En Arles… Ventura y Ferrera bordan el toreo

Arles (Francia). Domingo 13 de septiembre 2020. Tercera y última de abono. Corrida mixta mano a mano. Se lidiaron toros de distintas ganaderías en este orden: Dos de Los Espartales (1º y 5°) y uno de Prieto de la Cal (3º), para rejones y dos de Zalduendo (2º, 6º, devuelto y 6º bis,) y uno de La Quinta (4º, devuelto, y 4º bis), para la lidia a pie. Para un mano a mano entre Diego Ventura y Antonio Ferrera. Media plaza del aforo permitido.

El rejoneador Diego Ventura: Oreja, palmas y dos orejas.

Antonio Ferrera: Oreja tras aviso, dos orejas tras aviso y silencio.

Detalles:

El segundo, de nombre Benefactor, herrado con el número 81, negro burraco de capa, de 530 kilos de peso, nacido en 01/15, fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

El cuarto bis, de nombre Arriero, herrado con número 8, cárdeno de capa, de 515 kilos de peso, nacido en 01/15, fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Actuó de sobresaliente en lidia a pie Miguel Ángel Sánchez Pascual.

Se llevaron a cabo todas las medidas para luchar contra el Covid-19.

___________________________

Sobre el papel, el cartel de la corrida que iba a cerrar este ciclo de la Feria del Arroz en Arles, tan especial, resultó triunfal.

El rejoneador Diego Ventura con gran poderío y excelente jinete desde hace unos años ha triunfado a lo grande, poniéndose a una altura extraordinaria y alcanzando retos para consolidar su liderazgo. En cuanto a Antonio Ferrera, en su segunda parte de su carrera de un banderillero poderoso transformándose en un artista impredecible. Uno de los escasos toreros del circuito con el que, en cualquier momento, puede pasar cualquier cosa.

Y si a esto, le sumamos muchos toros de calidad, a pesar de dos sobreros por incidencias de lidia, sucedió lo que se suponía que iba a pasar y fue en una doble salida a hombros que acabó con esta temporada de Arles 2020.

De cara al toro de Los Espartales abriendo esta tarde, Diego Ventura dejó un toreo de calidad. Después de dos rejones de castigo al lomo de Lambrusco difíciles de ubicar, el torero de La Puebla del Río hizo subir la temperatura en las gradas. Mucha precisión y con base del temple en la colocación de quiebros ajustados con Ilusión y Gadiana. Mató de un perfecto rejón de muerte de rápido efecto. Cortó la primera oreja.

El de Prieto de la Cal, en tercer lugar, salió con mucha energía del toril. Desgraciadamente, este lindo jabonero perdió rápidamente su vivacidad después de los rejones de castigo al lomo de Campina. Ventura aprovechó con Gitano al máximo este ejemplar a base de técnica y habilidad, pero sin que el conjunto pudiera despegar realmente. Al lomo de Remate clavó las cortas con la suerte al violín. Mató de un pinchazo y otro rejón de muerte. Escuchó palmas.

El último para Diego Ventura lució el hierro de Los Espartales. Ante un burel dando juego, el jinete no desaprovechó la oportunidad de triunfar. En una perfecta doma al lomo Lio hizo ponerse en el bolsillo al público con unos inspirados quiebros, luego dio una dimensión descomunal montando a Capote sin riendas y colocando las rosas milimétricas. Remató sobre Guadiana para colocar un rejón de muerte de efecto fulminante. Logró el doble trofeo.

El primer toro de Zalduendo, de presentación seria, fue recibido por un capoteo curioso y poco visto de Antonio Ferrera con su pierna derecha puesta en el estribo. Antonio Ferrera llevó su oponente al caballo, demostrando cierta bravura. Frente a un animal de buen son, Ferrera entregó un conjunto de intensidad creciente. Toreando a gusto, con variedad en sus muletazos, el español impactó a los tendidos con un toreo inspirado y original, bajo acordes musicales. Espectacular muerte con una suerte suprema en el encuentro caminando, iniciado a una distancia de diez metros, después de un pinchazo, enterró una espada entera. Gran estocada. Oreja tras aviso y premio de vuelta al ruedo en el arrastre para el de Zalduendo.

El cuarto estaba marcado con el hierro de La Quinta. Rápidamente resultó herido tras un golpetazo contra el burladero.

El sobrero del mismo hierro, de salida, se quedó corto en el capote de Ferrera. El diestro de Badajoz colocó el toro a distancia tres veces, los dos últimos encuentros colocando el caballo en la puerta de arrastre. El astado llegaba a cada cite con buen galope, pero sin empujar realmente la montura de un picador muy torpe. En la muleta, el toro colaboró, permitiendo que Ferrera se expresara. En una propuesta de calidad, yendo a más, Antonio Ferrera alternó las series con mucho temple, dulzura e inspiración, haciendo reaccionar el cónclave. Mató de un pinchazo y una estocada entera rinconera con la misma suerte al encuentro caminando. Dos orejas y vuelta al ruedo en el arrastre para el de La Quinta tras un aviso.

El Zalduendo, que suponía cerrar la feria, fue cambiado por ser cojo. El sobrero de Zalduendo se quedó frío en el percal de Ferrera antes de ser picados en dos ocasiones, saliendo solo del peto. En la muleta, este toro no era el compañero ideal, bajando de intensidad pases tras pases y buscando las tablas al final de la lidia. Ferrera sacó de su improvisación unos muletazos aislados de calidad, pero sin conseguir dar alivio a su trasteo. Mató de una casi entera caída y fue silenciado su labor.

___________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________