En Madrid… Oreja para un muy grave Román y un artista Curro Díaz

Las Ventas. 9 de junio de 2019. Vigesimosexta de la Feria de San Isidro. Tres cuartos de entrada. Toros de Baltasar Ibán y un sobrero de Montealto (1º), de áspera embestida, violentos y con genio -la casta mala- excepto el cuarto, que tuvo más profundidad.

Curro Díaz: Silencio, oreja y ovación.

Pepe Moral: Silencio y silencio tras aviso.

Román: Herido, oreja que recibe la cuadrilla.

Detalles:

Fue prendido feamente Román en el tercer toro de la tarde. El parte médico es el siguiente:

Herida por asta de toro en 1/3 medio de cara interna muslo derecho, con una trayectoria de 30 cm hacia fuera y abajo, y que produce destrozos en vaso interno, musculatura aductora, contusión con vaso espasmo de arteria femoral.. Rodea fémur por su cara posterior produciendo contusión de nervio ciático, presentando orificio de salida por cara externa 1/3 inferior de muslo. Es intervenido quirúrgicamente bajo anestesia general en la Enfermería de la Plaza de toros. Se traslada al Hospital San Francisco de Asís para valoración por C Vascular. Pronóstico: Muy Grave que le impide continuar la lidia.

____________________

El primero, para Curro Díaz, fue devuelto a los corrales por inválido, ya que tras las puyas, en el quite, perdió las manos dos veces. En su lugar salió un sobrero de Montealto, que embistió con ganas y fuerza. A la vara acudió con fijeza, pero no fue picado en exceso, y proporcionó más tarde un tercio de banderillas fluido y rápido.

A continuación, durante el tercio de faena, el toro no presentó una actitud reunida, por lo cual, Curro Díaz no pudo ligar tandas con categoría. El astado continuamente se iba hacia fuera de la muleta, por lo que no se le podía dejar colocado para la siguiente tanda, y eso, unido a la falta de conexión, hizo que la faena no tuviera peso.

Con bonitas verónicas recibió Curro Díaz al cuarto de la tarde. El toro parecía humillar ya desde la salida. Transmitió al tendido bravura al verle éste empujar en el peto del caballo. Por abajo comenzó la faena, llevando al astado poco a poco a los medios.

La embestida tuvo profundidad, cualidad que aprovechó el de Linares para sacar buenos muletazos y buena ligazón entre ellos. El aplomo con el que toreó metió a la afición en la faena, y cada vez más. Cuando ya no pudo hacer más, tomó aceros para dejar una estocada entera y certera. La petición del trofeo fue unánime.

Como director de lidia Curro Díaz tuvo que afrontar el sexto, en sustitución de Román. El toro fue más reservón en la salida. No terminó de embestir por abajo y con profundidad. Todo lo tuvo que poner el torero, ya que no había forma de sacarle más jugo de lo que hizo. Todo lo fue sacando poco a poco pero sin poder ligar los pases. Tuvo que coger la espada y dejar una estocada caída tras un pinchazo.

Pepe Moral fue el encargado de lidiar al segundo, sacándolo a los medios con gran torería. La media con la que terminó animó a la plaza. No obstante, el animal tampoco dijo mucho positivo en la salida, ya que la falta de fuerza y la querencia ya lo fue marcando.

Por bajos doblones comenzó la faena de muleta. En los medios comenzó a dibujar redondos con la mano alta. Por el pitón izquierdo tuvo mucho más temple. Todo fue a menos hasta que no le quedó más opción al torero que concluir matando con poca fortuna hasta llegar al descabello.

El segundo del lote de Moral salió con genio y casta de la mala. No se empleó en el capote ni en la vara, huyendo y defendiéndose. Lo mismo hizo durante las banderillas, donde lugar a una lidia desordenada y con poca clase.

Continuó con la misma condición durante la faena, entrando a los engaños con una embestida falta de clase. Lo intentó Moral, pero no entendió bien la condición del toro ni cómo administrarle las fuerzas. No cogió trascendencia su faena, y rápidamente lo despachó.

Román recibiría a un tercero con celo en el capote. Parecía que tenía fuerza durante estos compases, por lo que se empleó en el caballo, pero con ciertas imperfecciones. Hizo que el tercio de banderillas no pudiera ser vistosos debido a las dificultades que presentó. Más tarde, en la faena, el toro comenzó fijándose en la figura del diestro.

Exigía, y para contestarle, el diestro le sometía. A pesar de la áspera embestida, Román se cuadró y dio lugar a pases de mucha templanza y aplomo. En una de ellas, el astado lo prendió, destrozando su muslo metiéndole todo el pitón. Se tuvo que ir a la enfermería, y tras ello, la cuadrilla recogió una oreja.

En conclusión, una tarde en la que se ha visto una cara dura del toreo. Román ha salido a demostrar a Madrid que un torero está dispuesto a la máxima entrega delante de un astado. También Curro Díaz ha sabido poner temple, sabiduría y firmeza en sus faenas, a pesar de la complicación de algún astado. Esperamos la más pronta recuperación del torero valenciano, y por ello, me voy a casa diciendo: “He estado en los toros”.

_____________________________________

Ir a la galería de la Gran Muriel Feiner

_____________________________________

@pablobielsa5

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________