En Orthez… La terna se estrella con una infumable de Prieto de la Cal

Orthez (Francia). Domingo 28 de julio. Vespertina. Arènes du Pesqué. Se lidiaron seis toros de Prieto de la Cal, muy en Veragua, mal presentados, desiguales – escobillados casi todos – aunque con cierto trapío y caja; alto el primero, descastados y desarrollando genio; mansos los 4°, 5° y 6°, más notable en su juego el 3°. Lleno aparente en los tendidos en tarde de buena temperatura.

Alberto Lamelas: Silencio y silencio

Jesús Enrique Colombo: Silencio y silencio.

Ángel Sánchez: Silencio y silencio.

Detalles:

Ante la salida del sexto fue invitado a recoger una fuerte ovación el torilero que cumplirá su ultima tarea.

Tras el festejo se otorgó el premio Roger Dumont al mejor varilarguero que ha caído en mano de Jesus Manuel Vicente Garcia, quien pico al 6°, fue otorgado por el ayuntamiento de la ciudad.

También recebió el premio al mejor gesto taurino con un jamón para Iván García, otorgado por la Pena Sol.

El presidente del club taurino de Tafalla, fue también invitado al ruedo en reconocimiento a su afición y recibieron un obsequio de la Pena Sol.  (Vinieron con un autobús de 50 personas). Hozo lo propio la peña de Medina de Polma.

_________________________

El primero de Veragua, un toro alto de agujas, bien presentado, lastimosamente se rompió el pitón izquierdo al rematar en el primer burladero. El toro entró en el peto en tres ocasiones con ganas, pero ni siquiera empujó, desde los medios acudió en la tercera entrada. Brindó su faena Alberto Lamelas al empresario francés Alain Lartigue e inició su labor ante un toro imposible, siempre en la defensiva. El astado no humilló casi nunca, pegando arreones y hachazos molestos y violentos, siempre con la cara alta. A pesar, el torero de Madrid hizo el esfuerzo con mucha valentía, coraje y ha tenido que sudar a gota gorda ante la cara de su oponente por el peligro que desarrolló. Mató de estocada baja atravesada y fue silenciado.

Ante el cuarto, que, como algunos de sus hermanos, salió con los pitones escobillados. Acudió en tres ocasiones al peto y tomó cuatro varas, una al relance. La primera fue trasera y rectificó, el toro salió huyendo, monstrando su mensedumbre. Mas acertadas fueron las demás varas. Con las cuadrillas mostró claramente su condición de manso y puso en apuros a los de plata. A pesar Alberto Lamelas lo brindó al respetable. El toro es áspero, con genio por el pitón izquierdo, Lamelas lo probó con la diestra, y se vio ante un astado imposible de lidiar, optó de pronto por los aceros y colocó un feo bajonazo. Silencio. Fue una prenda, y ambos, el peor lote de la corrida.

El segundo de Prieto de la Cal para Jesus Enrique Colombo salió mas pobre de cara, pero emorillado. Le sirvió verónicas y delantales. Entró contra la cabalgadura en tres ocasiones sin acertar el varilarguero, tampoco empujó el astado, pero acudió de lejos con cierta alegría, se le ha pegado fuerte. Muy lucido y espectacular su tercio de banderillas pegando siempre sus saltos en la cara. Lo bordó. Luego, el venezolano, con su muleta, fue otro cuento, toreo fuera de cacho, sin cruzarse en ninguna tanda, con algunos alardes, farol, pero el toro se aburrió, y quedó totalmente apagado, sin motor… la falta de casta y raza, la mansedumbre, allí se mostró claramente. Mató de un pinchazo y una media estocada agarrada en la yema, con dos descabellos, fue silenciado.

El Veragua que hizo quinto, despertó los ánimos del público, y los del callejón, tras su salido, brincó sorprendentemente al callejón (justo en frente de su servidor) causando el pánico ya que dio una vuelta completa ante de salir al ruedo. Luego, Colombo le pego verónicas bajo los olés de los tendidos. Tomó también tres puyazos, el primero contrario y bastante castigado, pero tampoco se empleó el burel. La lidia de los de plata fue desordenadas. De nuevo Colombo lució el segundo tercio. Con la tela roja, el astado mostró la evidencia falta de casta, y su trasteo no fue de gran interés. Desistió muy pronto y colocó tres pinchazos con una media atravesada y caída. Oyo los silencios.

Otro ejemplar salió con los pitones escobillados para Ángel Sanchez. Primera vara contraria siendo rectificada, y otra similar en la segunda, ambas fueron fuerte. El astado se arrancó desde los medios. Quizás fue el más interesante de la corrida. El protegido de Carlos Aragón Cancela, lo brindó al tendido, logró dos tandas por el pitón derecho, pero se vio rápidamente desbordado por el astado que cada vez mas se puso complicado. No supo resolver la papeleta, y pronto se fue por los aceros. Dos pinchazos y una entera contraria para escuchar los silencios. Allí se le fue un toro que pudo ser mejor lidiado.

El cierra plaza también intentó saltar al callejón, pero no lo logró. Fue castigado en tres ocasiones, la primera trasera, pero acertó en las dos siguientes, fue el tercio de varas mas lucido de la tarde, sin alcanzar tampoco metas altas, siendo mansote el astado. Ovacionado salió el jinete Jesus Manuel Vicente Garcia. En el último tercio, tras un brindis al público, se reveló el burel en la defensiva y desarrolló sentido cada vez más, aunque Sanchez quiso en un principio, no pudo. El toro rápidamente no tuvo ni un pase. Lo despechó de un feo bajonazo para culminar una tarde de silencios.

Esperamos que la casta vuelva en esta fuente de Veragua, toros preciosos de pelajes pero que en la actualidad dejan mucho que desear por su falta de casta.

___________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir

___________________________

 

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________