El comentario de Paco Cañamero… El día que Dámaso Gómez cerró su libro

Dámaso Gómez se instaló en Salamanca desde sus años de novillero y ya apenas se movió de esta tierra. Cayó de pie y encontró las bendiciones de los ganaderos charros, quienes confiaban en él sus faenas camperas y enseguida alcanzó reconocimiento de maestro. Además, pronto encontró en el señor Juan Luis Fraile, mucho antes de que sus hijos fueran figuras entre los ganaderos, a un íntimo amigo y protector.

Desde el inicio, el señor Juan Luis le dio trato distinguido, fue fijo en sus tentaderos y hasta pasaba temporadas invernales en su finca del Puerto de la Calderilla. Allí salía a correr a la sierra, porque Dámaso era un atleta y un deportista que apenas fumó, ni probó el alcohol, en largas sesiones donde daba la vuelta en el poblado de Ventas de Garriel y después bajaba a buena zancada y al llegar al pilón de Los Caños siempre se bañaba e incluso en invierno, en muchas ocasiones, rompía el hielo y, ante la sorpresa de todos, se metía en el agua.

Dámaso fue un torerazo y también un personaje díscolo con un carácter que le acabaría haciendo daño en su carrera, porque no tenía nada para callado. Además era distinto, fijaos si era distinto que salía con una joven miembro de una conocida familia ganadera salmantina y de la noche a la mañana se casó con ¡la abuela de la novia!

Aquello fue un escándalo… menos para Dámaso.

A los pocos días de contraer matrimonio torea en Barcelona una corrida en la que también se acartelaba otro inmenso torero, también muy lenguaraz, el venezolano César Gírón, ya consolidado como gran figura. Esa tarde, al llegar al patio de cuadrillas, al gran César no se le ocurrió otra cosa que llaman «¡abuela!» a Dámaso Gómez.

Qué sería lo que le dijo el madrileño que, siendo lo que era César que nadie lo calló, nada más salir de la plaza no quiso más que desaparecer y perderlo de vista después de haberlo citado para saldar cuentas, al quitarse el terno de luces.

Y es que así era este desaparecido maestro, con una personalidad distinta y también arrolladora que a nadie dejaba indiferente. Hermano de un piloto al que contrató El Cordobés cuando viajaba en avioneta para cumplir sus compromisos y aquel año se negó a torear con El Pelos y aprovecharse de la coyuntura. Admirador de Rafael OrtegaPedrésLuis Miguel DomínguínEl Viti, a quienes públicamente refirió lo mucho que se fijaba en su forma de torear.

Dueño de una entrega y valor seco, junto a una capacidad que le hicieron matar durante años las corridas más duras sin apenas despeinar su melena aleonada. Sin embargo, con tantos méritos y después de cuajar tardes grandes en Madrid, a esa plaza dijo adiós en una encerrona donde parte de la prensa madrileña se venga de su persona zaheriendo con durísimas crónicas a tan inmenso torero. Al mismo que hoy lloran, quien escribió una página para la historia y además fue un hombre siempre fue amigos de quien le fue de frente y por derecho.

En Salamanca fue muy querido y además, otra cosa que las nuevas generaciones desconocen es que fue el primer maestro y descubridor de Paco Pallarés. De su mano, el de La Fuente de San Esteban, dio los primeros pasos y debutó de manera triunfal en Logroño con el nombre de Paquito Fuentes; después surgieron desavenencias, Dámaso lo dejó y Paco cayó en manos del Pipo, quien le cambió de nombre y desde entonces empezó a llamarse Paco Pallarés.

Pero sus grandes amigos del Campo Charro fueron los Fraile, otro hermano para ellos. Tanto que en los últimos años su vinculación al toro era a través de las continuas charlas que mantenía con Lorenzo, dueño del Puerto de San Lorenzo y a quien más ha estado unido.

Como testimonio de tanta afinidad, desde hace más de dos décadas, en la casa solariega de esa ganadería, en una vitrina colocada en lugar destacado está expuesto aquel verde botella y oro de las últimas corridas del gran torero.

Fruto del afecto y cariño de esta familia a Dámaso Gómez, en mayo de 1992, le regalaron el último toro que estoqueo para celebrar los cuarenta años de su alternativa. La fecha fue justo una semana después de la trágica muerte de Manolo Montoliú y para agasajar al maestro, le hicieron una gran fiesta en El Puerto de la Calderilla, donde no faltó el feliz cumpleaños, además de estar el ruedo de la plaza pintado con el motivo del acontecimiento. Bajo un escenario nublado, allí llegó el gran Dámaso temprano, junto a varios amigos de Madrid y otros de Salamanca.

Fue una mañana de marcada torería donde el viejo maestro del madrileño barrio de Chamberí, auxiliado por José Mari Martín El Salamanca, desempolvó lo mejor de su torería en una actuación memorable donde cerró su libro torero. También tentó una vacas junto a Juan Luis Fraile, el hijo de Nicolás y que era discípulo de Dámaso, que entonces era novillero y, al año siguiente, encontró una trágica muerte al ser arrollado su vehículo por el tren.

Hoy, rebobinando la personalidad del gran Dámaso se agolpan las vivencias, además de hablar durante la jornada del afecto de Dámaso con su entrañable amigo Lorenzo Fraile, con el maestro Santiago Martín El Viti, con el maestro Andrés Vázquez, con la leyenda deportiva de Vicente del Bosque, con amigos periodistas y grandes aficionados que lloran la perdida de un torerazo. Aquel León de Chamberi, que rugió de valor y torería durante tantos años.

_____________________________

_____________________________

Artículo relacionado:

El comentario de Paco Cañamero… Dámaso Gómez, en la muerte de un torerazo

_____________________________

@pacocanamero

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________