El arcón de los recuerdos de Jaime Sierra… Y la afición a los toros sigue ahora con los nietos (Segunda parte)

Y, como toda historia, todas continúan, y en el arcón de los recuerdos aparece mi querido nieto, Víctor, allá por el 2004; el siempre travieso e inquieto, Victorcito, con sus siete añitos en su haber.

Estos gratísimos recuerdos nos sitúan en la temporada 2004-2005 en la Plaza de Toros Nuevo Progreso de Guadalajara.

¡Estos dichosos, imborrables recuerdos!

Justo era el domingo 31 de octubre, cuando de pronto, Victorcito, al ver la salida del toro número 92 con 515 kilos de la ganadería de De Santiago, que fue lidiado por el matador Alejandro Amaya me dijo sin más y con mucho entusiasmo:

¡Tito regálame la cabeza de este toro para mi cumpleaños¡“.

Y, el cariño de un abuelo, ese cariño de los maravillosos abuelos, siempre nos acaba haciendo ceder, así que de inmediato busqué hacer contacto con el veterinario que en aquel entonces era mi amigo el doctor Armando Magaña y con el taxidermista mi siempre estimado amigo, Ramón Zenteno, para que acordara el precio y comprometer a, Ramón, con el fin de que la fecha de entrega fuera el 29 de diciembre de ese 2004.

Y, así fue mi gran amigo, Ramón, cumplió la puntual entrega, situación que hizo infinitamente feliz al querido Victorcito. Aquellos inolvidables siete añitos.

¡Regalazo!, que aún conserva en su cuarto allá en Mérida… Yucatán.

Por razones de trabajo mi yerno, Víctor, mi hija Liliana y sus cuatro hijos, si entre ellos Victorcito, se cambiaron a la Ciudad de México, por lo que las últimas corridas de toros que pude disfrutar con, Victorcito, fue el cierre de la temporada 2005-2006.

A pesar de las distancias conservábamos una comunicación muy bonita y sus viajes a Guadalajara eran continuos, así que no perdimos cercanía.

Un día me dijo emocionado: “¡Tito quiero torear para cuando cumpla diez años!“.

Palabras mágicas para un abuelo consentidor, así que manos a la obra y a buscar en dónde comprar unos becerritos, preguntando me puse en contacto con mi querido amigo, Mundo Guerrero, quien conocía a, Manolo Tirado, quien en esos ayeres tenía algo de ganado, fuimos a ver algunos becerros para realizar el apartado y futura compra de lo que sería el debut de mi nieto con la bravura.

Este debut se planeó a la perfección para el cumpleaños de Victorcito en diciembre del año 2008, pero no todo quedó ahí sino que deseaba torear de luces así que a buscar un sastre, para lo cual me presentó, Mundo, con Fernando Fonseca y acordamos un terno en verde botella y oro, por cierto todo el bordado estuvo a cargo del maestro Cesar Gutiérrez.

La ilusión a tope, las sesiones de prueba, pedir las medias de la aguja, zapatillas, montera, comprar trastos, en fin todo lo necesario para que ese debut fuera inolvidable.

Recuerdo que mi yerno, Víctor, viajó por esa época a España y le trajo a mi nieto un traje corto muy bonito con todo y sombrero cordobés.

Toda la familia disfrutábamos de los adelantos que se hacían para llegar a la fecha lo mejor preparados, ese verano la preparación fue intensa en casa enseñándole a Victorcito la técnica bien aprendida de mi querido padre.

Y, a ir a la prueba final del traje de torear con el cuidado de lo bien aprendido por esa gran ayuda de todo un profesional Mundo Guerrero.

¡Pero!…

… un infortunado juego de niños en el colegio le llevó a tener fracturado el codo del brazo izquierdo, imposibilitándolo para torear en diciembre.

Por algo pasan las cosas.

Todo quedó en el recuerdo de las emociones vividas en la preparación, registrado en las fotografías algunas de las cuales les comparto en la galería.

Desde ese entonces ya no se dio otra oportunidad, aunque Victorcito ha seguido en contacto con la fiesta de toros y por su carácter se ha conectado con gente del toro en Mérida.

Sé que ha echado capa en ocasiones pero en esos años de ausencia del abuelo, él se enfocó mucho a su otra gran afición, los caballos.

Y así las cosas, amigos, por ahora me despido hasta nuestro próximo reencuentro, aquí  en el arcón de mis recuerdos, que ahora ya son suyos también.

Seamos responsables y observemos todas las medidas de seguridad, el coronavirus la Covid 19, sigue su marcha implacable por una pésima, absolutamente pésima conducción de nuestras autoridades.

¡Por favor!, no le hagan caso a los, López (Obrador y Gattel), la pandemia no está domada ni controlada y ahora por esta incapacidad ya vamos rumbo a las 70 mil defunciones, lo que es una catástrofe.

Cuidémonos y cuidemos a los demás, no nos queda de otra.

#Quédate_en_casa

___________________________

____________________________________

El arcón de los recuerdos de Jaime Sierra… Y la afición a los toros sigue ahora con los nietos (Primera parte)

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________