En Madrid… Puerta grande para un enorme Roca Rey

Las Ventas. 22 de mayo de 2019. Noveno festejo de la Feria de San Isidro. Lleno de “No hay billetes”. Toros de Parladé uno de Conde de Mayalde (3º bis). Con ritmo y movilidad, el mejor fue el sexto. 

Manuel de Jesús El Cid: Ovación y ovación.

Alberto López Simón: Oreja y ovación.

Andrés Roca Rey: Ovación tras aviso y dos orejas.

Detalles:

Obligaron a El Cid a saludar tras el paseíllo en su desedida de San Isidro.

Asistieron a la corrida S. M el Rey Emérito D. Juan Carlos I  junto a la Infanta Dª Elena.

Los toros lucieron divisa negra en señal de duelo por la muerte de Fernando Domecq Solís, tío del ganadero de Parladé, Juan Pedro Domecq Morenés.

Parte facultativo de Roca Rey: “Herida por asta de toro de 6 cm. en tercio superior cara posterior muslo derecho que rompe fascia superficial y lesiona musculatura isquiotibial. Contusiones y erosiones múltiples. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros bajo anestesia local”. Pronóstico: Reservado que no le impide continuar la lidia. Fdo. Máximo García Leirado

____________________________

El primero de la tarde para El Cid salió suelto desde los inicios. Con nobleza, acudió al caballo con prontitud cumpliendo en varas, pero la lidia no fue limpia, y en banderillas cabeceó pero acudió cortando. En el desarrollo del tercio de muleta El Cid comenzó doblándose, para más tarde empezar a alumbrar una faena en la que por ambas manos sometió al astado, llevándolo por abajo, y obteniendo del toro una humillación adecuada, debido a su movilidad. Fue alternando por ambos pitones y llegando al tendido, pero el pinchazo final hizo que no obtuviera trofeo alguno. 

El Cid recibió a la verónica al cuarto de la tarde. Con clase y torería supo templar la embestida del animal. El brindis fue para S. M el Rey Emérito D. Juan Carlos I. En la muleta le dio las distancias que fue necesitando el animal. De este modo y debido a su amplia experiencia, supo cuando debía apretar más para lucirse y cuando mantener los tiempos. Encontró el punto medio a la perfección y tomó la espada. No tuvo tanta suerte ahí y cosechó finalmente la ovación.

De mucha clase fue el segundo, para López Simón. Lo recibió con verónicas de gran torería que ilusionaron al tendido. El brindis fue para el público. El comienzo de la faena lo hizo por estatuarios, pasándose los pitones por ambos lados. La forma de embestir del animal fue muy limpia y con profundidad, cualidad que aprovechó el torero para lucirse en los muletazos. El público se fue calentando poco a poco con las tandas por ambos lados. Las bernardinas al final fueron muy ajustadas. La estocada fue caída pero suficiente para conceder la oreja.

López Simón toreaba al segundo de su lote de modo que comenzó con una portagayola. Se empleó el toro en el caballo, y tuvo ritmo y sin durante la lidia. Tras brindar al Rey, comenzó la faena a un toro con querencia. Pegado a las tablas lo intentó, y tuvo calidad en algún que otro pase dándole tiempo y distancia. Poco a poco el toro fue perdiendo fuerza y la faena, con ello, perdió peso. Hubo torero por encima de toro. 

Roca Rey recibió a un tercero que, tras perder las manos, tuvo que ser devuelto. En su lugar salió un sobrero de Conde de Mayalde. En el inicio de la lidia el diestro tuvo un percance debido a que el astado lo prendió y le dio sendas volteretas dejándolo en el suelo.

Tras ponerse en pie prosiguió con la lidia, y apenas fue picado, debido a su condición. Brindó su faena al Rey, para comenzar por estatuarios. Pronto se vio que el toro trotaba con genio y levantaba la cara cada vez que salía de la muleta.

Roca Rey estaba algo descompuesto, y quizá por eso no brilló tanto como debería, ha que arriesgó por ambas manos, metiéndose dentro de los pitones y dominando al toro llevándoselo por donde quiso. Perdió la oreja por la mala suerte que tuvo con el acero, y sonó el primer aviso, para después irse a la enfermería.

Salió Roca Rey a dar unas verónicas de libro al sexto de la tarde. El público empezó ya a emocionarse con los vuelos. El brindis fue para el tendido. Se fue a los medios para comenzar la faena. Con la madurez que ya ha desarrollado, entendió a la perfección las condiciones y le apretó bien cuando quiso.

El éxtasis vino con los naturales de gran profundidad que dibujó sobre el albero del ruedo. Acompañaba la seda con el compás del toro con gran torería. Por bernardinas decidió concluir para dejar posteriormente un estoconazo que puso los pelos de punta de los aficionados asistentes. Las dos orejas fueron incuestionables.

Se ha cerrado aquí una tarde de expectación por parte del respetable al llegar a Madrid el peruano Roca Rey. La tarde ha dado que hablar, dado que el diestro peruano, tras ser mermado, ha cortado dos orejas, abriendo así la puerta grande la plaza de toros titular del mundo. Una tarde más, de lleno absoluto, en la que la emoción ha estado presente durante casi toda la corrida. ¡Viva la Fiesta!

____________________________

Ir a la galería de Muriel Feiner

____________________________

____________________________

@Duenases

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________