En la Opinión de Pepe Mata… Los alarmantes desaciertos de un presidente que sigue en campaña, afectan a todo México

¿Quién le quitará el empleo, la comida, el sustento a los mexicanos? El que por capricho no quiere dar apoyos fiscales a los empresarios para fortalecer la continuación de las fuentes de trabajo”.

Decepcionante, absolutamente decepcionante, indolente y ofensivo, ha sido el discurso del presidente, Andrés López, que leyó este domingo 5 de Abril en la Ciudad de México desde Palacio Nacional -sede del poder Ejecutivo-, en medio de una soledad narcisista

… en medio de la confusión de un presidente, que no ha logrado entender ni comprender que hace ya dos años dejó de estar en campaña.

Esto que pareciera no es tema taurino, lo es y sobretodo porque afecta directamente a las economías de todos los que intervienen -directa o indirectamente- en una corrida de toros.

No se olvide que también hay empresarios taurinos que igualmente requiere de apoyos, con el fin de superada la pandemia afrontar la crisis financiera, seguir haciendo festejos, manteniendo las fuentes de trabajo, y pagar entre otras cosas, sueldos.

Y si el público, el gran público taurino no tiene dinero para pagar una entrada, por supuesto que también afecta a este mágico, mítico y trascendente espectáculo.

Las pésimas decisiones gubernamentales por supuesto que afectan a todos los mexicanos.

Por ejemplo, veía en el twitter como le recordaban a la actriz, Susana Zabaleta, cuando festejando la proclamación de López como presidente electo, gritaba voz en cuello “… ¡fuera gaviota, ahora si habrá apoyo a la cultura!”; tras las absurdas decisiones presidenciales de no apoyar justamente a la cultura, no sólo ha quedado en la decepción Susana y, muchos más, quienes creyeron en un cambio; sino que esta decepción es todavía mayor, después de que López decidió hacerse de todos los fideicomisos que apoyaban a la cultura, al deporte, la ciencia y la tecnología. Ya que esta decisión fue tomada, todo hace ver, para refaccionar programas clientelares, o sociales como le gusta en llamar a Andrés.

En este panorama, algunos de los pocos mexicanos que todavía creen en López, suponían que podría haber este domingo 5 de Abril una reacción presidencial para apoyar a la muy muy enferma economía en tiempos de coronavirus, con estrategias sólidas para que los empresarios pudieran salir avante y se evitarán despidos masivos.

Porque si bien es cierto que hay factores externos que provocan un daño importante a las economías locales, también es verdad, que mucho ha hecho López para afectar a la economía nacional a través de acéfalas decisiones.

______________________________

Andrés López en medio de la soledad narcisista

______________________________

Sin embargo, este domingo fatídico para México, la imagen que se proyectó, fue nuevamente la de un presidente indolente, inmerso en un mundo de fantasías, alejado totalmente de la realidad.

En medio de tanta palabrería que salió de un supuesto informe que no informó nada que no se haya dicho en esas aburridísimas mañaneras; sí, aburridísimas e intrascendentes mañaneras, que más que conferencias de prensa, se convirtieron en el show en donde el culto a la personalidad para con un presidente se lleva a cabo para magnificar la incompetencia…

… esa palabrería nos mostró y demostró que lo dicho desde Palacio, ha sido una gran rebanada de nada, en medio de una insoslayable verdad que enseña a un hombre pequeño, limitado, inculto, incapaz, indiferente, indolente, pusilánime, pendenciero, cínico y misógino.

Un hombre en medio de la soledad de su inacabable narcisismo y alejando de un México que requiere urgentemente un líder en tiempos de coronavirus, en tiempos de una economía en recesión, en tiempos de un país devastado, que no halla cómo poder resolver los problemas más urgentes como son:

  • Feminicidios sin control
  • Niños con cáncer que no tienen medicamentos.
  • Inseguridad desatada

Y ahora, en medio de una pandemia, con cifras de un avance que no dan credibilidad a la población.

¡Decepcionante!

¡Sí!, decepcionante ver a un hombre extraviado en su conformismo, en su mediocridad que exclama como mera justificación para intentar seguir vigente:

¡Primeros los pobres!”.

Y es justamente a los primeros que pisotea y hace daño, afirmando sin razón que no piensa dar apoyos a los empresarios, porque su abyecto pensamiento, le dicta que no lo requieren.

Sólo que no ha reflexionado que esa irracional medida, sólo puede conducir a que en determinando momento se cierren las fuentes de trabajo, comiencen los despidos masivos, se multiplique el desconcierto y el estrato de la pobreza extrema, al no haber flujo de efectivo que active la economía, su economía, se incremente y desate una mucho peor crisis… si cabe, en medio de esta devastación que vivimos.

¿Quién le quitará el empleo, la comida, el sustento a los mexicanos?

El que por capricho no quiere dar apoyos fiscales a los empresarios para fortalecer la continuación de las fuentes de trabajo.

¿Pero en todo esto, que le lleva a pensar a este pequeño hombre que cuenta con un alto índice de aprobación?

Primero, las encuestas, en las que no creo.

Un alto porcentaje de los encuestados no dicen su verdad por diferentes factores: idiosincrasia, temor a ser descubiertos, o simplemente porque no les interesa decir su verdad.

Desde mis épocas de estudiante en la Facultad de Contaduría y Administración sí de mi siempre amada y respetada UNAM, le refuté a mi admirada maestra Carmen Nolasco en su clase de Probabilidad y Estadística, que este tipo de encuestas para conocer las preferencias electorales y popularidad de los políticos no eran confiables, porque nadie se atreve a decir su verdad…

… lo que acabaría confirmando, cuando un par de años después, ayudé al Doctor en Prospectiva y Ciencias Sociales por la Sorbona de París, Adip Sabag, en sus investigaciones que hacía con relación a los informes presidenciales.

Llevábamos a cabo encuestas para conocer el impacto y diseñaba una muestra. Cuando aplicábamos el cuestionario descubrí que muy pocas personas decían su verdad. Por ello, no confío en las encuestas.

Al margen de esto, hacíamos un análisis lexicográfico, para conocer a través de las palabras que más utilizaba el presidente en turno, su forma de pensar.

Pero todo en el mundo tiene una historia, y esto de que es el presidente más votado también la tiene:

En México tenemos un presidente que no sabe qué es presidente. Eso es un hecho irrefutable. Fue electo por el 33 % del universo electoral en julio de 2018, desde entonces no se dio cuenta del hecho y siguió en campaña.

De cerca de 90 millones de electores -el universo electoral de México- que el 1 de julio podíamos ejercer el sufragio, poco más de 30 millones decidieron darle su apoyo a López.

De estos votantes, aproximadamente 15 millones son en promedio su capital político, que siempre le ha seguido, y aunque cometa errores garrafales, para ellos siempre estará bien y todo será culpa del entorno.

Los otros 15 millones votaron por hartazgo pero no por convicción. Cansados de los demás partidos que no había respondido de acuerdo a sus expectativas, vieron en López la última de la última opción, y ayudaron a elevarlo a la primera magistratura del país.

A, López, le quedaba un gran reto, convencer a 60 millones de que sí representaba un cambio pero no fue así; por el contrario se propuso desde le primer día, en confirmarle a ese 67 % que no cree en él, que les asiste la razón, que no era la opción para México.

Desde las primeras decisiones que anunció hizo ver que todo iba a moverse a través de imponer caprichos y ocurrencias por encima del bienestar del pueblo y eso a pesar de que la buena fe de sus seguidores traten de justificarle, se denomina:

¡Corrupción!

Así apareció una consulta improvisada e ilegal a lo que llamó “consulta al pueblo sabio”, con el fin de detener lo que hubiera sido el aeropuerto más funcional y moderno de América para la Ciudad de México, y con una mínima asistencia y muchos votos agregados -misteriosamente- 1.067.859, se acabó con un gran proyecto, sólo por un absurdo capricho.

Esta acción arbitraria y fascista, provocó la inmediata desconfianza de los inversionistas extranjeros y mexicanos, y de ahí comenzó el derrumbe de una forma de desgobernar que nos llevó en su primer año de tropiezos y errores, a decrecer en en un -0.1 %; y ahora para 2020 las predicciones de las más importantes calificadoras (como por ejemplo, Moody’s , Fitch, S&P Global Ratings), incluyendo al Banco de México, anuncian un peor decrecimiento para este desconcertante 2020 que, incluso, podría llegar a ser del -8.0%

Todo tiene un referente

Sí, todo tiene un referente. Alguien que nació y se conformó en el aberrante modelo priísta echeverriísta, modelo que hizo mucho daño a México en la década de los años 70, para empezar, no puede ser gente de izquierda.

Así de simple… no puede ser de izquierda.

Y, no puede ser de izquierda, porque su mayor referente es un partido: el PRI en la época de su total hegemonía y peor corrupción teniendo como maestro al propio Luis Echeverría Álvarez.

Quien lo dude, porque sea más joven que quien esto escribe y evidentemente no lo vivió, puede remitirse al análisis de esa época y conocerá, que justamente ese modelo fascistoide impuesto por Echeverría es el que en estos momentos se lleva a cabo a raja tabla.

¿Se pueden componer las cosas?

Sí, todo en la vida tiene solución, si uno se propone a conseguirla.

Y esta solución se puede encontrar, a través de las próximas elecciones del 2021, a través de la revocación del mandato que tanto se ha apoyado; o en un caso extremo, y deseamos que no ocurra, hasta en los levantamientos sociales, que pueden ser producto del hambre que provocará el desempleo galopante, que no quiere ver ni entender López, pero que está él mismo provocando.

López, toda una vida se ha pasado ofendiendo, difamando a propios y extraños, más de dos décadas se pasó afirmando que él conocía la problemática de México, y que él era la solución; un día, sólo un día tras ser presidente electo, bastó para comprobar que carecía de todo elemento para cambiar al país.

Y por ello continuó en lo único que sabe hacer, estar en campaña permanente, culpando a los demás de sus errores, de su incompetencia, en lugar de visitar la autocrítica, y entender que México…

… México, necesita más mucho más que personas mediocres, indolentes y misóginas para levantarlo.

México necesita urgentemente de un auténtico líder, que convoque a todos a la unidad, y en conjunto superemos todos los problemas que ya tenemos encima.

Porque todo, reitero, todo en esta vida si uno se propone se puede superar a través de encontrar la solución.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

@PERIODISTAURINO 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________