En Autlán… abre el carnaval entre la mansedumbre de Marrón y un sólido Juan Pablo Sánchez

Plaza de Toros Alberto Balderas. Autlán de la Grana, Jalisco. Con una entrada que llega casi al lleno se han lidiado toros de Marrón, curiosamente mejor presentados que algunos encierros que ha mandado el mismo hierro al coso principal de nuestro país, pero que, igualmente, han sido mansos, descastados, agarrados al piso y sin ningún viso de peligro.

Sebastián Castella: Silencio y saludó en el tercio; saludó en el tercio en el de regalo.

Juan Pablo Sánchez: Oreja y oreja con fuerte petición de la segunda.

Luis David Adame: División de opiniones y Silencio.

Detalles:

Luis David Adame pidió permiso para cambiar el orden de lidia, de esta manera mató el primero y el tercero de la tarde, para después retirarse porque tenía que viajar.

________________________________

Abrió plaza Luis David Adame (previa autorización de la autoridad), lanceó a Compañero con verónicas más voluntariosas que lucidas. En el caballo no dió mayor pelea el astado. Después de ésta simulada comparecencia ante el caballo, Luis David, brindó a todos los presentes. Toro difícil desde el inicio, regateando las embestidas.

La tercera tanda fue la mejor, en la que salió un paso adelante y logró ligarle. Después el toro se quedó aún más corto y tomó el acero, dejando dos pinchazos, un espantoso metisaca, tres descabellos, nuevamente se fue por alto, pasaportando al burro entre división de opiniones.

El corrido en tercer lugar también lo toreó, Adame. Un lindo negro bragado, girón y lucero de nombre Jardinero. El picador le propinó un puyazo muy caído. Brindó nuevamente al respetable. Después de enseñar Luis David el camino por el cual debía pasar el toro, tendió a vencerse al tercer pase dificultando el quehacer de Luis David.

Con la izquierda logró extraer una tanda de mucho mérito y limpieza. Tomó nuevamente la sarga con la derecha, le tapó la cara al de Marrón ligando varios redondo. Después vinieron dos dosantinas muy templadas. Abrochó con dosantinas muy quieto, lanzando posteriormente la muleta y hacer un desplante a cuerpo limpio. Nuevamente pinchó en dos ocasiones, logrando a pesar de ello, matar al toro.

El francés Sebastián Castella sorteó en su primera actuación a Cubetero, negro zaino de bella lámina. Verónicas un tanto atropelladas debido al viento mostrando una clara preferencia por el lado izquierdo del burel. Poco pudo hacer con un toro sin movimiento al que trató de buscarle las vueltas. Mató al segundo viaje.

Talachero fue el segundo del torero galo. Ejemplar de insoportable mansedumbre, casi inválido. Desde el percal dobló las manos. Una tanda con poderío y firmeza  con al diestra para cambiar el ayudado, tirándose en la suerte contraria, dejando un estocada desprendida de efectos mortales. La gente solicitó su presencia en el ruedo.

Hay que mencionar, que, durante el momento de la suerte suprema se suscitó un evento desagradable en el tendido, mientras el diestro montó el estoque, una persona ubicada en el tendido de sombra gritaba de manera permanente. La atención de la gente se tornó hacia ésta situación y desatendió lo sucedido en el ruedo. Tal vez por esto decidió regalar un sobrero de la misma ganadería.

Marujo se llamaba el de obsequio, que a la postre sería el que tuvo más movilidad, que no bravura. Brindó a todo el cónclave. Inició la faena sin mucho mando y tandas cortas, pero consciente de las posibilidades de realizar mejor faena. Hubo un momento de arrebato al pasarse en dos veces consecutivas por la espalda al toro, la segunda de ellas por un espacio inverosímil.

Cerró con manoletinas para después hacer un desplante a cuerpo limpio. Nuevamente encuentra hueso en dos ocasiones y corta con la vida del enemigo al primer descabello. Sale nuevamente al tercio arropado por una sonora ovación.

Es una lastima ver a un gran torero como, Sebastián Castella, abusar del toro de regalo, que siempre será una ventaja por sobre los alternantes. Es un vicio que debe dejar.

El que brilló con luz propia fue, Juan Pablo Sánchez. Si bien la faena a su primer toro fue corta y no tan rotunda, le propinó tres tandas limpias, la tercera de ellas de mejor factura. Se tiró a matar con el corazón y dejó una entera poco desprendida, consiguiendo su primer auricular.

A Minero, que “cerraría plaza” le cortó otro apéndice. En el caballo, minero echó los belfos hasta la montura del picador. Así es, hasta la silla de montar. Inicia la faena de muleta con doblones poderosos y mandones, después una tanda limpia y con largueza por el lado derecho.

Sonó en las alturas ¡Viva Autlán!, para dar paso al colofón de la faena: sanjuaneras. Estocada en todo lo alto que por si sola valía la oreja. La gente pidió la segunda, sin embargo el juez consideró que sería un premio excesivo y guardo el segundo pañuelo.

Un gusto enorme ver qué Juan Pablo se reencontró con la suerte de matar.

Pues así inició el carnaval de Autlán, en el que esperamos que se vean toros con toda la barba, y que, sobretodo, sean bravos, porque aunque a algunos no les guste, el día de hoy la mansedumbre brilló por su ausencia.

Y me atrevo a decir que esa bravura no se quedó en la ganadería, más bien, parece desterrada de las tierras sanmiguelenses donde pastan estos bobos toros de Marrón.

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

____________________________________________________________________________