En la Opinión de Pepe Mata… El desprecio y la injusticia por la lucha de Emiliano Gamero

Citó a conferencia de prensa el joven rejoneador Emiliano Gamero, con e fin de hacer notar -con sobrada razón- la injusticia y, agrego yo, el desprecio del que fue objeto por la glamourosa e insustancial peña de la socialité taurina con número de serie 432, al olvidarse de su espléndida campaña en el 2019 y sobretodo, de su contundente participación en la Monumental Plaza de Toros México el pasado 29 de Diciembre, fecha en donde escribió una importante faena con su segundo toro, de nombre Gaspar, procedente de la ganadería Vistahermosa.

Emiliano tuvo entonces una sólida actuación, y más allá de un indulto del que en lo personal no me convenció, porque el toro no lo merecía ya que el joven Gamero lo había hecho ver mucho mejor de lo que fue; esa actuación enseñaba la notable evolución, la inobjetable madurez, la indiscutible pasión y entrega, de un joven que lucha sin tasa ni medida por hacer valer su verdad.

Así, con esa verdad, consumó una gran propuesta artística, que por sí sola valía la puerta grande, como lo consigné en mi crónica.

Los señores peñistas de la veleidosa socialité taurina con número de serie 432, sin lugar a dudas tenían que concederle el reconocimiento a Emiliano, porque había dejado los sólidos argumentos en el mayor coso del mundo, pero…

… pero, ¡no!

______________________________________

Emiliano Gamero el 29 de Diciembre en la Monumental Plaza de Toros México

______________________________________

¿No resultaba redituable para sus intereses extrataurinos, premiar a quien en verdad lo merecía?

¿Con quien en la realidad pretendían quedar bien?

No sabemos, no obstante…

… pudo más lo oficioso, la frivolidad, el fatuo proceder sin que existiera una razón válida, y así le concedieron su artificioso y poco relevante Minotauro -al que empequeñecieron y devaluaron todavía más- a Guillermo Hermoso de Mendoza.

Así fue, le ha sido concedido a un joven cuyo único mérito, en este momento, es ser hijo de Pablo Hermoso de Mendoza; y por ello, torea por México a pesar de que no convenza, aunque algunos inútiles buenazos del palco de la nula autoridad le regalen muchos despojos de res para sacarlo por las puertas grandes de las plazas de Dios.

Es demasiado gentil, Emiliano Gamero, ante este desprecio, ante esta injusticia, al llamarle “afamada peña” a un insustancial grupúsculo que luce más en las páginas de sociales.

Porque si fuera un grupo que buscara en verdad apoyar y reivindicar al arte del toreo, daría argumento a sus trofeos y serían en verdad el auténtico reconocimiento, que en este momento no lo son.

Emiliano con solvencia en esta rueda de prensa afirmó “… al ver la lista de triunfadores, me sorprendió no verme en ella, también confieso que mi dignidad torera y mi manera de sentir la fiesta brava en las venas, me ha llevado a tener muchas represalias a lo largo de mi camino, pero no me callo lo que me molesta; siempre he creído que se torea como se es, y así me gusta torear de frente y con entrega, así es mi día a día, digo lo que siento y defiendo lo que soy”.

Y agregó, “… tras la temporada grande 2014-2015, tuve el honor de recibir el Minotauro al rejoneador más sobresaliente de aquella temporada”… “… ante tal deshonra por parte de esta premiación, en este momento renuncio a él, renuncio a lo que un día me sentí orgulloso de tener, renuncio a la mentira, la discriminación llena de malinchismo de mis compatriotas de tal organización, exalto con orgullo que los próximo días estará de regreso en las oficina de la Peña Taurina 432.

Hoy me quedo con el mejor reconocimiento que puedo tener, que es el reconocimiento y cariño de la afición, cada tarde que sumo en mi carrera tiene el objetivo de ganarles corazón. El corazón de quien hace que todo valga la pena. De cada uno de ustedes, mis taurinos, son mi familia que hasta mi último aliento defenderé”.

En fin, ahí quedó escrita esta injusticia, este desprecio para un joven rejoneador que lucha por conquistar un futuro promisorio.

Seguramente la insustancial peña con número de serie 432, argüirá que ellos son los dueños de sus acciones, de su premio, y por supuesto, de sus intereses; y, sin lugar a dudas, les asiste la razón, pero entonces que no deambulen por la Fiesta con la bandera de “benefactores” de la tauromaquia, y mejor que anuncien que estos premios son para sus «lindos amiguetes«.

Así nadie podrá poner en tela de juicio sus decisiones.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

¡Sígueme! en mi nueva cuenta de Twitter:

@PEPEMAT91688656

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________