En Cenicientos… Una oreja para Alberto Lamelas en una mansa corrida de Dolores Aguirre

Cenicientos (Madrid). Jueves 15 de agosto. Plaza de toros Jerónimo Pimentel. Segunda de la Feria del Toro. Se lidiaron toros de Dolores Aguirre, de presentación desigual, pero con trapío y seriedad. Mansos todos salvo el 1°. Mas de tres cuartos de aforo.

Alberto Lamelas: Oreja y ovación con saludos.

Rafael Cerro: Ovación tras aviso y silencio.

Javier Jiménez: Pitos tras tres avisos y silencio.

Detalles:

Tras dos grandes pares de banderillas de Ángel Otero, recibió una ovación sonora con la que saludó montera en mano.

Parte médico del banderillero Ignacio Martín Ramos: El tercero de la cuadrilla de Alberto Lamelas, fue atendido, tras la celebración del festejo, en la enfermería de la plaza de “… una cornada envainada de 10-12 centímetros en la cara externa de la pierna derecha“, firmado por el Dr. Joaquín Olmeda.

___________________________

Salida fría del primer toro, como todos los del encierro. Un toro con serio trapío. Fue emocionante el primer tercio derribando al caballo, El toro se lo pensó mucho antes de arrancar, pero fue a por la segunda metiendo los riñones, aunque salió suelto.

Alberto Lamelas inició su trasteo con la zurda a un toro de buen tranco que iba largo, luego lo aprovechó por ambos pitones hasta que bajó de intensidad la parte final de la faena. Remató con tres manoletinas y dejó una estocada entera delantera y perpendicular. Se le otorgó un a oreja.

Con el cuarto se frenó de pronto en el capote de Lamelas que no lo tuvo fácil de parar siendo muy distraído y pensándoselo. En el primer tercio fue picado en tres ocasiones, empujando algo en la primera vara que cayó en la paletilla. En la segunda salió suelto, y entró una tercera al relance. El toro además de manso, resultó violento para la muleta, metiéndose por dentro en muchas ocasiones. Resultó sin opciones ninguna, aunque Lamelas hizo el esfuerzo, lo despecho de una estocada entera caída. Recibió una ovación.

Muy en el tipo del Conde de la Corte fue el segundo, que también derribó la cabalgadura en la primera vara, acudió con cierto tiempo al segundo hierro. Tras brindar al público, Rafael Cerro lo castigó por bajo.

El toro ni tuvo recorrido ni humillaba, pero si fue orientando ya que tenía siempre en la vista al torero. Se le iba por dentro sobre todo por el derecho. Desarrolló peligro y mala casta. Estuvo muy firme y sincero el extremeño, jugándosela, aunque pocos muletazos enteros hubo, dado las condiciones del burel.

Malogró con los aceros, con tres pinchazos, una entera contraria y atravesada, con cinco verduguillos y una herida en el pie derecho. Tras un aviso, fue ovacionado por la afición coruchana.

Con querencia al toril resultó el quinto desde su salida. Dos entradas al caballo en una suerte de poca emoción. Se lució en la cara del toro Ángel Otero colocando dos grandes pares en un toro nada fácil.

Recogió una sonara ovación montera en mano. Con la tela roja solo consiguió una tanda con la diestra ya que de pronto el toro cantó la gallina, se rajó en tablas. Porfía Rafael Cerro, sin tener ninguna opción. Mal con la espada que cayó en el sótano. Fue silenciado.

Con el tercero se lució por delantales y a la verónica Javier Jiménez ante un toro que salió con mas ímpetu. Se arrancó pronto al peto y ese si metió bien los riñones, en la segunda entrada se quedó en el peto empujando y haciendo caer al picador en la cara del astado. Por suerte, no paso mala fortuna.

Pero de esto no vamos a decir que fue bravo el toro, ni mucho menos. Jiménez, inició su trasteo por trincheras y de pronto se vio el toro podido. Embistió a arreones en la muleta, solo algunas tandas con la diestra, fue lo único en resaltar.

Se atascó en la suerte suprema con tres pinchazos y una casi entera tendida y atravesada, por lo que volvió a entrar a matar colocando a su vez una media trasera, El toro no se dejó descabellar y tampoco fue acertado el puntillero, ambos causaron el sonido de los tres avisos. Y fue pitado el sevillano.

Con el cierra plaza que también paso por dos castigos en varas sin demás codicia y pocas opciones dejó el ultimo de Dolores Aguirre. Un toro deslucido, con muchos enganchones en la muleta de Javier Jiménez que no le dejó ni hacer un pase. Tampoco se ha cruzado con el toro y ninguna conexión hubo con los tendidos. Mató de una media estocada tendida. Oyó los silencios.

___________________________

Ir a La galería de Philippe Gil Mir

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________