En Monterrey… El Juez y sus diferentes parámetros para juzgar a la Fiesta; herido Sergio Garza

Plaza Monumental Lorenzo Garza de Monterrey, Nuevo León. Domingo 20 de Junio, 2021. Poco más de medio aforo autorizado por la contingencia sanitaria. Se lidiaron toros de Arroyo Zarco, corrida bien presentada, encastados a excepción del tercero que fue un manso total.

Uriel moreno El Zapata: Oreja tras petición y dos orejas

Diego Silveti: Ovación y dos orejas

Sergio Garza: División de opiniones tras dos avisos y oreja con fuerte petición de la segunda

Detalles:

El juez de plaza autorizó el inicio del festejo seis minutos tarde.

El juez de plaza sancionó a la empresa por no tener suficientes puertas de acceso después de dos festejos.

Sergio Garza fue herido en su segundo toreándolo de rodillas. En su primero se había llevado un arropón. Fue trasladado al hospital para ser evaluado de posible fractura de costillas.

El Zapata y Diego Silveti no salen en hombros por respeto al torero herido.

____________________________________

El Juez de Plaza Antonio Quiroga Escamilla, tiene varios parámetros para juzgar a la Fiesta o mejor dicho a “su” Fiesta. Por ejemplo, iniciar con retraso el festejo o darse sospechosamente cuenta hasta el segundo festejo de que la empresa no tiene en el coso las suficientes puertas de acceso por lo que ordenó multarla.

O, bien, dar orejas como si fuera un recién iniciado en estos menesteres y no por quien tiene la importante misión de dar grandeza a la Fiesta a través de aplicar el Reglamento y la tradición.

Si bien es cierto que la primera oreja es potestad del respetable, la segunda es del juez evaluando que en verdad existan merecimientos para concederla. Por ejemplo, en el caso de El Zapata, tras una estocada pescuecera no hallamos ese merecimiento, al margen de que la actuación del tlaxcalteca, con la primera oreja, ya la había evaluado el público.

El público al ver la «bondad» del juez exigió tras la pasión y entregar de Sergio Garza ser evaluado en la misma dimensión, pero entonces el juez ahí dijo que no.

Pero vayamos al festejo. Privilegio era el nombre del segundo astado de, Uriel Moreno El Zapata, con el que se le complicó acomodarse con el capote, lo que le da pauta para que salgan los caballos dando un puyazo mínimo.

El tlaxcalteca como bien sabemos es muy bueno con las banderillas por lo que cubre este tercio con destreza dejando a la gente entusiasmada y eufórica.

Con la muleta inicia pegado a tablas a donde acude con docilidad el de Arroyo Zarco, para seguir con una tanda de rodillas que provoca aún más euforia en el público.

Series de naturales largos y sentidos, mientras que con la derecha se quedaba corto el toro. Adornó su faena con molinetes rematando con el pase de pecho. Llegó el turno de tomar el acero, sin embargo, dejó un estoque entero pero pescuecero, de lo que el respetable no se dio cuenta, seguramente debido a la euforia y emoción que prevalecía desde el segundo tercio, y así llegaron dos orejas.

Al abre plaza Emotivos, El Zapata, lo recibió con buenos capotazos que reconoció el público con el respetuoso aplauso. El castigo mínimo, dejando al toro “crudo” fue de nuevo la clave para que el de Arroyo Zarco tuviera fuerza para el tercio de banderillas que fue cubierto por con espectacularidad por Uriel.

Tal vez, lo realizado en su primer astado no tuvo con la misma emotividad o espectacularidad que lo hecho a su segundo. Hubo series con ambas manos en donde mostró una figura encorvada al momento de citar al toro, lo que le hacía ver nada estético, para después dar el pase hasta donde le permitía el toro. En esta ocasión dejó una estocada entera y en sitio. Sólo se le otorgó una oreja.

El segundo de la tarde de nombre Entusiasta correspondió al torero de dinastía Diego Silveti, quien tiene una peculiaridad por el gusto del toreo lento, como si fuera de salón.

Inició con la tela roja casi en los medios del ruedo para pegarle un péndulo, posteriormente continuó con derechazos para realizar un cambio de mano y rematar con el de pecho. Prosiguió por naturales muy bien trazados y sentidos por el respetable.

Con el acero no tuvo éxito debido a que dejó una estocada entera un tanto trasera y caída, por lo que el toro tardó en doblar. Decidió ir por el descabello para culminar su actuación hasta el segundo intento. El público le ovacionó.

Salió a la arena el cuarto de la tarde, al que, Silveti, lanceó con suavidad y esto inmediatamente lo percibió el público comenzando a adentrarse con lo que estaría por realizar.

Después del turno de varas decidió hacer un quite con el capote en la espalda, pasándose al toro tan ajustado de su cuerpo que hacía que los asistentes sintieran nerviosismo porque en cualquier momento el de Arroyo Zarco podría hacer por Diego.

Con la muleta hizo una estupenda labor consumando la mejor faena de la tarde. Con mucho arte y elegancia. Dejó una estocada entera ligeramente caída y el juez le hace merecedor de dos orejas.

El primer toro de Sergio Garza de nombre Don Con pareció que sería un gran toro, sin embargo al momento de pelear con el caballo nos dimos cuenta de que salió huyendo de ambos caballos.

Garza no pudo hacer mucho con ese huidizo astado, ya que cada pase por su violenta mansedumbre salía con la cara en alta y buscando irse de la plaza. Decidió poner punto final, batallando mucho y dejando varios pinchazos delanteros.

En un intento por descabellar el toro hizo por Sergio y lo arrojó por el aire, cayendo a la arena en donde el toro buscó para seguirle asestando feos derrotes. Después de dos avisos y ya en su último intento con la espada, el toro dobló.

En el cierra plaza, el neolonés decide ir a recibirlo a los medios y así lo hace con una larga cambiada fallida debido a que, Compañero, que así se llamó el toro, lo arrolló y justo ahí al parecer lo hiere internamente. Aun así el torero decide cubrir el segundo tercio con notable voluntad y continuar con su actuación.

Inicia con la muleta de una forma que parecía como si el astado no le hubiera hecho nada. No obstante, en una de las tandas al estirarse para darle largueza al muletazo por el lado derecho, Garza, comienza a quejarse de un dolor en costillas, por lo que fue por el acero y dejó una estocada entera.

El público notoriamente conmovido le exigió con mucha fuerza al juez autorizara dos orejas. No fue así, sólo sacó un pañuelo. El torero no pudo dar la vuelta al redondel ya que fue llevado a la enfermería para su valoración; por lo que, Gustavo Campos, su subalterno de confianza, recibió el trofeo a su innegable entrega.

La Fiesta sólo tiene sustento con la verdad por delante señor Juez Quiroga.

___________________________________________

____________________________________

____________________________________

@CarithoRz

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________