En Nîmes… Castella corta la única oreja de una decepcionante corrida de Jandilla

Nîmes (Francia). Domingo 20 de septiembre 2020. Coliseo Romano. Vespertina. Quinta y última de la Feria de la Vendimia. Mano a mano. Se lidiaron toros de Jandilla y Vegahermosa (2°) un lote dispar en cuanto a su presentación, con un juego heterogéneo. Lleno en el aforo permitido (5000 espectadores).

Sebastián Castella: Silencio tras aviso, silencio tras aviso y oreja.

Miguel Ángel Perera: Palmas, saludos tras dos avisos y silencio tras aviso.

Detalles:

Tras el paseíllo se tributó un minuto de aplausos en homenaje a la memoria del ganadero Borja Domecq, fallecido este año.

La terna fue invitada a recoger una fuerte ovación antes de iniciarse el festejo.

Actuó de sobresaliente Jeremy Banti.

Se desmonteraron Juan Sierra tras banderillear el segundo e hizo lo propio José Chacón frente al quinto.

Se llevaron a cabo todas las medidas para luchar contra el Covid-19.

___________________________

El diestro francés Sebastián Castella cortó la única oreja de una decepcionante corrida de toros de Jandilla en el cierre de la Feria des Vendanges de Nîmes.

Fue un enfrentamiento explosivo el que organizo la empresa Simón Casas Production para el cierre de la primera y, esperamos, la última feria de la Vendimia en modo pandémica. Sabemos que entre Sebastián Castella y Miguel Ángel Perera, las relaciones no siempre han sido buenas. Recordamos que, en los patios de cuadrillas, en algunos años, los dos toreros se evitaban con cuidado. Las cosas han cambiado desde entonces. Los hombres han madurado. Las trayectorias y sus vicisitudes les han ayudado en esta dirección. Sin embargo, entre estos dos coleccionistas de puertas grandes en Las Ventas, el enfrentamiento es siempre un reto esperado.

El primero de Jandilla salió abanto. Tomó dos varas y perdió las manos a la salida del embroque. Brindó a Jean-Paul Fournier, primer edil de Nimes. El toro fue noble y el torero de Béziers lo embarcó lentamente en el inició de su propuesta, dejando en su obra algunos detalles muy taurinos. El resto se complicó cuando el Jandilla empezó a bajar de tono, varios enganchones en las series deslucieron su trasteo. Mató de una estocada entera desprendida con cincos golpes de verduguillo, tras un aviso, fue silenciado.

El melocotón que hizo tercero mostró muy rápidamente signos de debilidad, mucho antes de los dos simulacros de varas administradas por Gabin Rehabi. Quite muy vistoso por gaoneras de Sebastián Castella que se encargó él mismo de la brega en el segundo tercio. El toro fue noble pero débil, y su fondo de raza hizo que se quede en pie y pelea. Castella se lo enrosca al alrededor de su geografía corpórea durante largos minutos, con dominación y buen gusto. Mató de una estocada entera rinconera con tres descabellos. Tras un aviso, escuchó el silencio.

Otro melocotón fue el quinto y se entregó en el capote de Castella con alegría. Tomó una primera vara empujando algo y una segunda de la cual salió solo. Castella invitó el sobresaliente Jeremy Banti en quite y dejó unas chicuelinas. Tras brindar al público, el torero de Béziers inició en los medios con pases cambiados firma de su estilo. El toro literalmente hizo el avión en la muleta de Castella en el inicio de la faena, pero terminó rompiendo, lo que hizo que los pases fueron menos limpios. Mató de una estocada de efecto fulminante y se le concedió la única oreja de la tarde.

El segundo marcado con el hierro de Vegahermosa salió frío en el percal de Perera antes de recibir dos varas empleándose. Quitó por tafalleras ultra ajustadas. Brindó al cielo. El toro fue noble pero también de pocas fuerzas. Perera le lidió muy bien en ambos lados, pero el conjunto no despegó. Mató de una estocada entera baja y recibió palmas.

Desde el recibo capotero el castaño que hizo cuarto perdió las manos. Tomó dos varas sin historia. Entró en quite Castella por chicuelinas. Bien Javier Ambel con los palitroques. Brindó al público. Inició su trasteo con unos pases cambiados de rodillas en los medios del anfiteatro. El toro se arrancó de lejos, ante el clamor del respetable. Dejándolo recuperarse, Perera embarcó al astado en series muy templadas y con mucho sabor. Remató con luquecinas muy en la moda actual. Mató de una estocada desprendida y dos descabellos rodillas en tierra tal como lo hacía el añorado Roberto Domínguez. Fue ovacionado tras dos avisos.

El tercer melocotón del encierro, el toro que cerró la temporada de Nîmes, salió reservón en el percal de Perera. tomó dos varas con un quite por chicuelinas del torero de Badajoz. El toro no tiene clase y pese a los mejores esfuerzos de Perera, la formula no cuaja hasta que el torero redujera las distancias con unos momentos impresionante de dominación, propuesta que obtuvo el apoyo del cónclave. Mató de una estocada caída y descabello. Fue silenciado.

___________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________