En Madrid… La poca casta aburrió

Las Ventas. Martes 4 de junio de 2019. Vigésimo segundo festejo de la Feria de San Isidro. Media plaza. Toros de Las Ramblas, que destacaron por su mansedumbre en su totalidad.

Morenito de Aranda: Silencio y silencio.

Juan del Álamo: Ovación y ovación.

Tomas Campos: Silencio y silencio.

____________________________

Salió encelado en el capote el primero de la tarde, para Morenito de Aranda. Se fue a los medios para brindar el toro y comenzar la faena desde las tablas para así sacar al toro al tercio. El viento era molesto. El toro no humilló pero la actuación del de Aranda no terminó de cuajar. Tomó la espada para dejar una media estocada para cuatro posteriores descabellos.

Complicado fue también el cuarto, con el que Morenito no terminó de entenderse. En banderillas fue complicado, ya que no era fácil conseguir la arrancada del animal. No transmitió nada y la afición desconectó por completo. Con los aceros tampoco tuvo suerte. Cosechó el silencio.

El segundo estuvo más rajado de salida para Juan del Álamo. En el caballo empujó algo más. Se fue a los medios para comenzar la faena de rodillas y dejar posteriormente unos redondos que avisaron al tendido que el toro iba a ser diferente. Siguió dibujando con la mano derecha citándolo en largo. Por el izquierdo estuvo más fuera. Lo apretó demasiado y con mucha velocidad, no dejando opción al temple. El toro se fue rajando y tomó la espada.

Con la cara bien alta salió el quinto, cualidad que afectó para el toreo de capote. En banderillas fue muy difícil para los subalternos, que no les quedó otra que tirar de sobaquillo. En la faena cabe destacar la entrega al natural del Álamo, dibujando muletazos sueltos pero con gran exigencia. Concluyó con una estocada caída pero certera.

Un bonito castaño salió en tercer lugar para Tomas Campos. Chocaba el viento sobre la muleta del torero con mucha fuerza, tanta que ondeaba como la bandera de España de la plaza. El astado no valió para nada debido a su embestida ausente, ya que se defendía con la cabeza de lado a lado. Se llevó un susto cuando le cogió por el traje y le tuvo enganchado en más de un momento. Siguió intentando dejar muletazos sueltos colocándose pero la peligrosidad fue enorme. La espada se le complicó más ya que el toro se encerró en las tablas y no hubo forma de entrarle.

De mayor romana era el sexto, toreado por Tomás Campos. No se empleó en el caballo. Comenzó la faena doblándose con las astas pero bajar la cabeza a ese manso fue tarea difícil. Puso empeño el diestro en sacar ligazón a los pases. Lo intentó por los dos pitones pero ya todo el tendido estaba apagado.

En conclusión, una tarde de las que no hacen afición. No debe olvidar el aficionado que el verdadero protagonista de la Fiesta Brava es el toro bravo. Hoy no lo hubo. Juan del Álamo puso buen hacer pero cuando falta la bravura poco se puede hacer. Exijamos ganaderías bravas para poder seguir diciendo al volver: “He estado en los toros”.

____________________________

Ir a la galería de Muriel Feiner

____________________________

____________________________

@Duenases

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________