En Valdepeñas… En hombros Tendero y Gómez del Pilar

Plaza de toros de Valdepeñas (Ciudad Real). Dos tercios de entrada. Toros de Conde de Mayalde, impecablemente presentados de gran arboladura, que resultaron complicados.

Miguel Tendero: Ovación con saludos y oreja tras aviso

Cristian Escribano: Oreja y ovación con saludos

Gómez del Pilar: Oreja y oreja tras aviso

Detalles:

Tras el despeje de cuadrillas se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la pandemia.

Se interpretó el Himno de España.

______________________________

Una tarde interesante ha sido la que se vivió este viernes, salieron por toriles seis ejemplares del Conde de Mayalde imponentes, sí auténticamente imponentes, lo que le da verdad y grandeza a esta profesión de ser toreros, como quienes conformaron la terna.

Gómez del Pilar es el consentido de Valdepeñas, no por coincidencia sino por esfuerzo y consolidación de su tauromaquia. La gente le quiere porque ese cariño lo corresponde con su verdad en el redondel. Ahí están esas largas cambiadas que de inmediato escribieron lo que fue una tarde de mucha importancia para él.

Y así aguantó el saludo capotero. Con la tela roja de hinojos y sosteniéndola la mano diestra fue un auténtico alarde de verdad, y así se pasó a ese imponente grandulón sin inmutarse el torero. Extrajo series importantes hasta que el toro decidió detener su camino, lo que no fue óbice para que Noé pisara terrenos por demás comprometidos. Tras oficiar con el acero llegó la primera oreja exigida con admiración y respeto para el joven torero.

Otra oreja más llegaría a sus manos con el que cerró plaza, al que ordenó su embestida con lances con los que indició el espacio de su mandato. Otra gran faena invadiendo con seguridad los terrenos de un toro que parecía inutilizado, pero que no impidió que en una lucha sin cuartel Noé extrajera pases por demás meritorios. Un pinchazo en todo lo alto y acabaría cortando otra oreja de un valor inobjetable.

Miguel Tendero tuvo los toros que más se dejaron en la tarde, y cuando escribimos toros, debe quedar claro eso, toros. Miguel toreó a su primero con paz espiritual así destacó el toreo al natural. Lástima grande que con el acero no hubiera estado potable.

El gran premio llegó con el cuarto deleitándose con los lances plenos de cadencia. Una faena pulcra fue la que estructuró el joven Tendero que impactó entre la asistencia. Tras una estocada entera efectiva el público que valoró todo, exigió dos orejas.

El entusiasmo de Cristiano Escribano se estrelló en el muro casi infranqueable de la mansedumbre, casi, porque con la muleta extrajo pases plausibles consolidando sobre todo una serie con la derecha mientras que con la zurda pase por pase. El quinto de la tarde desde que salió se aquerencio en tablas fue una lucha permanente para intentar que acudiera, hasta que era necesario desistir ante un marmolillo.

_____________________________

Foto portada: Portal Taurino

_____________________________

_____________________________

@TorosenelMundo_

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________