En Madrid… Puerta grande para Miguel Ángel Perera

Las Ventas. 15 de mayo de 2019. Día de San Isidro. Segundo festejo del ciclo Isidril. Toros de Fuente Ymbro. Reservones en el caballo, y de juego dispar. Se fue desorejado el tercero, y ovacionado en el arrastre. Lleno de “No hay billetes”.

Finito de Córdoba: Silencio y silencio. 

Diego Urdiales: Silencio y silencio.

Miguel Ángel Perera: Dos orejas y silencio.

Detalles:

Presenciaron el festejo desde el tendido Su Majestad el Rey emérito don Juan Carlos I, la Infanta doña Elena y su hija Victoria Federica .

Diego Urdiales fue obligado a saludar como recuerdo a la gran tarde que ofreció en la pasada Feria de Otoño.

Saludaron tras banderillear al sexto Curro Javier y Vicente Herrera.

_____________________________

El toro que abrió plaza el día del Patrón, para Finito de Córdoba,  no buscó al caballo en la primera puya. En contraposición, se mostró querencioso y despistado. Picado en los terrenos del 8, no mostró bravura al acudir al peto. Desarrollo un tercio de banderillas sin apenas incidencias. El comienzo de la faena se caracterizó por una búsqueda por parte del diestro de encontrar la distancia del toro, ya que en sus primeras intentonas, el astado no se arrancaba y apenas bajaba la cara. No consiguió cuajar una ligazón con ninguna de las manos, pues, a pesar de estar fuera de cacho, tampoco acompañó la condición del animal. Más tarde se fue a por la espada, para dar muerte a un toro que no mostró buena disposición ni arrancada. Con los aceros no gozó de fortuna, y su actuación quedó silenciada. 

El toro que salió en cuarto lugar, de mayor romana, poseía extrañas hechuras. Arreó con fuerza en el peto, incluso derribando, pero no mostró casta ni bravura. Dejo patente su condición en banderillas, y más tarde en la faena, en donde no repetía y apenas tenía recorrido. Finito trató de despacharlo con autoridad, pero se quedó en un mero intento, animado por el público a darle muerte y enviarlo al arrastre. 

El primero del lote de Urdiales salió despistado, y los tercios de la lidia ocurriendo de forma algo desordenada, derribando al caballo en una ocasión, y cabeceando mucho en banderillas. No se pudo lucir la cuadrilla del diestro. La faena comenzó con la mano diestra, de modo que el diestro le buscó por ese pitón, pero de igual manera que su anterior hermano, no se arrancaba y gozaba de poca movilidad. Se rajó, y no dio opción a Urdiales, que no consiguió extraer nada del astado, y a pesar de intentarlo por ambas mano, se quedó sin botín. A la segunda se lo quitó del medio.

Siguiendo la tónica de sus hermanos, el quinto de la tarde se mostró reservado y acudiendo al caballo con poco empuje. La lidia se desarrolló casi de idéntica manera que lo que había precedido. Con la mano diestra empezó la faena, llevándose el toro a los medios intentando bajar la mano cuanto pudo. El diestro no conseguía torear con mucho temple, pero sus intentonas ahí quedaron, de modo que con la mano zurda se cuadró y perseveró en cuajar la embestida para tratar de ligar alguna tanda adecuada. No caló en el tendido, y en toro, andando, no dio más de sí.

Miguel Ángel Perera toreó en tercer lugar. El toro al que recibió no acudió con prontitud al caballo, más bien lo hizo andando, sin apenas trotar. Muy parado y reservón, hizo que el tercio de banderillas no fuera fluido, ya que esperaba, y aprendía. Brindó Perera a S.M. El Rey Emérito Juan Carlos I. La primera tanda ligada, por la derecha, fue de categoría, e hizo rugir al público desde los inicios. Le daba mucha distancia, y el astado acometía. Hizo el toreo en redondo en el centro de la plaza, con mucha despaciosidad y templanza, poniendo en pie al respetable. Definitivamente, el astado se vino arriba en la faena. El diestro se cambió a la zurda, dando lugar a unos naturales en los que se cuadró y le bajó la mano lo más que pudo. Por esa mano no acudía tanto, y tras cambiarse a la derecha para terminar su faena, escuchó el primer aviso. Estocada entera. Sorprendentemente, le concedieron la segunda oreja, aunque por la mano izquierda no hubo apenas tandas enteras. El toro fue ovacionado en el arrastre.

Cerró la tarde el Segundo del lote de Perera, el cual no arreó con bravura al caballo, pero se mostró ávido en banderillas. Fue aplaudida la lidia por parte del respetable, desmonterándose y saludando una ovación Curro Javier y Vicente Herrera. En la faena el toro mostró mucho cabeceo, de forma que la embestida no era limpia por ninguna mano. No se arrancaba y se quedó desgastado. Se lo quito de encima pinchando en más de una ocasión. 

Finalmente, hemos visto hoy la primera puerta grande la temporada, para Miguel Ángel Perera, con algo de polémica por su segunda oreja, la cual no terminó de calar en el tendido. Se ha visto alegría en el público, y júbilo por ser el día que era, con chulapos y chulapas asistiendo un año más a la corrida en el día que da nombre a la Feria. ¡Viva la Fiesta!

_____________________________

Ir a la galería de Muriel Feiner

_____________________________

_____________________________

@Duenases

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________