En la Opinión de Pepe Mata… ¿A quién busca en la realidad Mario?

El señor Mario Zulaica, actual gerente taurino de la Monumental Plaza de Toros México, fue torero y además es un buen hombre. A Mario le tocó vivir la marginación que le impidió pisar el coso mayor del mundo cuando toreaba. Así era el sistema de quien ya nadie quiere acordarse.

La Plaza México vivió momentos de radiante luz desde aquel 5 de febrero de 1946 con su primer empresario y creador el abogado Neguib Simón pasando con brillantes empresarios como el doctor Alfonso Gaona, Ángel Vázquez con Don Alejo PeraltaDon Javier Garfias con Don Alberto Baillères, el Patronato con Jesús Arroyo y Joselito Huerta hasta llegar con Curro Leal.

Curro -al igual que sus antecesores- supo entender de la cantera de toreros, que en ese momento había en México y en España; tuvo la serenidad para hacer uso de la mercadotecnia en todos los medios, incluida la que fuera, en aquel entonces, la televisora más importante de México.

Llegó, Alfaga  -y con los mismos elementos que tuvo Curro- no supieron ni pudieron administrar al coso y la Fiesta fue a dar al precipicio. Es verdad que fue el momento en el que se dieron más festejos, pero la cantidad sin calidad no lleva a ningún puerto.

Agredir física o verbalmente fue la norma, la mala norma en esa época, enseñando la falta de talento y carencia de sensibilidad para resolver los problemas, así como la incapacidad para admitir su nivel máximo de incompetencia.

En este deplorable contexto llegó, Mario Zulaica, quien representa a dos importantes hombres de empresa Don Alberto Baillères González y Javier Sordo-Madaleno Bringas, quienes inobjetablemente aman al arte del toreo y por eso lo apoyan.

_____________________________________

_____________________________________

El reto estaba claro recuperar a la vilipendiada Fiesta; volver a motivar al gran público para que retorne al monumental coso.

Y así comenzó un nuevo caminar sin poder concretar el hecho, muy a pesar de que las buenas intenciones ahí han estado.

Llegó la pandemia y con esta, en medio del confinamiento, también apareció la reflexión. La gente ha estado evaluando muchas de sus actividades, entre ellas, la Fiesta; una Fiesta que dejó de ser brava y atractiva, por menoscabar la esencia del elemento fundamental que le da razón de ser:

El toro bravo y encastado.

Mario, quien también visitó la reflexión, tuvo la idea de hacer un serial llamado Se busca un torero.

Un proyecto que evidentemente requiere de un claro objetivo, que sea realizable y que aporte la necesaria renovación en un espectáculo olvidado de la mano de Dios, por la falta de toreros que impacten y se conviertan en ídolos.

Ya son muchos años de esta crisis. La empresa anterior no se preocupó por hacer toreros y si se hallaba alguno que funcionara, si no estaba dentro del “sistema” aprobado por el figurín en turno, no le apoyaban.

Así era y… es.

Si el torero no está dentro del círculo que permiten los figurines, no son admitidos porque pueden vulnerar la comodidad por la competencia explícita del joven prospecto.

En esa problemática transita, el señor Zulaica, porque a pesar de sus buenas intenciones no puede encontrar a un torero que impacte.

Está intentando buscar en el pasado, incluso hasta en el remoto, pero lo que no fue hace años cuando tenían todo para conquistar el mundo… no será ahora.

Y si de algo estoy seguro, es que no se debe engañar a nadie ni crearle falsas expectativas ni hacerle perder un tiempo que jamás recuperará.

Ese es el daño que ha deambulado por la Fiesta desde hace tres décadas, el persistente engaño.

Sí, ese daño que se le causa a quien tiene la ilusión de ser alguien en la Fiesta. Al que tiene cualidades se le vetan las oportunidades; y todavía peor -si cabe- si no posee algún argumento le hacen creer que un día podrá ser su tiempo.

Callar la verdad a conveniencia.

La mentira, el engaño, los falsos elogios, son los padres del fracaso.

No obstante, el que no se deja engañar es el público, el gran público taurino que dio su alarmante veredicto y abandonó a la Fiesta.

Y entonces…

… entonces un terrible panorama vive Mario como responsable taurino.

¿Qué hacer?

¿Cómo revivir a un moribundo?

¿Cómo resolver el reto para que el público vuelva a creer en su Fiesta y en la Monumental México?

Esa es la encrucijada en la que no encuentra, Mario, la salida que le lleve a la ansiada solución.

_____________________________________

_____________________________________

En el fútbol americano y en las grandes ligas del beisbol, existen buscadores de talento… y hasta el momento no se conoce que hayan ido al encuentro de prospectos de hace 20, 15, 10 ó 5 años atrás; es más, ni siquiera buscan a los que pudieron ser el año pasado, porque ya no están en sus planes.

Y no lo hacen porque la renovación está en el presente para hacerla realidad y así consolidar a un futuro promisorio.

Es posible, muy posible, que al igual que los buscadores de talentos deberían incrementar las becerradas, las novilladas sin picadores y así ir analizando la evolución de los posibles prospectos y tener más claro quien o quienes sí pueden ser el necesario cambio que requiere la Fiesta.

Y en este menester invitar al público a la Plaza México, con el fin de que sea testigo del nacimiento de los que pueden ser los posibles ídolos de la Fiesta brava.

El gran público, todo ese maravilloso gran público, el que sí se retrata en las taquillas, que llena las plazas, no retornará mientras no exista esa renovación que exige con vehemencia. Sí, el público quiere consolidar ídolos, sin embargo, se lo han impedido desde hace tres décadas.

¿La Fiesta puede renacer?

Me queda claro que sí, pero a través de un sólido proyecto, con un objetivo claro, metas viables y estrategias bien diseñadas.

La gente, el gran público taurino está harto, en verdad harto de tantas mentiras, de tantos falsos elogios y exige que si se le promete la verdad se le cumpla.

De que si se le promete una corrida de toros bravos y encastados… se le cumpla.

Ahí está la disyuntiva… o se quedan empecinados en un pasado que no llevará a nada o deciden salir en busca del luminoso futuro.

Y, eso…

… eso sólo lo puede concretar, el señor Mario Zulaica, quien tiene la palabra.

#Quédate_En_Casa

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

@PERIODISTAURINO 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________