que debe tener para ellos su profesión.

Por consecuencia necesaria si se logra la premisa empresarial de cumplir lo que se promete… todos salen ganando:

Si se promete una corrida con toros bravos y encastados e impecablemente presentados, simplemente hay que cumplirle al respetable.

No existe otra fórmula para conquistar el éxito.

El empresario Chilolín tiene una amplísima experiencia en donde los éxitos se han sucedido y su hoja de vida lo demuestra. Ha hecho empresa en todo México y cuando lo afirmamos es porque fuimos testigos de verle organizar muchos festejos desde la plaza más modesta de la geografía taurina mexicana hasta hallar el triunfo en la propia Monumental Plaza de Toros México.

Resultaba aleccionador observar en el empresario Chiliolín, el casi incansable vigor, la absoluta pasión y la evidente entrega en la organización de sus festejos y, por qué no decirlo también, la devoción para concretar en cada feria, en cada temporada el éxito de ver los tendidos llenos; festejos en donde no sólo aparecían los toreros del momento sino combinaba con lógica en sus carteles a jóvenes prospectos que sí tuvieran argumentos.

Ahí están los carnavales de Jalisco en donde los alcaldes y patronatos le buscaban para organizarlos, ahí están las ferias que recuperó e hizo brillar como cuando en Huamantla hasta creó la Corrida de las Luces que ahora no sólo es ya una tradición sino patrimonio de esa ciudad tlaxcalteca. Ahí están las temporadas de Mérida y Motul. Hace dos años los actuales empresarios, Alberto Hagar y Alberto Basulto, le hicieron un emotivo homenaje.

Los empresarios de Mérida Alberto Hagar y Alberto Basulto le rindieron emotivo homenaje al empresario José Antonio González Chilolín atestiguando el acto su gran amigo de toda la vida Eduardo Puerto

Ahí está el ejemplo cuando en la Monumental México comenzaba su severa crisis. Tomó las riendas para dar un serial al que llamó la Temporada Torista, en donde dio oportunidad tanto a los jóvenes que buscaban darse a conocer sustentados en sus argumentos, así como a los toreros olvidados producto de un sistema decrépito que solo daba espacio a sus “consentidos”, a los execrables figurines que tanto daño le hicieron y le siguen haciendo a la fiesta con la comodidad del pequeñajo bobalicón.

El empresario Chilolín cambió ese concepto y la gente comenzó a ir paulatinamente, porque se sintió tomada en cuenta, porque percibió que la Fiesta, así como la Monumental México, se las habían devuelto y nuevamente les pertenecía, y por ello, acudió gustoso a degustar de su espectáculo favorito, en donde volvió aparecer el toro auténtico para el torero de verdad… la preocupación empresarial para cumplir la promesa empeñada.

Sí, porque el público quiere un espectáculo íntegro, de respeto, de honestidad, en donde mande y pueda volver a crear ídolos, lo que el amiguismo, los recomendados de los padrinos poderosos y la imposición de los figurines se acabaron impidiendo. Hacía mucho tiempo que se habían olvidado de que la Fiesta le pertenece al público; lo que lamentablemente siguen haciendo muchos empresarios en la actualidad.

Debe quedar claro que la Fiesta no es de los figurines ni de los recomendados de padrinos poderosos ni de los intereses extra-taurinos.

Por ello, por esa sinrazón ese maravilloso público se alejó de las plazas; y por eso mismo, en aquella maravillosa temporada torista, el empresario Chilolín le devolvió esa autoridad a toda esa mágica muchedumbre que le da razón de ser a la Fiesta como espectáculo. Y, comenzó a funcionar todo, hasta que se volvió atravesar el nunca bien recordado Herrerías al ver que el éxito regresaba, sólo que regresó para acabar con todo.

Ahora, retorna el empresario José Antonio González Chilolín con todo ese océano de importantísima experiencia, con la gran madurez que dan los años bien vividos y, seguro estoy, que su objetivo está en devolverle al respetable su Fiesta con el fin de que vuelva a mandar en ella.

Y eso, estará muy bien.

Por otra parte, también se escuchan voces asertivas, las que en estruendoso sigilo comentan que para poder aprovechar mejor este regreso, esta reaparición empresarial, se podría sumar otro hombre con gran experiencia y que recientemente salvó a la Fiesta de las garras de esos politiquillos de tercera…

… sí sí, me refiero al Senador Pedro Haces, quien también busca dignificar al arte del toreo y puede aprovechar a todo ese caudal interminable de experiencia que posee el Matador Chilolín para reencauzar al arte del toreo.

Un intercambio de experiencias que puede ser muy benéfico para el arte del toreo en México

Unidas estas dos importantísimas experiencias, seguramente buscarán hablar, intercambiar opiniones en una edificante lluvia de ideas, con quien dirige los destinos de la empresa taurina con más plazas en el país, el presidente del influyente Grupo Bal, Alejandro Baillères Gual, para que en conjunto se planee un horizonte mejor, brillante, halagüeño, pleno de verdad, y así devolverle la grandeza perdida a la Fiesta en México.

2022 está a sólo 10 días de hacer acto de presencia, ya se encuentra en puerta de cuadrillas y con ello, todo hace ver que traerá como una importante contribución, la reaparición del Matador de toros y empresario José Antonio González Chilolín, quien puede aportar su experiencia con el firme objetivo de devolverle toda esa grandeza perdida a nuestra amada Fiesta, sumando el apoyo fundamental del Senador Pedro Haces, así como del importantísimo empresario Alejandro Baillères. Concretando esto el futuro inmediato podría ser sumamente benéfico para el arte del toreo en México.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

___________________________________________

___________________________________________

@PERIODISTAURINO ‏ 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

___________________________________________________________________________