En Madrid… Los de Escolar no dieron demasiado la talla

Las Ventas. Martes 28 de mayo de 2019. Decimoquinto festejo de la Feria de San Isidro. Primera corrida del homenaje al encaste Albaserrada. Tres cuadros de entrada. Toros de José Escolar Gil. Resultaron de juego dispar, y no fueron lo suficientemente bravos como para dar lugar a una tarde vistosa y conmemorativa. 

Fernando Robleño: Silencio tras aviso y vuelta al ruedo. 

Noé Gómez del Pilar: Ovación tras aviso en ambos. 

Ángel Sánchez: Ovación y silencio tras aviso.

Detalles:

En el ruedo se dibujo el hierro de José Escolar Gil.

Saludaron en el tercero y en el sexto Raúl Ruiz y Fernando Sánchez en las banderillas, e Iván García en la lidia. hicieron lo propio Iván Aguilera y Pedro Cebadera con el quinto.

____________________________

Fernando Robleño recibió al primero de la tarde, un toro con celo ante el capote. El viento deslució el recibimiento con la seda. Poco se empleó en el caballo. En la querencia comenzó la faena por el pitón derecho. Por el izquierdo tuvo más recorrido, aunque la conexión no fue del todo posible debido a la insistente presencia del viento. Al ver esto, tomó la espada para degar varios pinchazos con posterior descabello.

El cuarto, y segundo de su lote era un toro bastante reservón. No acudió en la lidia a los engaños, y en el caballo no se mostró demasiado bravo. La embestida en la capa no iba cercana al suelo, y siguió esta tónica en el tercio de banderillas. El diestro empleó unas formas similares a las de su primer toro para desarrollar esta faena. Comenzó con la mano diestra con mucha verticalidad y temple. A pesar de la embestida reservona del toro, obtuvo muletazos de calidad y compostura. Más tarde se lo pasó al izquierdo para intentar equilibrar, pero si pitón era el derecho. Por ahí el toro acudía, y a base de oficio, ligó y entendió la condición del toro para sacar lo mejor de él dentro de su condición. La estocada fue entera y le fue pedida la vuelta al ruedo. 

El segundo de la tarde fue recibido a porta gayola por Gómez del Pilar. Fue un toro que se arrancó desde largo al caballo pero no arremetió con demasiada fijeza, aunque empujó desde abajo. Propició un intenso tercio de banderillas debido a que ganaba mucha distancia, y los subalternos debieron medir mucho y ajustarse sobremanera. El torero comenzó su faena de modo que intentaba obtener de él muletazos ligados. Al inicio vio que era algo complicado esa ligazón, por lo que, con inteligencia, trató de darle distancia y aprovechar la inercia con la que llegaba el astado. Más tarde, fue capaz de ligarle con la derecha alguna tanda, con lo que emocionó al respetable. Por el izquierdo fue difícil, y el toro se mostró muy reservón. Escuchó el primer aviso y le dio una media estocada con la que recibió una ovación. 

El quinto fue para Gómez del Pilar, quien volvió a recibir a la puerta de toriles. Lo condujo bien con el capote. Algo descompuesto podría ser el comportamiento observado en el caballo. Se desmonteraron en el tercio Iván Aguilera y Pedro Cebadera. En la faena de muleta, siguió sin ser fácil el dominio del embroque. Por el derecho pudo ligar varios pases, pero la mano no la llegó a bajar. El mérito fue grande y la recompensa poca. Los aceros se complicaron algo, teniendo que usar de este modo el descabello.

De buena clase salió el tercero, para Ángel Sánchez. Lo recibió con el capote por verónicas, con las que condujo bien la embestida del toro. Empujó en el caballo. De espectáculo fue el tercio de banderillas, en el que terminaron desmonterándose Iván García por su lidia y Raúl Ruiz y Fernando Sánchez por los pares colocados. El viento seguía molestando, obligando al diestro a apañárselas para camuflarlo en el muletazo. Siguió con tandas al natural de gran verdad ante un toro que aguantó en el empuje. La estocada fue más que certera

El sexto y último de la tarde fue un astado que salió presto de chiqueros. Apretó en el caballo recibiendo un buen puyazo y, aunque con la cara alta, mostró su fuerte condición. En su Segunda puya no se empleó con tanto empuje. El tercio de banderillas fue de una vistosidad tremenda, llegando a desmonterarse Fernando Sánchez, y haciendo al toro acudir al engaño con mucha clase. Perdió reunión el toro el los primeros compases de la faena, y no arremetía con fijeza y fuerza. A pesar de la buena condición que mostró en el caballo, el toro no bajó la cara demasiado, lo cual hizo imposible ligar las tandas de un modo adecuado para torear en redondo. 

La corrida de hoy, en líneas generales ha decepcionado un poco, ya que se esperaba algo más de bravura en la condición de los toros. Arremetieron con fijeza en ciertas ocasiones, pero no terminaron de romper, y hubo algunos matices en algunos ejemplares, pero el cómputo no fue el esperado. ¡Viva la Fiesta!

____________________________

Ir a la galería de Muriel Feiner

____________________________

____________________________

@Duenases

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________