Plaza de Acho cumplió 254 años de inaugurada

La Plaza de Toros de Acho, el coso taurino por antonomasia de la ciudad de Lima y el principal y número uno del Perú, más que bicentenaria edificación, cumplió ayer jueves 30 de enero nada menos que sus doscientos cincuenta y cuatro años de haberse inaugurado un día igual del año de 1766,  aún incluso sin haberse terminado totalmente la edificación.

Durante un largo tiempo no se tuvo un registro preciso de la fecha de su inauguración al existir datas que refieren a otros hechos como por ejemplo el de haberse erigido previamente en los mismos terrenos ─al lado derecho de la ribera del río Rímac y a las faldas del cerro san Cristóbal─, el 23 de febrero de 1756, es decir una década anterior; como del mismo modo coincidiendo con el año de 1766 pero con diferencia de dos semanas, puesto que se consideraba al 17 de febrero como el día inaugural, siendo corroborado un par de siglos luego, la fecha definitiva del 30 de enero.

Pero fue seis años después que a iniciativa tanto de don Hipólito de Landaburu y Ribera, como del connotado vecino don Miguel de Adrianzén; el virrey Manuel Amat y Junjent, marqués de Castelbell, autorizó se realicen los trabajos para la construcción de un “coso firme, en los terrenos del Acho…”  los cuales se iniciaron a partir del año 1765.

El contrato redactado y suscrito para tal fin, otorgaba a Landaburu el derecho del usufructo del coso por cien años durante los cuales se comprometía al pago de 1,500 pesos anuales en beneficio del Hospicio de Pobres que transcurrido ese tiempo se hacía de la propiedad definitivamente.

________________________

________________________

Esto según da cuenta la notable investigación del doctor Aurelio Miró Quesada, por cuyo trabajo quedo plenamente establecida la antigüedad de nuestro buque insignia taurino, al descubrir en la Biblioteca de Santiago de Chile documentos certeros con los que se acreditaba la fecha exacta de la construcción e inauguración de la plaza. Esos documentos terminaron en el país sureño gracias al saqueo perpetrado por las tropas invasoras durante la infausta Guerra del Pacífico.

De tal manera que indubitablemente la Plaza de Toros de Acho es la tercera más antigua del mundo, tras la Real Maestranza de Caballería de Sevilla (1770), y la de Zaragoza, edificada en 1764.

El Hospicio de Pobres es hoy día la actual Benemérita Beneficencia Pública de Lima, propietaria de la plaza, esta entidad depende orgánicamente de la Municipalidad de Lima Metropolitana, pero mantiene autonomía administrativa.

En tanto, es la Municipalidad Distrital del Rímac (la urbe limeña cuenta con 49 distritos incluyendo los de la provincia del Callao que conforman la gran conurbación metropolitana), quien por estar bajo su jurisdicción territorial, rige y regula todo espectáculo que en ella se realice.

La primera corrida oficial se llevó a cabo contando con la presencia del virrey, actuando tanto toreros montados como de a pie. Siendo estos los desconocidos El Pisi, Maestrito de España y Gallipavo. Junto a ellos formaron parte de las cuadrillas los varilargueros peninsulares Rosco y Luna.

El coso bajopontino ha tenido tres remodelaciones importantes, la primera en 1863; la del año 1944, donde se duplicó el aforo y se redujo el enorme ruedo primigenio de casi 90 metros a los 63 actuales de diámetro, y la última de 1961 que tras expropiación de algunos inmuebles se le dota de patios y terrazas en el sector del ingreso por Sombra, donde también se construyen el Museo Taurino y El Mesón que se utiliza como restaurante.

El recinto es considerado Monumento Histórico Intangible y forma parte de la declaratoria de Patrimonio Monumental de la Humanidad conferido al centro histórico de la ciudad de Lima por la Unesco en 1988. Es la única plaza de toros de las américas que contó con la presencia de un rey español en funciones cuando recibió la visita de S.M. el rey don Juan Carlos de Borbón, durante la Feria del Señor de los Milagros del 2001.

Aquella tarde del 26 de noviembre, Su Majestad acompañado del presidente de Colombia Andrés Pastrana y del escritor Mario Vargas Llosa, presenció la reaparición del maestro Paco Ojeda que alternó con Julián López El Juli y el peruano Rafael Gastañeta.

¡Felices 254 años hermosa y majestuosa Acho, que sigan siendo muchos más albergando la fiesta más bella y luminosa, la de los toros!

________________________________

________________________________

@TorosenelMundo_

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________