Desde la barrera de Antonio De Carlo… La influencia sociolingüística de la tauromaquia

  • El léxico, por mucho es un claro indicador que nos permite entrever tanto el status social como cultural de las personas.

Un acto repetido se vuelve una costumbre, una costumbre con el paso de los años logra permear en la sociedad, para con el tiempo llegar a ser parte de nuestra cultura.

Es así, como ciertas palabras y frases comunes de la tauromaquia, de forma sigilosa a través de los años han logrado ser parte de nuestro lenguaje cotidiano, utilizado incluso de forma muy casual y natural por los más férreos antitaurinos, sin saber siquiera su origen y verdadero significado.

Por eso, tomemos al toro por los cuernos y hablemos claro, si bien es cierto hay quienes sin razón aparente tiran cornadas al cuello, hay que saber templar las embestidas así acometan resabiados los enemigos de la fiesta más culta de todas las fiestas, diría con vehemente pasión taurina uno de los hombres más cultos de todos los tiempos, Federico García Lorca.

Bien lo decían desde siempre los abuelos, hay que tener garbo torero y ante la adversidad por más complicada que ésta sea, hay que torear con temple y por supuesto hay que echar la pierna por delante con valor, porque como dice Juncal, las prisas solo para los delincuentes y los malos toreros.

___________________________

– A través de la historia el lenguaje taurino se ha permeado de forma natural, de tal manera que su uso forma parte de nuestra cultura popular

___________________________

De hecho, con frecuencia de alguna forma sorteamos y capoteamos la vida, y así andemos barbeando tablas con media estocada, siempre de alguna forma el pundonor y vergüenza torera nos hacen sacar la casta para atarnos bien los machos y con arte llevarnos el gato al agua para armar tremendo taco.

Por eso, es importante saber que cada toro tiene su lidia y para ello, hay que bregar con valor sin miedo, comprendiendo que la valentía no es otra cosa más que el miedo controlado.

La realidad es que, ciertos son los toros y así sea aciaga la faena de la vida misma, más vale crecerse al castigo sin recular, porque el más peligroso es por mucho, el toro que está en los tendidos, porque ese tipo de toro sí que es reservón pues embiste incierto dando la puntilla a traición.

Lo cierto es que, no hace falta un desplante para que venga un desarme, porque para embraguetarse ante todo hay que estar bien puesto y arrimarse con arte en corto y en directo, solo así se logran las mejores faenas.

Por eso para faroles nunca falta un chufla que, con aires de grandeza resulte ser un marrajo, porque en eso de torear y casarse más vale arrimarse con valor y arte, algo que un chalao jamás hará.

Tal vez por lo expuesto queda claro que, para ponerse al mundo de montera no cualquiera, y si alguien lo duda, que intente siquiera salir en volandas por la puerta grande.

Se dice fácil, pero es curioso que sin ser taurinos la mayoría sabe que no hay quinto malo, y hará cuanto sea para jugársela en la suerte suprema a la hora de la verdad con tal de echarle valor así tenga que lidiar con un miura o la más fea… y que no nos vengan con cuentos, que sabemos todos que al ver a una maja con trapío sin dudarlo más de uno que no es ninguno, seguro gritará música, maestro… ¡Olé!

____________________________

@1AntonioDeCarlo

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

____________________________________________________________________________