En Almadén de la Plata… En hombros Mario Sotos y Manolo Vázquez

Plaza de toros de Almadén de la Plata. Media plaza. Novillos de Albarreal.

Alexis Navarro: Oreja.

Mario Sotos: Silencio y dos orejas.

Manolo Vázquez: Oreja y dos orejas.

________________________________

En tarde calurosa, la bella plaza de toros de Almadén de la Plata completó la mitad de su aforo para una novillada picada mixta. Los aficionados nos planteábamos la pregunta: ¿cómo será y estará el último eslabón de los Vázquez?

Bajo un primero sin raza, Alexis Navarro planteó un trasteo falto de acople. El inexperto rejoneador tuvo en sus manos un utrero de Soto de la Fuente falto de movilidad pero con clase. Faltó mas acierto en banderillas. Oreja.

El segundo, apretado de carnes y bajo mostró un buen son en el percal de Mario Sotos que lo saludó con buen gusto a la verónica. En el caballo cumplió y en banderillas apretó. Se ciñó con él en un trasteo basado en el toreo fundamental; siendo la mano derecha la que más destacaría en su labor. Se acabó atragantando con los aceros y ello le privó de tocar pelo.

El burraco que hizo cuarto, tuvo el temple y el tranco de más que le faltó al primero. Se gustó a la verónica de nuevo Sotos. El sobresaliente ejecutaría un buen quite rematado con una sabrosa media.

Bajo la mano derecha, se sucedieron las series ligadas y con profundidad y aquello tornó en transmisión y empaque. Por el otro pitón se rebosó el novillo, hasta que en las cercanías, tuvo que acortar distancias el novillero para acabar la faena. Dos orejas.

Allí estaba. Con un marfil y oro sobre sus hombros, hizo presencia en el ruedo Manuel Vázquez. Todos esperábamos una gran impresión de él. El utrero que le correspondió en primer lugar fue encastado hasta el inicio de su labor muletera.

La torería se notaba en sus andares, pero esa misma se diluyó al manifestarse una pésima colocación delante del novillo. Sin cruzarse, desconfiado y sin firmeza, su faena pasó sin pena ni gloria arrancando unos olés al final del trasteo. Oreja.

El epílogo de una tarde, fue lo mejor de a misma. Manolo Vazquez estuvo en la tónica de su primer oponente, tanteando las embestidas de su ultimo enemigo hasta que se confió y trazó muletazos de enjundia exquisita.

Los naturales brotaron en todas sus vertientes: ayudados con la espada, rematados detras de la cadera, a pies juntos, etc. Bellísimos todos para pasear las dos orejas y salir a hombros.

____________________________________

Foto: Archivo

____________________________

@ignaciotaurino

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

____________________________________________________________________________