En la Monumental México… Y el triunfador fue: el jocoso circo de Strómboli Ferrera

Monumental Plaza de Toros México. Domingo 12 de Diciembre, 2021. Cerrojazo de la temporada de reapertura. Con una entrada que supera las tres cuartas partes del aforo del mayor coso del mundo, posiblemente cerca de 37,565 personas, lo que por donde se vea es un auténtico éxito empresarial; se han lidiado bobitoros procedentes de dos de las ganaderías más mansas, descastadas de la geografía taurina mexicana: Los bernalditosBernaldo de Quirós– que aparecieron en, primer sitio, quinto que sustituyó a un bovino de la misma procedencia al que se le acusó de toriciego pero que justamente de eso, nada de nada, ya que era un imposible manso con peligroso genio e iba a donde se le citara, también fueron de esta procedencia el sexto y séptimo, todos mansos y no pelearon en caballos, se defendieron aventando cornadas arriba del peto para deshacer el encuentro. Cuarto de los llamados ferdinandosFernando de la Mora y Ovando– que hicieron acto de presencia en segundo, tercero y octavo lugares. Correctamente presentados, mansos, descastados. Cabe hacer notar, que el quinto bis resultó un mini-pequeñajo al que el enloquecido Juez Enrique Bráun, seguramente impactado por el enloquecedor circo de Ferrera, decidió darle una vuelta al redondel, con lo que homenajeó irresponsablemente a la mansedumbre con genio, que además buscaba huir desde que salió.

Antonio Ferrera: Saludó en el tercio y dos orejas con cierta petición del rabo.

Morante de la Puebla: Fuertes pitos y silencio.

Diego Silveti: Oreja con ciertas protestas tras aviso y silencio.

Diego San Román, quien tomó la alternativa: Saludó en el tercio tras aviso y oreja.

Detalles:

El maravilloso público taurino envió un gran mensaje -con la gran entrada que hizo- a los politiquillos de tercera que intentaron asestarle un golpe a la Fiesta, que ahí está para defenderla y que les pertenece porque es -el público- el propietario natural del espectáculo.

Diego San Román, adquirió el grado de Doctor en Tauromaquia al cederle los trastos, Antonio Ferrera y así poder torear a Cumplido, número 233 con 582 kilos de la ganadería de Bernaldo de Quirós.

Hubo un inicio patriótico y religioso. Ya que se interpretó el Ave María de Franz Schubert para la Virgen de Guadalupe, cuando muchos esperaban el cántico de La Guadalupana. Igualmente hubo honores a la bandera y se interpretó el Himno Nacional Mexicano.

El banderillero Juan Ramón Saldaña después de haber pareado al cuarto, al no haber podido entrar al burladero de matadores, fue alcanzado por el toro, sufriendo una fractura en la pierna izquierda.

Se recordó con una sentida ovación a los recientemente fallecidos, Beny Carmona y Vicente Fernández.

___________________________________________________________

______________________________

Si te rodeas de payasos, no te sorprendas cuando tu vida se parezca a un circo”: Steve Maraboli

  • Advertencia: Siempre es oportuno advertirle tanto a ganaderos como a toreros que esta crónica no es apta para ellos, porque aquí no aparecerán ni los falsos elogios ni las inútiles justificaciones para acomodar todo en una artificiosa ficción y así dañar al arte del toreo. Para ello, existe la prensa corrupta, la que enaltecerá el engaño e intentará convencer a la buena fe de los lectores de lo que no ocurrió en el redondel. Bajo advertencia… no hay engaño.

Justo en esta maravillosa frase reflexionaba cuando a la falta de verdad en su toreo, Antonio Ferrera, inventó un circo para justificar su existencia en el redondel del mayor coso del mundo y, así, impactar aunque en la realidad no hubiera pasado nada.

Sólo escándalo y nada de verdad.

La historia de mayor locura del señor Ferrera se escribió, cuando apareció el quinto de la tarde de nombre, Misterio, de pronto la angustiosa mirada de Antonio al verse en verdaderos aprietos, buscaba afanosa a la autoridad, porque frente a él estaba un peligrosísimo manso con genio -la casta mala-, violento, muy violento que aventaba las manitas por adelante y, Antonio, estaba navegando en la mar de las dudas.

En ese momento, Antonio Ferrera, comenzó su transformación para convertirse en aquel Strómboli el malévolo cirquero que apareció en la trágica vida de Pinocho -sólo que en esta historia apareció en la trágica vida de La México- y sin que existiera un fundamento real, comenzó angustiosamente a pedir la devolución a los corrales del peligroso quinto, insistiendo de que no veía el toro.

Y, mientras, Strómboli Ferrara afirmaba con grande aspavientos que el toro no veía, la realidad mostraba que el toro acudía muy bien a los capotes, fue tanta su angustia para deshacerse del astado, que manejó con perfección la sicología de masas, por lo que la mayor parte del público le creyó, y el inútil juez que carece de criterio propio, se arrodilló ante los designios de, Ferrera, y ordenó la devolución.

Todo este episodio resulto tan absurdo e ilógico, que a varios nos recordó a Joseph Goebbels, con aquella frase de su autoría: 

Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”.

Y eso hizo, Strómboli Ferrera, afirmó en el redondel tantas veces que el toro estaba ciego, que la mayor parte de la gente le creyó, y nadie puso atención que en su camino devuelta a toriles, embistió sin problemas a los capotes. Sí, con violencia, sí, con genio, pero nunca con daño ocular.

Así de inmediato, Cristina Sánchez, su nueva flamante apoderada, conocedora de cómo se manejan las cosas en México, fue a ver al sustituto y apareció un mini-pequeñajo de nombre Ayate, que además ha sido bobalicón siendo no sólo la delicia de, Strómboli Ferrera sino el elemento fundamental para su estruendoso e innecesario circo.

De inmediato lo fue a recibir, como lo hubiera hecho El Pana al hilo de las tablas soltando el capote en su paso, pero como el animalillo era un manso que buscaba huir, Ferrera, cooperó para que conociera el camino hacia el callejón de La México, y saltó…

… saltó justo en el momento que pasaba, Cristina y desesperadamente brincó hacia el redondel para salvarse del huidizo pequeñajo.

El animalito halló la salida que le mostraron los porteros, sólo que le regresaron al redondel, en donde Ferrera le lanceó con la comicidad de Cantinflas.

No contento con esto, fue a desmontar al picador en turno, devaluando a la Monumental México, a una placita de última categoría, como aquellas de trancas. Y así se puso en el tercio con el jamelgo mientras, Morante, decidió auxiliarlo, intentó ponerlo en suerte con la gracia del bombero torero y, todo, absolutamente todo, resultó una gran y absurda pachanga, ya que el bobillo fue al relance a estrellarse con el peto del caballo, desde donde, Antonio, le dejó un picotazo trasero, por lo que salió suelto el animalito… sí sí, en franca huida.

Antonio Ferrera, improvisado en un pésimo picador asestó un picotazo trasero al pequeñajo

La mayoría del gran público estaba en verdad enloquecido ante la exposición circense de, Strómboli Ferrera.

No había toreo, pero hubo comicidad y eso provocó la diversión e hilaridad desbordada de un acto litúrgico que debe tener luz y grandeza en el rito, pero que fue devaluado al nivel de una simple parodia trasnochada.

Banderilleó, el nacido en Buñola (España) hace 43 años, con la locura desatada de una hélice despistada sin parar. Así vimos un par a la moviola, luego galleó para cuartear y finalmente, teniendo al público enloquecido, absolutamente desquiciado, puso un par al quiebro al hilo de las tablas. La mayor parte de la plaza en pié le ovacionó todo mareado.

Divirtió más que el cinematógrafo.

No había en el redondel un torero que demostrara la verdadera grandeza del arte de la tauromaquia, en cambio, se estaba produciendo un espectáculo cómico, vulgar e hilarante, tan hilarante, como el que hacían Llapisera y todos los toreros cómicos de hace un siglo en sus famosas charlotadas.

El toreo cómico sustituía a la grandeza de una Fiesta que algún día la tuvo y que con Ferrera, difícilmente la tendrá, porque él no se toma en serio ni tampoco comprende la magnitud de lo que el arte representa.

Para el prólogo de su jacarandosa actuación, se puso de inmediato -como lo hacía Cantinflas- de hinojos, para provocar con exagerados movimientos al pequeñajillo.

De ahí se vieron con ambas manos mini series algunas correctas y otras más llenas de jocosidad.

¿Equivocó o engañó al público?

No, el público rara vez se equivoca y si se equivoca está en su derecho.

El público fue a liberar la tensión de la que había sido objeto durante la pandemia y también demostró estentóreamente, que la Fiesta es suya y ahí está para mandar.

Y, por ello, el público aceptó lo que se escenificaba en el redondel como un divertido hecho anecdótico.

Siguió toreando, Ferrera, unas veces emulando a El Pana, otras como Cantinflas y algunas más como Llapicera, tenía un animalito bobalicón que iba sin chistar a la muleta y le permitía hacer gracejadas. Tanto así que varios comentaron que para la próxima vez que esté en la Monumental México, llegará en paracaídas.

¿Gana la Fiesta con este tipo de espectáculos circenses?

Se podría decir que sí, porque este tipo de toreros divertidos, tienen una vida corta y motivan a la gente a ir. Con ello provocan que se den a conocer los toreros serios que entienden del respeto y grandeza de la liturgia que da razón de ser al misterioso rito, que se oficia cuando en el redondel sí estén el toro auténtico para el torero de verdad.

Al final, dejó un bajonazo, la gente en su mayoría estaba enardecida y exigió las dos orejas -algunas hasta el rabo-, así como un absurdo homenaje a la mansedumbre bobalicona con la vuelta al ruedo, porque incluso hubo cierta petición de indulto.

En fin, que todo ha sido una parodia, una risible y vulgar parodia de lo que debe ser la grandeza del arte del toreo.

Sí, como la estaba anunciando, Ferrera, desde su primero. Un animalillo también anovillado. Ahí dejó lances contorsionándose. Luego llevaría al jamelgo al torillo, en donde todo fue un simulacro de suerte, para dar paso a un quite en donde emuló a Cantinflas. Una faena vacía, intrascendente, hasta que al final obligó al toro en tablas, se puso serio Ferrera y extrajo dos series loables por la derecha.

Lástima, Antonio Ferrera, puede ser un torero importante, sólo que no se toma en serio ni le importa hacerlo. Tras estocada baja, saludó en el tercio.

Tomó la alternativa, Diego San Román, con un toro de nombre Cumplido, que barbeó las tablas, amén de que fue debilucho y reservón. 

Lances a la verónica con los que saludó al bovino, resultaron con cadencia y de inmediato entusiasmaron al público. En varas, el astado se defendió aventando cornadas de manso, para después desistir y así dormir plácidamente en el peto. El quite, unas muy sentidas chicuelinas que reiteraron las buenas maneras de Diego.

Prologó su faena con pases por alto al toro deslucido, que resultó bien toreado por la derecha, en donde hubo otra serie más haciendo alarde de su oficio, consumó el cambió de mano para dar paso al toreo al natural, lo que hizo muy bien y agradeció el respetable. Diego prosiguió imponiéndose a la mansedumbre del bovino, dejando una faena de interés por las buenas maneras que posee y el evidente aguante.

Al final, una entera desprendida cuatro descabellos y un aviso.

Diego San Román

Con su segundo, el joven San Román, saludó con parsimonia sumando lances bellísimos para ser recortados con la media contundente. Hizo un quite por medias gaoneras tras un inexistente tercio de varas…

… medias gaoneras, porque faltó el farol que antecede al quite detrás por delante, como lo creó el inmenso Rodolfo Gaona.

Aunque muchos se fueron por las ya muchas horas que habían pasado, todavía hubo media plaza que apreció la faena de apasionada entrega que enseñó, Diego, quien inició con un magnifico cambiado por la espalda y ahí continuó con la mano derecha de forma correcta, pulcra y templada. Vendría otra más pero de pronto cayó el debilucho burel y decidió proseguir por el lado natural.

Hubieron momentos en que el toro, que a penas y podía moverse, detenía su andar justo frente a la geografía corpórea del torero, incluso la cornamenta le señaló el pecho, pero ahí aguantó el joven San Román, y concluyó con inobjetable éxito tras convencer al cónclave.

Estuvo en donde tenía que estar y eso es un hecho irrefutable. Tras una estocada caída recibió una oreja motivacional.

Diego Silveti estuvo ahí más por la recomendación espiritual de su inolvidable padre el gran, David Silveti, que por él mismo. Cabe destacar que tras el inexistente tercio de varas, ya que no peleó el toro, el señor Silveti hizo la gaonera como la creo Don Rodolfo Gaona, aunque violenta estuvo completa.

Diego Silveti

Dio inicio su labor muleteril con el péndulo aprendido de su tío Alejandro. Para después hacer una faena correcta, pulcra sin enloquecer sino más bien en la medianía. Después de una estocada entera contraria y defectuosa tuvo que aparecer un descabello. El juez Bráun le obsequió generosamente una oreja.

Nada, absolutamente nada dejó para la posteridad con su segundo ejemplar que hizo séptimo de una larga tarde de toros, de toros mansos.

Morante, no pasó mucho en la realidad con él. Su abundante geografía corpórea lució un bellísimo terno, que se puede afirmar, ha sido lo más torero que lució en este festejo en cuestión, en donde su notoria falta de aguante llamó la atención.

Morante, se vio incapaz de remontar el estridente espectáculo circense de Antonio Ferrera

En fin, que si nos queda la incógnita de si la Fiesta tiene un futuro halagüeño, y me queda claro que sí, pero no con toreros como, Antonio Ferrera, que se devalúan y con ello minimizan a la grandeza del arte del toreo.

El público ama a su Fiesta, dejó en claro que ahí está para defenderla, mostró inobjetablemente que manda e hizo triunfador al señor Ferrera, pero hace falta toreros que tengan más argumentos para consolidar el luminoso porvenir del arte del toreo.

Concluyó este serial confeccionado por una empresa que volvió a poner en la mente de los aficionados, que el toreo aquí está y listo para evolucionar.

¡Dígase la verdad… Aunque sea motivo de escándalo!

___________________________________________

___________________________________________

Galería fotográfica del Maestro Sainos

___________________________________________

@PERIODISTAURINO ‏ 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

___________________________________________________________________________