En Madrid… Juan Ortega y mucha torería

Las Ventas. 15 de agosto de 2019. Corrida de toros en honor a la Virgen de la Paloma. Toros de Martín Lorca y Escribano Martín (1º), de elevado peso y sosos. A destacar el tercero, con más codicia.

Fernando Robleño: Ovación con saludos y

Sebastián Ritter: Silencio y silencio tras aviso.

Juan Ortega: Ovación con saludos tras aviso y división de opiniones.

______________________

Fernando Robleño recibió al primero de la tarde, un negro listón con cierta cojera que no debió ver el señor presidente y sí los aficionados. Lo tanteó con gusto con el capote. En el caballo no se empleó. Puso todo de su parte con la muleta pero la escasa condición del animal no dio para demasiado. De la nada puso el pecho por delante para dejar muletazos sueltos que alabó el público. La estocada no fue entera pero la colocación estuvo bien.

691 kilogramos es lo que marcaba la romana del cuarto, bien recibido con el capote por parte de Fernando Robleño. Dibujó bonitas verónicas en el centro del ruedo. Buena puya la segunda, citándole de manera vistosa y acudiendo el toro con los riñones.

Fue capaz Robleño de llevar a su terreno al toro y exprimirlo al máximo, dejando así bonitos redondos por la derecha. La faena terminó enfriándose un poco. Pinchó

El segundo, de poca fuerza, fue devuelto a los corrales tras perder las manos en varios ocasiones.

En sustitución salió un toro que mostraba otras cualidades mejores que las de los anteriores. Metió la cabeza en el capote de Sebastián Ritter con celo. El brindis fue para el doctor D. Máximo Garcia Padrón. Comenzó la faena desde el tendido del sol, por abajo, donde mostró debilidad el astado. Lo sacó a los medios y lo toreó despacito y con suavidad. No pudo hacer gran cosa y terminó faltándole colocación. Dejó una estocada tras un pinchazo cosechando así el silencio.

El sobrero era de Jose Luis Osborne y salió en quinto lugar, debido a que se había corrido turno en el segundo. Veleto de pitones y excesiva caja. Lo sacó Ritter con la muleta a los medios para torear al natural con estilo. Continuó por la izquierda pero la sosería e inmovilidad del toro mantuvieron a los asistentes totalmente desconectados de lo que pasaba abajo. Se le complicó la espada y cosechó el silencio.

Salió con celó ante el capote de Juan Ortega el tercero de la tarde. Buenos fueron los tres pares de banderillas. El sevillano comenzó la faena desde las tablas con templanza y armonía en los vuelos. El público empezó a aplaudir. Pasó al natural y dejó trincherazos de gran gusto.

La colocación fue muy buena y el tendido estaba entregado.  Tomó el acero para dejar una estocada tendida. Desafortunadamente se le enrevesó el descabello y se terminó enfriando el tendido. No obstante terminó cosechando las palmas.

Con la cabeza por arriba y rajado salió el sexto y último de la tarde. Juan Ortega suavizó la embestida con verónicas. No fue fácil la lidia, generando así ligeras protestas en el tendido. No tuvo opción alguna de torear tal bobalicón y cogió la espada para finalizar la faena.

En conclusión, una tarde de toros a la que asistía con ilusión de festividad y juventud, ya que iba acompañado de jóvenes familiares. Iba con la esperanza de que pudiesen ver los toros pero después de ver lo visto, creo que se han ido a casa sin decir: “He estado en los toros”.

_____________________________________

Aquí puede entrar a ver la crónica de la Gran Muriel Feiner

_____________________________________

@pablobielsa5

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________